Lagarde y Carstens, únicos candidatos para la presidencia del FMI

Agustín Carstens (AFP Photos)

economia

| 14.06.2011 - 07:52 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

El Fondo Monetario Internacional (FMI) considerará las candidaturas del mexicano Agustín Carstens y la francesa Christine Lagarde para ocupar el puesto de director gerente y descarta la del israelí Stanley Fischer. En un comunicado, el consejo de dirección del Fondo indicó que el plazo de presentación de candidaturas concluyó, como había anunciado previamente, el pasado viernes.

Ello deja fuera a Fischer, quien anunció este fin de semana su intención de concurrir al puesto que ha dejado vacante Dominique Strauss-Kahn, quien dimitió tras ser acusado de atacar sexualmente a la camarera de un hotel en Nueva York. El Comité Ejecutivo se reunirá con los candidatos en Washington DC y, posteriormente, se reunirá para abordar los puntos fuertes de los candidatos y tomar una decisión", indicó el comunicado. El objetivo es "completar el proceso de selección del nuevo director gerente para el 30 de junio", agregó el Fondo.

LOS CANDIDATOS

Lagarde, considerada la gran favorita por los expertos, ha visitado recientemente diversos países como China e India para recabar apoyos a su candidatura dentro del mundo emergente, puesto que ya cuenta con el respaldo de la Unión Europea.

Carstens, por su parte, se ha erigido como representante de las economías en desarrollo, y su discurso se basa en un llama mineto a la transparencia en la selección del nuevo director general del FMI, y una ruptura de la pacto no escrito que otorgaba la dirección del organismo internacional a un europeo desde su fundación en 1945.

Por ahora, cuenta con el apoyo de más de una docena de países latinoamericanos, pero no ha logrado de momento el voto de confianza de socios clave como India, China, Brasil o Argentina.

Fischer, de 67 años y de doble nacionalidad israelí y estadounidense, cuenta con una dilatada carrera como economista y experiencia en el FMI, donde fue primer subdirector gerente entre 1994 y 2001, y desde el año pasado dirigía el banco emisor israelí.

EL ISRAELÍ FISCHER, DECEPCIONADO TRAS EL RECHAZO DE SU CANDIDATURA POR EL FMI

El gobernador del Banco de Israel, Stanley Fischer, ha expresado su decepción después de que el Fondo Monetario Internacional (FMI) haya rechazado su candidatura para la dirección de la entidad por motivos de edad. "Lamento que no se me haya dado la oportunidad de exponer mis cualificaciones y mi experiencia", dijo el gobernador en un comunicado divulgado hoy por el Banco de Israel tras conocer la decisión del FMI.

A pesar de que la entidad no ha revelado explícitamente las razones de su decisión, los medios israelíes apuntan hoy a que esta se debe a su avanzada edad, 67 años, cuando las regulaciones exigen que no supere los 65. "Creo que la limitación de edad que fue regulada hace años no es relevante en estos momentos. Esperaba que el directorio estudiara el tema y realizara los cambios pertinentes, no sólo para mi sino para futuros candidatos", se agrega en la nota de prensa.

Con una trayectoria impecable y un amplio reconocimiento internacional, Fischer se perfilaba como un serio contrincante de la francesa Christine Lagarde en la lucha por dirigir el FMI.

Encuestas realizadas entre economistas y agentes especializados le daban como candidato preferido, a pesar de que políticamente le iba a ser muy difícil entrar un puesto reservado por tradición para un europeo. "A pesar de la decisión del FMI, no lamento haberme presentado, sólo lamento el que no me dieran la oportunidad de exponer mis cualificaciones y experiencia", se subraya en la nota. Fischer, que en los últimos tres años se había ganado la reputación de haber esquivado la crisis financiera y económica mundial con acertadas políticas monetarias, seguirá al frente de la entidad emisora israelí durante otros cuatro años.