Linde: "El Banco de España pudo hacer más durante la crisis financiera"

Señala que se tomaron medidas "valiosas pero no suficientes"

"Hubo errores de apreciación en cuanto a cómo podrían corregirse los desequilibrios acumulados con la burbuja inmobiliaria"

Defiende que el Banco de España no tuvo "ni voz ni voto" en la resolución de Popular

El gobernador del Banco de España, Luis María Linde

economia

| 12.07.2017 - 19:03 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
79.4%
No
20.6%

El gobernador del Banco de España, Luis Linde, afirmó este miércoles que la institución "pudo hacer más" en algunos aspectos durante la crisis financiera, pues se adoptaron medidas "valiosas pero no suficientes" ante la "violencia" de la segunda recesión de 2011. En la comisión del Congreso de los Diputados que investiga la crisis financiera y el rescate a las cajas de ahorro, el gobernador presentó el 'Informe sobre la crisis financiera y bancaria en España 2008-2014' publicado a mediados del pasado mes de junio.

El responsable del Banco de España apuntó que "se pudo hacer más, hubiera sido adecuado intentar hacer más", aunque defendió que se hicieron "algunas cosas útiles". "No fue un periodo vacío de iniciativas", defendió.

Linde explicó que "hubo errores de apreciación en cuanto a cómo podrían corregirse los desequilibrios acumulados con la burbuja inmobiliaria", para agregar que "se pensó que podrían corregirse de forma suave o gradual". Sin embargo, "la realidad mostró que esta expectativa era demasiado optimista porque la corrección fue rápida y brutal, con consecuencias que aún no hemos superado enteramente".

Además, apuntó que el Banco de España "no podía actuar con independencia de la evolución" de las finanzas públicas y de "las decisiones de otras instituciones".

Por otra parte, subrayó que dejar quebrar a las entidades en dificultades "no era una opción razonable en términos económicos"; y que es un "interrogante", con argumentos en ambos sentidos, si el coste público de la reestructuración financiera hubiera sido menor con un enfoque gradual o con una actuación agresiva. "El intento de minimizar a corto plazo el coste de la resolución de la crisis bancaria para los presupuestos públicos con un enfoque gradual podría haber comprometido un mayor volumen de recursos públicos que un enfoque más agresivo o ambicioso desde el inicio de la crisis", expuso.

NO SE OCULTAN FALLOS

Linde quiso dejar claro que en el informe no se han "ocultado fallos o insuficiencias que existieron", y que el objetivo del mismo es tratar "de servir lo mejor posible al interés general".

Según el gobernador, el Banco de España no adoptó medidas que hubieran podido "frenar el gran aumento" del crédito en el sector privado registrado entre 2001 y 2007, sobre todo en la rama de construcción e inmobiliario.

En todo caso, las iniciativas adoptadas en aquellos años, relacionadas, por ejemplo, con las provisiones contracíclicas, tuvieron "eficacia para ayudar a resistir la primera crisis, aunque no fueron suficientes para proteger" a las entidades en la segunda recesión.

También se refirió a los sistemas institucionales de protección (SIPs), para señalar que "no fueron suficientes para resolver los problemas de solvencia y gobernanza de la mayoría de las cajas".

En cuanto al efecto de la recesión, expuso que "parece claro" que el Banco de España estimó que ésta iba a tener lo que los economistas llaman "forma de V", y no "forma de W", "sin anticipar el fuerte impacto de la segunda recesión sobre la solvencia de muchas entidades de crédito".

En este sentido, aseguró que "reconocer el impacto de la segunda recesión es crucial, porque existe una tendencia a ignorarla, como si fuera una incidencia sin importancia cuando fue fundamental en el desarrollo de los acontecimientos y en su impacto sobre nuestras entidades de crédito".

"NI VOZ, NI VOTO" EN LA RESOLUCIÓN DEL POPULAR

Luis María Linde, considera que el papel del organismo en la resolución de Banco Popular fue de mero "observador" y ha asegurado que la institución no tuvo "ni voz ni voto" en la intervención de la entidad. "El Banco de España en la resolución no tiene ni voz ni voto, no tiene ninguna función, en materia de resolución es un mero observador", ha indicado Linde, que ha insistido en que la institución no tuvo "ninguna participación" en la decisión de las instituciones comunitarias.

"Nunca he dicho que el Banco de España no tenga nada que ver, pero el Banco de España no toma decisiones porque estas se efectúan en Fráncfort", ha añadido.

Además, Linde considera que la resolución de Banco Popular se ha producido en un "contexto diferente" al de la crisis financiera y ha defendido que las necesidades de capital de la entidad detectadas durante la crisis, por importe superior a 3.200 millones de euros, podían resolverse de forma privada.

"Tanto Popular como Ibercaja podían cubrir sus necesidades de capital por sus propios medios sin acometer un traspaso de activos a la Sareb", ha espetado Linde, quien estima que la resolución se produce en un "contexto diferente" al de la crisis financiera 2008-2014, "incluso si se considera que el origen aún lejano de los problemas de esta entidad se encuentran en el periodo analizado.

"Popular expresó que podía resolver el problemas por sus propios medios y el Banco de España dio su conformidad como el resto de autoridades", ha agregado Linde.