El Fondo Monetario Internacional advierte que en 2012 podría haber una nueva recesión mundial

Aclara que no contempla comprar deuda de países europeos

Salgado niega la recesión y dice que el PIB crecerá en próximos trimestres

economia

| 05.10.2011 - 08:08 h
REDACCIÓN

Vuelven los nubarrones sobre la economía mundial. El Fondo Monetario Internacional ha anunciado que 2012 podría ser el año de una nueva recesión mundial, por ello ha instado al Banco Central Europeo que baje los tipos de interés para impulsar la economía. El gobierno español descarta una vuelta a los numeros rojos. Pese a los malos augurios, las Bolsas se han apuntado hoy ganancias. El Ibex ha logrado repuntar más de un 3 por ciento después de que Alemania haya mostrado su disposición a ayudar a los bancos que lo necesiten. Los mercados también han celebrado la posibilidad de que el FMI comprara deuda española e italiana. Aunque después la PROPIA entidad lo ha negado. Mientras, en Grecia, nueva jornada de protestas.

El Fondo considera considera que ante la marcada desaceleración registrada por el crecimiento de la economía europea y el incremento de las tensiones en los mercados financieros es aconsejable "distender" la política monetaria y "actuar con cautela" en el frente fiscal, donde aquellos países con margen suficiente y planes creíbles de consolidación pueden actuar para hacer frente a las amenazas para el crecimiento.

"Si bien el deterioro de las finanzas públicas no deja otra opción que reforzar la situación fiscal, la desaceleración del crecimiento exige actuar con cautela", destaca la institución en su 'Informe de perspectivas regionales para Europa', presentado en Bruselas por Antonio Borges, director del Fondo Monetario Internacional (FMI) para Europa.

En este sentido, el análisis concluye que, si bien en aquellos países donde las presiones del mercado son más fuertes, "conviene seguir concentrando la consolidación en el período inicial", en otros países, donde los planes de consolidación fiscal a mediano plazo son creíbles o han sido más intensos en una etapa inicial, existe margen de maniobra para permitir que los estabilizadores automáticos operen plenamente para hacer frente a las sorpresas del crecimiento.

Paralelamente, el FMI reclamó al Banco Central Europeo (BCE) que que mantenga su programa de compra de bonos de aquellos países que se vean más acosados por los mercados y que, al tiempo, lleve a cabo políticas monetarias expansionistas, como una rebaja de los tipos de interés. No obstante, el director para Europa del Fondo Monetario Internacional (FMI), Antonio Borges, aclaró horas después, tras el cierre de los mercados que se apuntaroon un fuerte subida, que el organismo internacional no contempla la compra de deuda pública de países europeos con problemas financieros junto con el Fondo Europeo de Estabilidad Financiera (FEEF).

"Déjenme ser claro acerca de unos comentarios que realicé antes. El Fondo solo puede prestar sus recursos a los países, y no puede utilizar estos recursos para intervenir en los mercados de bonos de deuda directamente", explicó Borges en un comunicado enviado por el FMI en Washington.

Borges corregía así sus declaraciones previas efectuadas durante la presentación hoy en Bruselas del informe sobre perspectivas económicas europeas en las que dejó abierta la posibilidad de que el FMI se sumase al fondo europeo temporal de rescate en la compra de deuda italiana y española.

"En la actualidad estamos prestando dinero a varios países europeos que nos han pedido apoyo. No tenemos ninguna solicitud adicional de apoyo por parte de miembros de la zona euro y no estamos contemplando participación alguna en el mercado junto con el FEEF", precisó.

Borges agregó que "cualquier modalidad alternativa de préstamo de las que hacemos ahora requiere una estructura legal diferente y el uso de una fuente de financiación diferente. No hemos discutido estos temas con nuestros países miembros".

Por otra parte, el informe del FMI insistió en que la economía europea sufrirá una ralentización en lo que queda de año y en 2012, y reiteró la necesidad de que el Banco Central Europeo (BCE) "relaje" las políticas monetarias para frenar el impacto sobre las economías en peligro y para fomentar el crecimiento de los países centrales.

Además, el informe reitera que la economía europea sufrirá una ralentización en lo que queda de año y en 2012, por lo que pidió al BCE que "relaje" las políticas monetarias para frenar el impacto sobre las economías en peligro y para fomentar el crecimiento de los países centrales.

