Merkel logra retrasar la recapitalización directa más allá del 1 de enero de 2013

Rajoy ve avances en la unión bancaria y del rescate dice que "de momento no hay nada"

economia

| 09.06.2016 - Actualizado: 18:24 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

Los líderes de la UE acordaron hoy aprobar antes del 1 de enero de 2013 el marco legal para la creación del supervisor bancario único y desarrollar su capacidad operativa a lo largo de ese año, pero dejaron abierto el calendario y la fecha para la recapitalización directa de la banca. El acuerdo es resultado de un compromiso entre los países que presionaban a favor de una rápida puesta en marcha del supervisor bancario único, como Francia, Italia y España, y los que querían retrasar el calendario, liderados claramente por Alemania.

Las negociaciones han seguido la estrategia de "una de cal y otra de arena", que permitió a todos los jefes de Estado y de Gobierno celebrar el acuerdo como un éxito. Merkel, que había defendido durante toda la jornada que había que avanzar con rapidez pero también con mucho rigor en la creación del supervisor bancario único, justificó el acuerdo -interpretado como un retraso del calendario por varias fuentes diplomáticas- por el deseo de los líderes de no querer "decepcionar a los mercados" al dar siempre "calendarios demasiado cortoplacistas".

Lo importante es que "va a haber un supervisor" encabezado por el Banco Central Europeo (BCE), dijo, aunque reiteró que desarrollar su capacidad operativa llevará más de solamente un par de meses, tal y como afirmó recientemente el presidente de la institución monetaria, Mario Draghi al indicar que el mecanismo necesitará un año para adaptar sus estructuras y ser capaz de asumir la tarea de supervisar los bancos de la eurozona, lo que ampliaría la fecha hasta 2014.

El presidente de Francia, François Hollande, celebró también como un éxito el compromiso, aunque coincidió con Merkel en que eso no supondrá que el BCE ejerza ya de forma "efectiva" las tareas de supervisión, pues necesitará "varias semanas o varios meses" para asumirlas. Determinar en qué momento se puede considerar "efectivo" el supervisor es clave, porque será a partir de este momento cuando se permitirá la recapitalización directa de entidades financieras para romper el círculo vicioso entre la banca y la deuda soberana.

España aspiraba a utilizar esta herramienta para limitar el impacto en sus cuentas de la ayuda pública para la reestructuración de la banca con problemas, aunque su Gobierno no consideraba fundamental este asunto al estimar que ya están muy limitadas las necesidades de capital de las entidades.

RAJOY VE SENSATA LA POSTURA DE MERKEL

El presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, señaló que el acuerdo alcanzado en la madrugada del viernes significa que la recapitalización puede llegar en cuanto se ponga en marcha el proceso de supervisión bancaria y lo apruebe el Eurogrupo, aunque admitió que desconoce el momento en que se pueden hacer efectivas esas premisas.

Rajoy expresó su satisfacción por el avance que se ha dado en la cumbre al proyecto de unión bancaria y calificó de "sensata" la postura de Merkel. "Todos quedamos contentos", explicó el jefe del Ejecutivo español, quien consideró que esta vez la UE ha avanzado y eso es importante.

El primer ministro italiano, Mario Monti, aseguró por su parte que "en algún momento de 2013" el nuevo supervisor europeo tendrá capacidad "efectiva", pero admitió que es "imposible dar la fecha precisa" del momento en el que estará disponible la recapitalización directa para los bancos.

Para evitar más problemas de interpretación, los ministros de Finanzas de la eurozona diseñarán ahora los criterios operativos exactos para la recapitalización directa de la banca, algo que podrían hacer muy pronto, según dijo el presidente del Eurogrupo y primer ministro de Luxemburgo, Jean-Claude Juncker.

El presidente de la Comisión Europea, José Manuel Barroso, añadió sentido de urgencia a esta cuestión. "No nos olvidemos de por qué estamos aquí. Estamos avanzando en nuestra respuesta a la crisis. Ahora necesitamos romper definitivamente el vínculo negativo entre deuda bancaria y deuda soberana. Es urgente", afirmó.

En una primera jornada dominada por la unión bancaria, los líderes europeos aprovecharon que su cita por primera vez en mucho tiempo no estuviera marcada por una presión acuciante de los mercados y abordaron también la reforma a más largo plazo de la eurozona, pidiendo "explorar" hasta diciembre en tres grandes ideas. La primera, la creación de una capacidad presupuestaria propia para la eurozona; la segunda, la posibilidad de que los Estados miembros firmen "contratos" con las instituciones europeas en los que se comprometan a determinadas reformas; y la tercera, la discusión de las grandes decisiones económicas nacionales en Bruselas antes de su ejecución.