La economía española retrocedió el 0,4 % en el tercer trimestre

Banco de España ve posible desviación del déficit que obligaría a más medidas

economia

| 23.10.2012 - 10:29 h
REDACCIÓN
Más sobre: PIBSuscrbeteSuscríbete

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?

La economía española registró una caída del 0,4% en el tercer trimestre del año en comparación con los tres meses precedentes, según el Boletín Económico del Banco España publicado este martes. De esta manera, el PIB bajó en una tasa "similar a la observada en el segundo trimestre" del ejercicio, cuando la contracción fue también del 0,4%. En términos interanuales, el PIB descendió un 1,7%, frente a la caída del 1,3% en el período abril-junio.

Desde el organismo que gobierna Luis Linde apuntaron que la "economía española prolongó en los meses centrales del ejercicio la trayectoria contractiva que había iniciado un año antes".

Ello se produjo "en un entorno caracterizado por el mantenimiento de condiciones financieras adversas, aunque algo más atenuadas que en el trimestre precedente", agregaron.

Para el supervisor, el perfil de la demanda a lo largo del trimestre se ha visto afectado por la "anticipación" de decisiones de gasto ante la subida del IVA que entró en vigor el 1 de septiembre. Además, considera que los datos del tercer trimestre reflejan también el "alivio" que el plan de pago a proveedores ejerció sobre las cuentas de las sociedades y de los empresarios individuales.

VE POSIBLE DESVIACIÓN DEL DÉFICIT

El Banco de España no descarta que el déficit público supere el objetivo marcado para este año (6,3 % del PIB), algo que de producirse cree que podría obligar a adoptar medidas adicionales que permitieran su cumplimiento. La entidad reconoce que las medidas de consolidación extraordinaria que se adoptaron en julio aún no se han reflejado en las cuentas del Estado.

El impacto de estas medidas se notará en el último trimestre del año tanto por el lado de los ingresos, ya que la subida del IVA entró en vigor en septiembre, como por la parte de los gastos, puesto que la eliminación de la paga extra de los empleados públicos tendrá efecto en diciembre. En cualquier caso, el Banco de España considera que la información disponible hasta el momento muestra riesgos de desviación del déficit del conjunto de las administraciones públicas en 2012, sin incluir el posible impacto de las medidas de apoyo a las instituciones financieras.

El Gobierno mantiene el objetivo de déficit para este año en el 6,3 % del PIB, aunque ha calculado que se elevaría hasta el 7,4 % si se incorporan las ayudas a la banca, si bien se trata de un punto porcentual adicional que no computa a efectos de déficit excesivo con lo que no requerirá medidas adicionales de ajuste, según el Ejecutivo. Para el Banco de España el logro del objetivo anual de déficit requerirá "un considerable esfuerzo de ajuste" en la última parte del año,

DEMANDA NACIONAL

De esta manera, la demanda nacional retrocedió algo menos que en el trimestre previo (-1,2%, frente al -1,4 % anterior), como resultado de caídas "más atenuadas" en todos los componentes privados del gasto, en particular en el consumo de los hogares, donde se concentró el efecto de anticipación del IVA. Por el contrario, el consumo público "habría intensificado su trayectoria contractiva", se recoge en el Boletín Económico del Banco de España.

Por último, la demanda exterior neta volvió a tener una contribución positiva (0,8 puntos porcentuales), si bien es "algo más baja" que la del trimestre anterior "pese al buen tono de las exportaciones, que se vio parcialmente contrarrestado por el repunte de las importaciones".

EMPLEO

Sobre el empleo, se estima que entre julio y septiembre se contrajo a un "ritmo similar" al del trimestre previo, en torno a una tasa interanual del -4,5 %.Los costes laborales "prolongaron la trayectoria de moderación", algo que unido a un nuevo "repunte" de la productividad aparente habría propiciado una caída de los costes laborales unitarios. A su vez, subrayaron desde el Banco de España, la inflación "repuntó significativamente" en el tercer trimestre, como consecuencia del impacto de las subidas en los precios de la energía y del efecto de las alzas impositivas y de precios administrados sobre los precios finales.

"SUPERAR LOS PROBLEMAS"

El regulador destacó que en España en el transcurso del último trimestre "se han dado nuevos pasos para superar los problemas que aquejan a su economía".En el ámbito financiero, subraya que se "ha seguido avanzando" en el proceso de saneamiento, recapitalización y reestructuración del sistema financiero de acuerdo con los parámetros fijados en el Memorando de Entendimiento sobre la condicionalidad de las políticas del sector financiero acordado con nuestros socios europeos.

A modo de resumen, el Banco de España apunta que "en el transcurso del último trimestre el contexto en el que se desenvuelve la economía española ha venido caracterizado por el debilitamiento generalizado de la actividad exterior, el mantenimiento de unas condiciones de financiación restrictivas y la persistencia de un clima de elevada incertidumbre".

Esta incertidumbre está vinculada, entre otros factores, "a las dudas sobre el alcance de las reformas que se están poniendo en marcha, tanto en el ámbito europeo como en el nacional". "Todo ello dificulta la recuperción de la demanda interna", que ha vuelto a retroceder en los últimos meses, acumulando ya un descenso de algo más de 13 puntos porcentuales desde el primer trimestre de 2008, añade.

CAÍDA DEL CONSUMO

En el caso de los hogares, el regulador advierte de que la elevada tasa de paro, el descenso de la renta disponible real y de la riqueza, las estrictas condiciones financieras existentes y la continuación del proceso de desapalancamiento "siguen frenando el consumo", aunque en julio y agosto se han

Cabe prever que, en los meses finales del año, la eliminación de este efecto, unido al impacto sobre la renta disponible de la disminución de los salarios públicos, "sitúe al consumo de nuevo en una trayectoria descendente".

En este contexto, alerta de que el margen de maniobra del que disponen las familias para sortear las restricciones de renta a las que se enfrentan y suavizar el patrón de gasto se ha reducido sustancialmente en los últimos trimestres, como muestran el recorrido a la baja y el nivel de la tasa de ahorro.