La Comisión Europea advierte que la reforma fiscal de España puede dificultar cumplir déficit

La reforma fiscal "podría dificultar la consecución de sus compromisos de consolidación presupuestaria"

Comisión Europea

economia

| 23.06.2014 - 16:59 h
REDACCIÓN

La Comisión Europea (CE) advirtió de que la reforma fiscal del Gobierno español ignora algunas de las recomendaciones de la UE y podría "dificultar" a España el cumplimiento de sus compromisos de consolidación presupuestaria.

"El Gobierno no ha anunciado ningún traslado de la carga impositiva desde las cotizaciones a la Seguridad Social hacia los impuestos indirectos (como el IVA o tributos medioambientales) tal y como recomendó el Consejo (de ministros de Economía de la UE) como vía para impulsar la creación de empleos", dijo el portavoz comunitario de Asuntos Económicos y Monetarios, Simon O'Connor.

De acuerdo con la Comisión Europea, "también quedan una serie de deducciones en el impuesto sobre la renta de las personas" físicas (IRPF) e incluso "algunas de las mismas se ampliarán bajo la reforma" fiscal, afirma el Ejecutivo comunitario.

Ello "parecería no ir en la dirección del objetivo señalado (por el Gobierno español) de simplificar el sistema", agregó el portavoz comunitario, quien indicó además que la Comisión Europea "tiene algunas preocupaciones" acerca del impacto negativo que podrían implicar las medidas para las finanzas públicas de España.

PODRÍA DIFICULTAR LA CONSECUCIÓN DE LOS OBJETIVOS DE DÉFICIT PÚBLICO

En concreto, el Ejecutivo comunitario considera que la reforma fiscal española "podría dificultar a España la consecución de sus compromisos de consolidación presupuestaria", es decir la reducción del déficit público, sentenció O'Connor. España debe bajar el déficit este año al 5,8% del PIB (5,5% fijado por el propio Gobierno en su programa de estabilidad), el próximo al 4,2% y en 2016 alcanzar el 2,8%.

El portavoz del vicepresidente de la Comisión Europea y comisario de Asuntos Económicos y Monetarios, Olli Rehn, afirmó que de momento no dispone todavía de suficientes detalles sobre la reforma anunciada el viernes para hacer un análisis profundo de la misma. Algunas de las medidas "aún no han sido definidas plenamente" y su impacto en las finanzas públicas tampoco ha sido especificado todavía, explicó O'Connor.

En base a la información disponible, la Comisión Europea sí ve "algunos elementos positivos" en la reforma fiscal, como las rebajas en el IRPF destinadas a reducir la carga sobre los trabajadores y el esfuerzo para ampliar la base del impuesto de sociedades.

El pasado viernes, coincidiendo con la aprobación de la reforma fiscal en el Consejo de Ministros, Rehn afirmó que estaba "en general" al corriente de los planes del Gobierno español, pero recalcó que "no puedo decir que hayamos sido consultados al detalle" al respecto.

Ese mismo día además, los socios europeos de España aprobaron en el consejo de ministros de Economía de la Unión Europea (UE) (Ecofin) las recomendaciones de la CE para el país.

En el apartado de los impuestos, la UE aconsejaba al Gobierno, entre otras medidas, desplazar la carga fiscal del trabajo hacia tributos menos distorsionadores, como los que gravan el consumo, incluido el IVA, el deterioro del medio ambiente (los combustibles por ejemplo) o los bienes inmuebles (IBI).

También instaba al país a rebajar las cotizaciones empresariales a la Seguridad Social, en particular en el caso de los empleos con salarios bajos, seguir corrigiendo el sesgo a favor del endeudamiento en el impuesto de sociedades y eliminar las deducciones en el impuesto de sociedades y el IRPF.