Obama dice que la tarea "más importante" G-20 es "resolver la crisis financiera en Europa"

Pide a la UE que concrete los detalles de su plan contra los problemas de deuda

economia

| 03.11.2011 - 11:03 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

EEUU insiste en la necesidad de que Europa decida los detalles de su plan contra la crisis de la deuda y los ponga en práctica lo antes posible para evitar un contagio de la situación griega.

El presidente de EEUU, Barack Obama, que se encuentra en Cannes (Francia) para participar en la cumbre del G20, se reunió inmediatamente tras su llegada a esta ciudad con los líderes de las principales economías de la eurozona, el jefe de Estado francés Nicolas Sarkozy y la canciller alemana, Angela Merkel.

En palabras de Obama, la tarea más importante del G20 "es resolver la crisis de la eurozona".

Obama subrayó que es necesario poner en marcha cuanto antes el plan, aprobado por los países del euro la semana pasada, "de manera efectiva para garantizar no sólo la estabilidad de la eurozona, sino la estabilidad del sistema financiero".

Previamente, tras una reunión bilateral con el presidente francés, Nicolas Sarkozy, Obama había afirmado que Europa necesitaba pergeñar más detalles y poner en marcha "de manera completa y decisiva" su acuerdo para hacer frente a la crisis de la deuda.

La Casa Blanca ha indicado que considera imprescindible entre los elementos a desarrollar más detalles sobre la capitalización de los bancos, el establecimiento de un cortafuegos que proteja a los países más amenazados del contagio griego -Italia y España- y el rescate de Grecia.

Al tiempo que comenzaba la cumbre, reinaba la incertidumbre sobre el futuro del Gobierno griego, cuyo primer ministro, Yorgos Papandréu, ha aceptado formar un Gobierno de unidad nacional con su rival Antonis Samaras, según una cadena de televisión helena.

Papandréu había anunciado el lunes por sorpresa que sometería a referéndum el acuerdo alcanzado por el Eurogrupo el pasado 27 de octubre en Bruselas para hacer frente a la crisis, una decisión que ha consternado en Europa y que ha causado el hundimiento de los mercados.

El consejero adjunto de Seguridad Nacional, Ben Rhodes, afirmó hoy que, pase lo que pase en Grecia, "los pasos que se deben dar están claros, con independencia de la personalidad política o la situación en un momento dado".

"La situación griega subraya la necesidad de avanzar rápidamente hacia la puesta en marcha del plan, incluido un cordón sanitario lo suficientemente robusto y efectivo para asegurarnos de que el problema no se extiende de un país a otro", señaló Rhodes, en declaraciones a la prensa que acompaña a Obama en la cumbre.

Para EEUU, resolver la cuestión de la crisis de la deuda y tranquilizar a los mercados es una cuestión de absoluta prioridad, ante los efectos que pueda tener en su propia economía, que a duras penas se recupera de la mayor recesión en los últimos 70 años.

En su reunión con Sarkozy, Obama insistió en este extremo. Por su parte, el presidente francés subrayó que los dos líderes trabajan para "erigir la unidad del G20" en la cumbre.

Según Sarkozy, ambos líderes se encuentran de acuerdo en que el mundo financiero debe contribuir a la resolución de la crisis.

"Creo encontrar un análisis común para hacer contribuir al mundo de las finanzas a una resolución de la crisis que afrontamos hoy", declaró el presidente francés.

Los países europeos han planteado la creación de un impuesto a las transacciones financieras, con el que pretende combatir la pobreza y reducir el déficit, mientras que EEUU rechaza esa posibilidad y propone por contra gravar a los bancos de mayor tamaño.

Según indicó Rhodes, EEUU y la Unión Europea están de acuerdo en que "el sector financiero tiene un papel que jugar" pero "cada uno buscaremos conseguirlo de la manera que creemos más efectiva".

Obama llega a la cumbre con una misión delicada: quiere presionar a los europeos para que tomen decisiones rápidas pero al mismo tiempo debe evitar dar la impresión de querer dar lecciones, algo que en el pasado ha causado gran irritación entre los aliados del Viejo Continente.

Según Rhodes, tras la crisis financiera en EEUU de 2008, su Gobierno adquirió "una cantidad significativa de experiencia para rescatar nuestro sector financiero, y queremos compartirla".