Los sindicatos exigen a la patronal acordar ya la revalorización de los salarios

Ven "razonable" abordar ya en septiembre el acuerdo de 2018 e insisten en que la negociación se tiene que cerrar ya, con o sin acuerdo

economia

| 10.07.2017 - 16:28 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

Reunión de las comisiones ejecutivas de CCOO y UGT para analizar la estrategia sindical a seguir tras la elección del nuevo secretario general de Comisiones, Unai Sordo. Sobre la mesa, la negociación colectiva, el diálogo social, las pensiones o la formación. Ambos sindicatos han exigido a la patronal alcanzar ya un acuerdo sobre la revalorización de los salarios. Además avisan al Gobierno, si quieren ayudar, que deroguen la reforma laboral.

Los sindicatos CCOO y UGT señalaron este lunes que van a seguir en contacto con las patronales CEOE y Cepyme para negociar el acuerdo salarial de 2017, pero aseguraron que "lo razonable" es empezar a abordar en septiembre el acuerdo de 2018.

Así lo indicaron los secretarios generales de CCOO y UGT, Unai Sordo y Pepe Álvarez, en declaraciones a los periodistas después del encuentro que mantuvieron sus Ejecutivas como una primera toma de contacto tras la elección del nuevo dirigente de CCOO.

UNA REUNIÓN PRODUCTIVA

La reunión, que Sordo calificó de "productiva", sirvió para poner en común las posturas de ambos sindicatos respecto a las líneas de actuación que seguirán las dos organizaciones en el corto y medio plazo. Uno de los temas que destacaron fue la negociación de las recomendaciones salariales para 2017, que lleva varios meses estancada. En este sentido, el líder de CCOO incidió en que el pacto es necesario para impulsar la negociación de los convenios colectivos que quedan sin renovar, pero advirtió de que "si no se resuelve ahora el acuerdo salarial, en octubre o noviembre no tiene ninguna lógica".

No obstante, Sordo explicó que sindicatos y patronal "nos hemos emplazado a mantener contactos desde esta semana, porque esta es una negociación que hay que cerrar, si es con acuerdo, es con acuerdo, y si es sin acuerdo no se puede demorar 'sine die'".

En esta misma línea se pronunció el responsable de UGT, quien agregó que "esto se cierra con acuerdo o se cierra, no podemos darle mucho más tiempo" y criticó que la patronal, "que parece que está mucho más espléndida, estaría muy bien que eso lo llevara a las mesas de negociación".

ESPACIOS DE DIÁLOGO

Álvarez aclaró que "no es una cuestión de ultimátum, es una cuestión de tiempo", y "en julio, de manera natural, se acaba el proceso de negociación", por lo que a partir de septiembre, según UGT, "lo razonable es que empecemos a hablar de 2018".

"Después de que hemos tenido el acuerdo tocando tres o cuatro veces, decir ahora si nos parece que hay posibilidades o no, no deja de ser un brindis al sol", insistió Álvarez. Preguntados por las últimas declaraciones de la ministra de Empleo y Seguridad Social, Fátima Báñez, en las que aseguraba que ha llegado el momento de subir los salarios, el dirigente de CCOO destacó que la caída salarial y las dificultades para renovar convenios "devienen de forma muy importante" de la reforma laboral de 2012, a lo que Álvarez agregó que "el Gobierno es corresponsable de la actual situación de los salarios".

En el marco de la reunión, CCOO y UGT coincidieron en abrir espacios de diálogo para acometer un proceso de propuesta y movilización conjunto con el objetivo de exigir, entre otras cuestiones, unos Presupuestos Generales del Estado (PGE) de 2018 más expansivos o revertir el actual modelo laboral. "La unidad de acción entre las dos organizaciones goza de buena salud", defendió el líder de UGT.

Por otra parte, ante el proceso soberanista en Cataluña, Sordo reclamó una "política escrita con mayúsculas" y apuntó como necesario reformular los términos de la situación catalana, sin llegar a una "estricta judicialización" de la vida política, ni a un "choque de trenes". Mientras, desde UGT, Álvarez precisó que "cualquier solución se tiene que hacer en el marco de un acuerdo".