La OCDE cree que las pensiones futuras se recotarán hasta un 25%

Aboga por elevar la edad de jubilación, ligándola a la esperanza de vida, y por fomentar las pensiones privadas

economia

| 11.06.2012 - 17:18 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

Las reformas adoptadas en la última década en los sistemas de pensiones han recortado la cuantía futura de las pensiones públicas entre un 20% y un 25% de media entre los miembros de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), según recoge en el nuevo informe 'Perspectivas de las pensiones 2012', en el que recomienda además ampliar aún más la edad de jubilación y fomentar las pensiones privadas.

La OCDE incide en que los gobiernos tendrán que aumentar de forma gradual la edad de jubilación para hacer frente al incremento de la esperanza de vida y poder así garantizar que sus sistemas nacionales de pensiones son al mismo tiempo "asequibles y adecuados".

La organización destaca que en tiempos de elevada incertidumbre económica global este tipo de reformas pueden también jugar un "papel crucial" en la respuesta de los gobiernos a la crisis, contribuyendo a la consolidación fiscal al mismo tiempo que impulsan al crecimiento.

En concreto, señala que en los próximos 50 años, la esperanza de vida al nacer está previsto que se incremente en más de siete años en las economías avanzadas. Según la legislación actual, la edad de jubilación será entonces de 65 años en la mitad de los países de la OCDE y en 14 estará entre 67 y 69.

En cambio, recuerda que están en marcha o previstos incrementos de la edad de jubilación en 28 de los 34 países miembros, pero advierte de que solo en seis se equipararán con la esperanza de vida para los hombres y en diez para las mujeres. "Los gobiernos deberían considerar formalmente la posibilidad de unir la edad de jubilación a la esperanza de vida, como en Dinamarca e Italia, y hacer mayores esfuerzos para promover las pensiones privadas", aconseja.

El secretario general de la OCDE, Angel Gurría, incidió en la necesidad de adoptar "medidas valientes" y defendió que será necesario romper las barreras que impiden trabajar más allá de la edad de jubilación para "garantizar que nuestros hijos y nuestros nietos pueden disfrutar de una pensión adecuada a finales de su vida laboral".

"Aunque estas reformas pueden a veces ser impopulares y dolorosas, en este momento de tensas finanzas públicas y limitado espacio para la política monetaria y fiscal, estas reformas pueden también servir para impulsar el muy necesario crecimiento en las economías envejecidas", remarcó.

PENSIONES MAS BAJAS

Por otro lado, la OCDE prevé que los ciudadanos que empiecen hoy a trabajar cobren una pensión pública neta de alrededor de la mitad de sus ganancias netas de media en los países de la OCDE, si se retiran a la edad oficial y con todos los años cotizados.

En esta línea, añade que en casi todos los 13 países que han hecho las pensiones privadas obligatorias los pensionistas pueden esperar beneficios de alrededor del 60% de los ingresos, mientras que, por el contrario, en aquellos donde las pensiones públicas son relativamente bajas pensiones y las privadas voluntarias, como Alemania, Irlanda, Corea, Japón y Estados Unidos, gran parte de la población puede sufrir caídas importantes en los ingresos tras la jubilación.

"Esto podría provocar que se incremente de forma significativa la pobreza de los pensionistas. Una edad de jubilación más tardía y un mayor acceso a las pensiones privadas será crítico para cerrar está brecha en las pensiones", incide.

Pese a esta recomendación, reconoció que hacer obligatorias las pensiones privadas no es necesariamente la respuesta para todos los países, porque podría afectar injustamente a los que menos ganan y ser vista con otro impuesto más.

En general, cree que reformar las desgravaciones fiscales para animar las pensiones privadas es necesario, ya que los que menos ganan y los trabajadores más jóvenes son menos propensos a tener una pensión privada. Además, pide a los gobiernos que mejoren la vigilancia de estos fondos para impulsar la confianza en ellos.