Moody's recorta el 'rating' de nueve bancos portugueses por su exposición a la economía lusa

economia

| 07.10.2011 - 09:24 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

La agencia de calificación crediticia Moody's ha rebajado en uno o dos escalones el 'rating' a nueve bancos portugueses, entre ellos Banco Santander Totta, como consecuencia del recorte de la nota de Portugal realizado en el mes de julio y ante el deterioro de su fortaleza financiera por su exposición a la deuda soberana del país y el débil crecimiento económico estimado.

Moody's justifica este deterioro de su fortaleza financiera por el creciente riesgo que supone para los activos de estas entidades las tenencias de deuda soberana lusa en sus carteras, así como por un mayor empeoramiento del esperado en la calidad de sus activos domésticos como consecuencia de una débil perspectiva de crecimiento económico en un contexto de medidas de austeridad.

Asimismo, la agencia de calificación crediticia hace referencia a las tensiones de liquidez a las que se enfrentan estas entidades debido a su falta de acceso a la financiación mayorista en la actualidad.

En concreto, la entidad ha rebajado en un escalón la calificación de Caixa Geral de Depositos (de 'Ba1' a 'Ba2'), Banco Espirito Santo (de 'Ba1' a 'Ba2'), Banco Santander Totta (de 'Baa1' a 'Baa2'), Caixa Economica Montepio Geral (de 'Ba2' a 'Ba3') y Banif SA (de 'Ba2' a 'Ba3').

Al mismo tiempo, ha recortado en dos escalones la de Banco Comercial Portugues (de 'Ba1' a 'Ba3'), Banco BPI (de 'Baa3' a 'Ba2'), Banco Portugues de Negocios (de 'B1' a 'B3') y Espirito Santo Financial Group de 'Ba2' a 'B1'.

La agencia, que ha asignado una perspectiva 'negativa' a todas las calificaciones a excepción de la Banco Portugues de Negocios (BPN), da por concluida con esta decisión el proceso de revisión para una posible rebaja iniciado el 15 de julio tras el recorte de la nota de Portugal desde 'Baa1' a 'Ba2', con perspectiva negativa.