Las bolsas europeas caen casi un 5% al cierre

El Ibex se desploma un 4,69% y pierde los 8.100 puntos

Fráncfort cayó un 5,28 %, París bajó un 4,73%, Milán un 4,83% y Londres lo hizo un 3,58%

Las primas de riesgo de España e Italia superan los 341 y los 360 puntos básicos, respectivamente

economia

| 05.09.2011 - 10:34 h
REDACCIÓN

Las bolsas europeas caen alrededor de un 5 % al cierre de la negociación por el temor a una recesión global. Fráncfort cayó un 5,28 %, París bajaba un 4,73%, Milán un 4,83% y Londres lo hizo un 3,58%. La bolsa española se desplomó el 4,69%, su tercera mayor caída del año, y se quedó a las puertas de perder los 8.000 puntos. El principal selectivo del mercado español, el IBEX 35, terminó la jornada en 8.066,50 puntos

El Ibex 35 se ha derrumbado un 4,69% tras los avisos de recesión mundial del FMI y se ha quedado al filo de perder los 8.000 puntos, en una jornada huérfana de referencias desde Estados Unidos y con la prima de riesgo de España disparada en 341 puntos básicos. Se trata de la tercera mayor caída en lo que va de año, con todos los valores en terreno negativo, a excepción de BME (+0,51%).

Los vaticinios de la presidenta del FMI, Christine Lagarde, han pesado como una losa sobre las principales plazas europeas, en las que los retrocesos han superado el 4%, a excepción de la de la Londres (-3,2%).

Las palabras del presidente de la Comisión Europea, Jose Manuel Durao Barroso, en las que ha descartado otra recesión en el Viejo Continente no han convencido a los inversores. Francfort ha cedido un 4,9%, Milán un 4,8% y París un 4,4%.

El selectivo madrileño ha terminado la sesión en 8.066 enteros después de haber perdido la cota psicológica de los ocho mil en un momento de la negociación, y ha sellado el día con todos los valores en terreno negativo, a excepción de BME (+0,51%).

Repsol ha perdido un 6%, Santander un 5,94% y BBVA un 5,79%, mientras que Telefónica se ha comportado mejor que el índice (-4,29%), al igual que Endesa (-3,51%). En los últimos puestos de cola se han quedado Sacyr (-7,62%) y Arcelormittal (-7,47%).

En el mercado de divisas, el euro ha seguido retrocediendo posiciones respecto al dólar y al término de la sesión en Europa el cambio entre las dos monedas ha quedado establecido en 1,4097 'billetes verdes'.

Para Susana Felpeto de Atlas Capital, las ventas se han impuesto en los parqués tanto por las declaraciones de Lagarde como por la propuesta del sucesor de Jean Claude Trichet al frente del instituto emisor, Mario Draghi, de revisar profundamente el Tratado de Lisboa, palabras que aumentan la presión sobre la unidad de la UE.

"Cada vez hay más miedo a que el euro se resquebraje y los alemanes no parecen por la labor de seguir ayudando a sus socios", dijo Felpeto a Europa Press, tras recordar que Angela Merkel acaba de perder por sexta vez en lo que va de año unas elecciones regionales.

Pese a que el presidente de la Comisión Europea, Jose Manuel Durao Barroso, ha descartado la posibilidad de que la Unión Europea (UE) sufra otra recesión económica, las ventas se han impuesto en las principales plazas del Viejo Continente.

Los títulos que más perdieron en Europa han sido los financieros -bancos y aseguradoras-, y los llamados cíclicos, empresas más sensibles a la coyuntura como las industriales, químicas, automovilísticas y de materias primas.

Paralelamente, el euro tocó el nivel más bajo desde hace un mes y perdió la cota de los 1,41 dólares.

El precio del oro marcó un nuevo récord en Londres en 1.895 dólares, un aumento del 1,05 % respecto al pasado viernes, al actuar el metal como refugio frente a la inestabilidad de otras inversiones.

PÉRDIDAS EN LAS BOLSAS ASIÁTICAS POR TEMOR A UNA RECESIÓN MUNDIAL

Igualmente, la mayoría de los mercados bursátiles del Sudeste Asiático cerró con pérdidas por el temor de los inversores a que estalle una nueva recesión mundial. El índice Nikkei de la Bolsa de Tokio descendió 166,28 puntos, el 1,86 %, y quedó en 8.784,46 enteros, mientras que el Topix, que agrupa a todos los valores de la primera sección, cedió 13,96 puntos, el 1,81 %, hasta 755,82 enteros.

La Bolsa de Seúl sufrió una fuerte caída arrastrada por la debilidad de la economía estadounidense y sus malos datos de empleo, así como por los problemas de deuda en la Unión Europea. La Bolsa de Shanghái se contrajo 49,54 puntos, un 1,96 %, y se situó en los 2.478,74 enteros. El índice Kospi del mercado surcoreano cayó 81,92 puntos, el 4,39 % por ciento, y terminó la sesión en 1.785,83 unidades, mientras que el indicador de valores tecnológicos Kosdaq retrocedió 14,04 puntos, un 2,84 %, y se situó en 480,43 puntos.

El mercado bursátil de Hong Kong perdió 596,51 puntos, un 2,95 %, y acabó en los 19.616,40 enteros. En Tailandia, la Bolsa de Valores de Bangkok bajó 15,95 activos, un 1,50 %, y dejó el índice SET situado en la marca 1.049,23.

En Singapur, la Bolsa de Valores de la ciudad-Estado cedió 69,92 enteros, un 2,46 %, y el índice Straits Times acabó en el nivel 2.773,17. En Malasia, el parqué bursátil de Kuala Lumpur perdió 10,97 posiciones, un 0,74 por ciento, y el índice KLCI quedó en los 1.463,12 enteros.

LA PRIMA DE RIESGO ESPAÑOLA ALCANZÓ LOS 341 PUNTOS BASICOS

La prima de riesgo española, el interés extra que exigen los inversores por comprar bonos nacionales a 10 años en vez de alemanes en el mercado secundario de deuda pública, ha alcanzado hoy, poco antes del cierre, los 341 puntos básicos, 29 más que el viernes, ante el temor de una nueva recesión global. El diferencial español, que abrió la sesión en 310 puntos básicos, se fue incrementando progresivamente a lo largo de la jornada hasta rebasar los 340 puntos básicos minutos antes del cierre del mercado, la mayor cifra desde que el Banco Central Europeo (BCE) decidió intervenir a principios de agosto en el mercado de deuda para frenar el acoso a las deudas soberanas.

El rendimiento del bono hispano superaba el 5,237 % frente al 5,110 % del pasado viernes, mientras que el de su homólogo alemán, refugio en estos momentos para los inversores, caía por debajo del 2 % (1,845 %).

A pesar de que hoy, al igual que en las últimas semanas, la entidad que preside Jean-Claude Trichet ha continuado comprando deuda soberana, principalmente española e italiana, la posibilidad de que Europa entre de nuevo en recesión, tal y como apuntó ayer la directora del Fondo Monetario Internacional (FMI), Christine Lagarde, ha impulsado el riesgo país en los estados de la eurozona.