El consejo de gobierno del BCE, que subió los tipos un cuarto de punto en abril y de nuevo en julio hasta el 1,5 % actual, se reúne mañana para discutir medidas para estabilizar la situación en los mercados financieros.

En este sentido, el director europeo del FMI reclamó que durante "el tiempo que sea necesario" el regulador monetario europeo compre títulos españoles e italianos, tal y como ya hizo de modo puntual en agosto con el fin de frenar los ataques especulativos que dispararon la prima de riesgo de estos dos países.

De este modo, el Fondo mantiene su pequeña cruzada para que las instituciones públicas europeas no estrangulen el crecimiento con excesivas políticas de austeridad y una política monetaria contractiva.

Sin embargo, Borges recordó que muchos países no están en condiciones de llevar a cabo políticas de gasto para recuperar el crecimiento, especialmente en aquellos países que han tenido que recurrir a la ayuda de sus socios comunitarios, como Grecia.

Precisamente sobre Grecia, el director del FMI en Europa aseguró que la cifra pactada en el seno de la Unión Europea (UE) sobre el segundo rescate griego ha quedado "obsoleta" y deberá ser revisada.

Actualmente, la troika formada por el FMI, el BCE y la Comisión Europea analiza la implementación de las políticas de ajuste aprobadas por el Gobierno heleno antes de dar luz verde a la entrega del sexto tramo, de 8.000 millones de euros, correspondiente al primer paquete de ayudas, un desembolso que, según Borges, no es urgente.

Salgado niega la recesión y dice que el PIB crecerá en próximos trimestres

Por su parte, la vicepresidenta y ministra de Economía y Hacienda, Elena Salgado, descartó hoy que la economía española vuelva a sufrir una recesión y aseguró que el PIB crecerá en el cuarto trimestre de 2011 y en el primero de 2012.

De esta forma negaba la previsión del banco de inversión Goldman Sachs que estima que la economía española caerá dos décimas en el último trimestre de 2011 y se contraerá otro 0,2 % en el primero del próximo año.

En declaraciones a Onda Cero, Salgado ha advertido de que "cada día sale la previsión de algún analista que entiende que debe ser más pesimista que el anterior", y ha puntualizado que aunque habrá una desaceleración no habrá decrecimiento.

En este sentido, ha recalcado que tanto el comisario europeo de Asuntos Económicos y Monetarios, Olli Rehn, como el presidente del Banco Central Europeo, Jean-Claude Trichet, prevén que la economía europea siga creciendo, "y estas previsiones sirven para España".

Salgado ha recordado que las estimaciones del Ejecutivo se han acercado hasta ahora bastante a la realidad, ya que en 2010 la economía cayó incluso un poco menos de lo previsto y en 2009 también fue la misma cifra de caída del PIB que habían adelantado.

No obstante, ha reiterado que si el Ejecutivo tuviera que hacer ahora nuevas previsiones "serían distintas", ya que las perspectivas económicas europeas e internacionales "no son tan buenas" como las anteriores al verano.

Sin embargo, ha rechazado realizar nuevas estimaciones porque "no toca y no es oportuno" y ha dicho que hasta el 10 de diciembre no se pronunciaría sobre cuánto crecerá la economía española en 2011.

SUBEN LA BOLSAS

Las bolsas europeas rebotaron hoy con fuerza, tras tres jornadas de caídas significativas, animadas por una eventual recapitalización de la banca, a la que hoy dio su apoyo de forma directa la canciller alemana, Angela Merkel. La canciller alemana, Angela Merkel, aseguró en Bruselas que su país es partidario de una recapitalización si hay una posición europea común y fundamentada sobre esa necesidad.

"Alemania está preparada para llevar a cabo esa recapitalización, si fuera necesario", señaló en una rueda de prensa tras reunirse con el presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso.

Unas horas antes, el viceportavoz del Ejecutivo germano, Georg Streiter, había adelantado en Berlín que la canciller alemana abogaba por poner más capital a disposición de los bancos europeos para evitar una nueva crisis bancaria.

Merkel indicó que cree que una recapizalización es apropiada "si hay una postura común de que la capitalización de los bancos no es suficiente a la vista de la actual situación de los mercados financieros".

Todos los índices europeos cerraron con importantes ganancias, liderados por el DAX alemán y el CAC 40 francés, que se revalorizaron el 4,91 % y el 4,33 %, respectivamente.