Las cuatro caras de la crisis

Las dificultades económcias han creado nuevos perfiles de consumidores

Conformistas, "snobs", pasotas y víctimas, son los nuevos roles

Los más perjudicados se sienten avergonzados de comprar marcas blancas

nacional

| 18.11.2010 - 21:05 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

Másd e la mitad de los españoles vive la crisis como víctimas o, en el mejor de los casos, desde la resignación, frente al otro cincuenta por ciento de pasotas y "snobs" que piensan que no va con ellos e intentan mantener el mismo estilo de vida de antes, sin estrecheces, o cuanto menos aparentarlo.

Esos cuatro perfiles, conformistas, "snobs", pasotas y víctimas, conviven en un mismo escenario de crisis económica pero hacen frente a la situación de manera muy distinta, según un estudio de la agencia de comunicación global CP Proximity presentado hoy, y que hace especial hincapié en su comportamiento como consumidores.

Elaborado a partir de un extenso cuestionario al que respondió una muestra representativa de mil ciudadanos, el estudio concluye que el 12% de los españoles esconde a sus amigos que atraviesa un mal momento, el 15% no se avergüenza de confesar que ahora gasta lo mismo, o incluso más, que hace tres años y que sólo el 39% sale tanto como antes.

Para un 58% la experiencia, dura en muchos casos, les ha servido de escarmiento y reconocen que, cuando pase la crisis, sus hábitos consumistas no serán los mismos que cuando vivían sin apuros.

El 28% de los españoles responde al perfil de los "conformistas", hombres y mujeres realistas, concienciados con la situación de crisis y que no niegan que les afecte. Por ello, son más precavidos al consumir, ahorran, aunque no tengan necesidad real de hacerlo, y no renuncian a pequeños placeres.

Van menos a restaurantes, o van a establecimientos más baratos, o de tapas en vez de a cenar, y para compensar, según destacó Juan Manuel Ramírez, director de estrategia de CP Proximity, se dan algún capricho y compran productos "gourmet" para consumir en casa.

Son, normalmente, gente de más edad, más mujeres que hombres, consumidores comprometidos con el medio ambiente y en el 81% de los casos convencidos de que ser optimista es clave para superar la crisis.

Los "snobs", "hijos de papá" en muchos casos, son el 22%, personas que creen que los medios de comunicación exageran al contar la crisis. Ostentosos, materialistas y preocupados por las apariencias, si la crisis les afecta -que no lo reconocerán en público- piensan que es algo coyuntural, prometiéndose que, cuando escampe, volverán a consumir igual o más.

Este rostro de la crisis compra poco marcas blancas, pero cuando lo hace quita las etiquetas o esconde los productos para que nadie los vea. Entre los "snobs" hay más hombres que mujeres, muchos jóvenes de entre 16 y 24 años (28,1%) y maduros de entre 45 y 54 (19,4%), y más de un 30% "no sabe o no contesta" cuando se le pregunta cuánto gana.