Los peritos del Banco de España ratifican que la salida a Bolsa de Bankia fue fraudulenta

Insisten en que el estado financiero de BFA y Bankia no reflejaba la imagen fiel de las cuentas

Iberdrola ha interpuesto una demanda contra Bankia, en los Juzgados de Primera Instancia de Madrid, reclamando 12,4 millones de euros por las pérdidas sufridas en la inversión de la eléctrica en la salida a Bolsa de la entidad financiera en julio de 2011. Según señalaron fuentes de Iberdrola, la compañía decidió acudir a la oferta pública de suscripción (OPS) de Bankia mediante la suscripción de títulos por valor de casi 70 millones de euros, de los que se desprendió posteriormente.

economia

| 08.05.2017 - 19:19 h

La Encuesta de Telemadrid

¿Podemos permitirnos mas tiempo sin Gobierno?
¿Podemos permitirnos mas tiempo sin Gobierno?
Si
63.3%
No
36.7%

Los peritos judiciales del caso Bankia, Antonio Busquets y Víctor Noguera, han ratificado la existencia de irregularidades en las cuentas empleadas por Bankia en su operación de salida a Bolsa de 2011 al "no reflejar la imagen fiel" y "no cumplir la normativa de aplicación". Así lo exponen ambos expertos en sendos informes remitidos al juez de la Audiencia Nacional, Fernando Andreu, en los que sostienen las conclusiones de anteriores escritos, que ahora apoyan en los correos del inspector José Antonio Casaus a sus superiores, críticos con el estado y la viabilidad del grupo BFA-Bankia.

Sobre los detalles de las reuniones mantenidas en 2011 entre los inspectores del Banco de España y los directivos de Bankia y su matriz, BFA, expone Busquets que la institución "no incluyó información sensible" como muestra que no exista comunicación alguna en la que se trate el descuento inicial del 74 % aplicado a las acciones de la entidad, algo que califica de "increíble".

Además, rebate el contenido de los contraperitajes realizados por expertos de las defensas, y defiende que se investigue la labor de la firma auditora Deloitte en el proceso que constituyó Bankia al considerar su participación activa y por tener la obligación de velar porque no existan "fraudes o irregularidades".

Al respecto, insiste en que las entidades "no se tornan inviables de la noche a la mañana" y desconfía tanto de las supuestas "auditorías intachables" de Deloitte como de la declaración de su socio auditor, Francisco Celma, quien argumentó ante el juez que "en agosto de 2011, justo después de la salida a bolsa, el mundo cambió".

Sobre la reformulación de las cuentas en 2011, niega que ésta se produjese por los efectos de una "inesperada recesión", como achacaron algunos de los entonces integrantes del equipo de supervisión del Banco de España ahora investigados, y apunta como verdadero motivo a la llegada del nuevo equipo del presidente José Ignacio Goirigolzarri y la existencia de pérdidas sin justificar. "Al menos hasta el 4 de mayo de 2012 toda la información que Bankia vertió al mercado presentaba una situación favorable", destaca el perito, que relata cómo "tan sólo 11 días después" la situación derivó en "enormes pérdidas".

Entre otras operaciones cuestionadas, el informe, al que ha tenido acceso Efe, señala los supuestos "intereses minoritarios de Bancaja Inversiones", un asunto al que consideran de "importancia capital" dado su elevado impacto en los resultados, cifrados en 900 y 1.200 millones de euros.

En su opinión, este hecho "hace falsas todas las cuentas de BFA individuales y consolidadas desde las de 2010, las de constitución del SIP (fusión de las cajas), a las reformuladas de 2011" y, por ende, a toda la información contenida en el folleto informativo de la salida a Bolsa.

Sobre cómo se ha cuestionado el papel de los peritos judiciales en la causa, Busquets afea los reproches a su labor por supuesto "sesgo retrospectivo" como alegan algunos acusados, e ironiza con que se tratan de "gajes del oficio" incluidos "en el sueldo de los peritos de parte".