Morgan Stanley sitúa a Estados Unidos y Europa al borde de la recesión

economia

| 18.08.2011 - 15:12 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

El banco estadounidense Morgan Stanley ha rebajado hoy sus previsiones de crecimiento de la economía mundial para el periodo comprendido entre los próximos seis y doce meses, lo que situaría a EE.UU y a Europa al borde de la recesión.

Por ello, el crecimiento de la economía mundial caería este año al 3,9 %, desde el 4,2 % previsto y, en 2012, se situaría en el 3,8 % desde el 4,5 %.

El recorte anunciado hoy por la entidad financiera implicaría una desaceleración de la economía global para 2012 con respecto a este año y situaría a Estados Unidos y a Europa "peligrosamente al borde de la recesión para el periodo comprendido entre los próximos seis y doce meses".

El banco ha justificado en un comunicado que los motivos de este recorte de las previsiones de crecimiento residen no sólo en datos económicos "decepcionantes", sino también en los recientes "errores políticos" en Estados Unidos y en Europa, además de la posibilidad de un nuevo ajuste fiscal en 2012.

Una espiral que se mueve entre un crecimiento débil y unos mercados de activos temerosos ante la difícil coyuntura económica, añade.

Sin embargo, Morgan Stanley subraya que un escenario de recesión -marcado por dos trimestres consecutivos de contracción- no es el más probable, ya que el sector empresarial se muestra "saludable" y los ingresos de los hogares se verán apoyados por una inflación más baja.

Asimismo, la entidad estadounidense espera más medidas por parte de la Reserva Federal de Estados Unidos (Fed) y del Banco Central Europeo (BCE), como un recorte de los tipos de interés en la zona euro hasta el 1 % desde el 1,5 % actual.

En su informe, Morgan Stanley ha reducido las previsiones de crecimiento para los países desarrollados, situándolas en el 1,5 % para ambos ejercicios, cuando en un primer momento la entidad estimaba un repunte del 1,9 % y del 2,4 % para 2011 y 2012.

Además, el banco estadounidense también ha rebajado las perspectivas de crecimiento de las economías emergentes desde el 6,6 % hasta el 6,4 % para 2011 y desde el 6,7 % inicial al 6,1 % para el próximo año, lo que implicaría dos años consecutivos de desaceleración en estos países, después de haber cerrado el pasado año con un crecimiento del 7,8 %.