La confianza del consumidor sube y cierra 2016 en máximos anuales

Mejora la percepción de los consumidores sobre la situación actual a pesar del ligero retroceso de las expectativas

Las expectativas respecto a la situación económica se han reducido en 12,1 puntos, y retroceden las de los hogares y mercado laboral

economia

| 03.01.2017 - 11:15 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

La confianza del consumidor subió 1,3 puntos el pasado mes de diciembre en relación al mes anterior, hasta situarse en 100,7 puntos, con lo que este indicador cerró el ejercicio 2016 en máximos anuales, aunque todavía lejos de los máximos históricos de 2015 (107,4 puntos), según los datos publicados este miércoles por el Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS).

Este avance del indicador se ha debido a la mejora de la percepción de los consumidores sobre la situación actual, a pesar del ligero retroceso de las expectativas.

En concreto, el indicador de situación actual creció 3,7 puntos el pasado mes de diciembre, hasta 92,2 puntos, mientras que el indicador de expectativas retrocedió 0,9 puntos y se situó en 109,3 puntos.

Así, la confianza del consumidor recupera y supera en diciembre los fuertes descensos experimentados los pasados meses de octubre y septiembre y termina 2016 en valores máximos del año, evolución que no se da ni en el índice de expectativas, que es inferior al dato de noviembre, ni en el índice de situación actual, que acaba el año ligeramente por debajo de los valores obtenidos en enero.

Según el CIS, la evolución positiva de la valoración de la situación actual ha sido consecuencia del resultado de un comportamiento igualmente positivo de todos sus componentes, pero con diferencias notables en su intensidad.

Así, la valoración de la evolución general de la economía aumentó en 7,2 puntos, la percepción de las posibilidades del mercado de trabajo creció en 1,2 puntos y la valoración de la situación de los hogares avanzó 2,5 puntos.

En relación a los datos de diciembre de 2015 la evolución vuelve a ser negativa. En concreto, la valoración de la situación económica del país es en la actualidad 6,1 puntos inferior, las opciones que ofrece el mercado de trabajo se valoran 3 puntos por debajo del valor de hace un año y la situación en los hogares se ha mantenido estable, sin variación en los últimos doce meses.

Por su parte, el índice de expectativas cerró el año 2016 en los 109,3 puntos, con un descenso de 0,9 puntos respecto al mes de noviembre y una evolución de sus tres componentes que vuelve a ser muy diversa.

Así, las expectativas respecto a la situación de los hogares descendieron 1,8 puntos, las referidas al mercado de trabajo se redujeron en 1,1 puntos, mientras que las expectativas sobre la situación económica general presentaron un ligero avance de 0,2 puntos.

En términos interanuales, los datos de expectativas ofrecieron al cierre de 2016 una evolución muy desfavorable. En un año, las expectativas respecto a la situación económica del país se han reducido en 12,1 puntos, mientras que las de los hogares retroceden en cinco puntos y las referidas al mercado de trabajo pierden 13,9 puntos.

LA MITAD NO LLEGA A FIN DE MES

Casi la mitad de los consumidores, el 45,4%, llega justo a fin de mes y el 32,1% ahorra poco dinero cada mes, según los datos del CIS. De hecho, el 12,1% afirma que ha tenido que echar mano de sus ahorros para llegar a fin de mes, al tiempo que sólo el 3,1% dice que ahorra bastante cada mes. En general, el 33,2% de los encuestados entiende que la situación económica actual es peor que la de hace seis meses, mientras que el 37,5% no aprecia cambios y el 28,2% estima que ha mejorado.

De cara a los próximos seis meses, el 40,3% de los entrevistados confía en que el estado de la economía será mejor, frente al 29,1% que auguran un empeoramiento y el 28,2% que no espera cambios.

El 11,6% de los entrevistados afirma que ahora hay más personas en paro en su entorno que hace seis meses, y el 32,6% piensa que la situación en España para encontrar un empleo es peor que la de hace seis meses, mientras que el 41,7% cree que la situación no ha cambiado y el 23,5% que ha mejorado.

Cuando se les pregunta por la evolución del empleo de cara a los próximos seis meses, un 30,2% de los encuestados piensa que la situación empeorará, frente al 40,5% que cree que mejorará y el 24,8% que considera que permanecerá sin cambios.

Preguntados por si tienen en mente comprar una vivienda el próximo año, el 95,8% de las personas entrevistadas asegura que no y sólo el 3,7% planea adquirir una. El 37,7% de los encuestados opina que el precio de la vivienda se mantendrá el próximo año, mientras que el 5,8% cree que bajará y el 53,6% que subirá.

SUBEN LOS TEMORES DE INFLACIÓN Y DESCIENDEN LAS EXPECTATIVAS DE AHORRO

Por otro lado, según el CIS, las expectativas de ahorro han experimentado en términos anuales un descenso del 3,6% y las de consumo del 1,6%, mientras que las referidas al aumento del tipo de interés avanzan un 6,3% y los temores de inflación suben un 8,5%.

En general, tanto los valores de consumo como de ahorro, aunque todavía están lejos de los máximos registrados en 2005, aparecen ya situados en valores previos a los años de crisis, muy similares a los que se obtenían en el año 2006 y, con ligeras oscilaciones, se mantienen básicamente estables desde el primer trimestre de 2015.

Por su parte, los temores de subidas de precios y de tipos de interés han seguido evoluciones diferentes, según el CIS. En concreto, las expectativas respecto a las subidas de los tipos de interés se han mantenido en niveles relativamente bajos desde mediados de 2012, pero en los últimos meses han experimentado un crecimiento continuado y cada vez más acusado.

Los temores de vuelta a la inflación presentan, según el CIS, un perfil con oscilaciones más frecuentes, pero en los últimos meses han crecido de forma importante y se sitúan en estos momentos cerca del máximo histórico alcanzado en 2012, coincidiendo con el paquete de medidas de ajuste de rentas e impositivo de ese año.

El ICC recoge mensualmente la valoración de la evolución reciente y las expectativas de los consumidores españoles relacionadas con la economía familiar y el empleo, con el objetivo de anticipar sus decisiones de consumo. El indicador recoge valores de entre 0 y 200, considerándose que por encima de 100 la percepción es positiva y por debajo, negativa.