La Bolsa española sube el 0,52 % tras aprobar las nuevas medidas del Gobierno

La prima de riesgo española se contiene en los 540 puntos

Bolsa de Madrid (Bolsa de Madrid)

economia

| 13.07.2012 - Actualizado: 19:13 h
REDACCIÓN

El Ibex ha remontado un 0,52% animado por la aprobación de los recortes antidéficit en el Consejo de Ministros y por la pujanza de la economía China, hasta alcanzar los 6.664,6 enteros, lo que ha mitigado el retroceso semanal hasta el 1,1%.

La prima de riesgo de España marcaba al cierre de mercado este viernes 540 puntos, tan solo dos más que ayer, aliviada por la colocación de deuda del Tesoro italiano, que ha relajado la tensión sobre los bonos soberanos de los países periféricos del euro.

Las compras han predominado en el selectivo madrileño y le han permitido integrarse en la tendencia alcista del resto de principales plazas europeas, aunque a muchos puestos de distancia, ya que todas han cosechado ganancias de al menos el 1%.

Los expertos consultados por Europa Press coinciden en que el tono positivo con que el Ibex despide esta semana tiene más relación con las esperanzas de que el crecimiento del gigante asiático contagie al resto del mundo que con los ajustes de Rajoy para reducir el gasto público en 65.000 millones en dos años.

"El PIB chino no ha defraudado y aún más importante, el banco central de China les ha transmitido a sus bancos la exigencia de que el crédito debe fluir, aviso acogido muy favorablemente por los mercados", según Daniel Alvarez de XTB.

En esta línea, Nagore Diez, de Norbolsa, apunta a la posibilidad de que las autoridades asiáticas adopten nuevas medidas de estímulo monetario, lo que podría servir de bálsamo al conjunto de la economía mundial.

En clave doméstica, Telefónica ha empujado al Ibex hacia el terreno positivo con un impulso del 2,09%, ayudada por Repsol (+1,61%), así como por BBVA (+0,85%) y Santander (+0,78%), que ya cumplen con los requisitos europeos de solvencia de un capital de máxima calidad del 9%.

Por contra, las acciones de Bankia han vuelto a despeñarse un 7%, hasta los 0,65 euros, arrastradas por las duras condiciones de la UE a las entidades que accedan al dinero europeo para recapitalizarse, con la venta de participaciones y reducciones de empleos y oficinas.

BANKIA, HEMORRAGIA SEMANAL DEL 23%

La nacionalizada, que requiere apoyos públicos por 19.000 millones, también es el valor más castigado de todo el selectivo madrileño en la semana (-23%), por delante de ACS (-8,91%), Acciona (-7,28%) y Gamesa (-6,37%).

A cinco días de cumplir su primer aniversario en el parqué a un precio de 3,75 euros, los títulos de la entidad que preside José Ignacio Goirigolzarri acumulan una depreciación del 82% sin demasiadas esperanzas de recuperar el terreno perdido.

Entre los 'blue chips', las acciones de Santander han cedido un 4,82% en cinco días, casi el doble que las de BBVA (-2,32%), mientras que las de Endesa han bajado un 1%. Telefónica ha sellado la semana en verde (+0,8%) y Repsol se ha coronado líder de ganancias (+4%).

LA PRIMA DE RIESGO SE CONTIENE

La prima de riesgo de España ha subido hoy hasta los 540 puntos básicos, ligeramente por encima del cierre de ayer, y el bono a diez años se ha mantenido por encima del 6,66 %, a pesar de los duros ajustes aprobados por el Gobierno.

Según los expertos, la desconfianza de los inversores hacia España no cesa y el diferencial ha subido casi dos puntos respecto a ayer porque persisten las dudas sobre el impacto que tendrá en la economía un alza del IVA general hasta el 21 %.

A lo largo de la sesión, el sobrecoste que exigen los inversores para comprar deuda española respecto a la alemana, referente de solvencia, ha caído, ya que en la apertura la prima de riesgo llegó a subir a 547 puntos básicos.

Desde esa cota, el diferencial continuó su escalada para marcar poco antes de las 10.30 horas el máximo de la sesión, 552 puntos básicos, aunque posteriormente se fue relajando.

En la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, el titular de Economía, Luis de Guindos, ha afirmado hoy que las tensiones en los mercados no se suavizarán hasta que Europa no avance en su unión bancaria, fiscal y política.