Las inversiones en Cataluña caen debido al desafío independentista

economia

| 01.11.2014 - 14:56 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

El desafío independentista de Artur Mas está haciendo mella en la inversión. Desde enero hasta el mes de septiembre en Cataluña el capital aportado para la creación de empresas se ha situado por debajo de los 480 millones de euros, esto es, un 63% menos que el año anterior.

Frente a este comportamiento negativo , en la Comunidad de MAdrid, en estos nueve primeros meses del año la inversión en creacion de empresas superó los 2500 millones de euros, un 69% más respecto al año anterior y 5 veces más del capital aportado en la región de Artur Mas.

Asimismo, en el segundo trimestre de este año, Cataluña ha recibido un 66% menos de inversión extranjera que en el mismo periodo del año pasado, pasando de 787 a sólo 267 millones de euros, según los datos del registro de inversiones del Ministerio de Economía y Competitividad. Este registro solo recoge los datos de inversión productiva, excluyendo los relativos a Empresas de Tenencia de Valores Extranjeros.

Los datos registrados por Cataluña en el periodo comprendido entre abril y junio de 2014 han constituido en Cataluña un mínimo histórico de inversión extranjera desde 1993, primer año en que existen datos sobre tal indicador.

En el segundo trimestre de ese año, la inversión extranjera ascendió a 277 millones. Además, 1993 fue un año de profunda crisis económica, frente al momento de recuperación que vive la economía catalana actualmente.

Por áreas de actividad, la caída de la inversión extranjera ha afectado a los principales sectores productivos de Cataluña. Las industrias manufacturas ha recibido este 2014 un 77 por ciento menos de inversión extranjera que en 2013. También han visto disminuir este parámetro el sector de la construcción (un 66 por ciento menos) y las actividades profesionales (consultoría, ingeniería, etc.) en otro 56 por ciento.

La desinversión Cataluña es una prueba más del riesgo secesionista