Ocho bancos europeos, 5 españoles, suspenden el test de solvencia

Se han examinado 90 entidades de 21 países europeos, de las que casi un 27% son españolas

El Banco de España asegura que ninguna entidad tiene que aumentar su capital

"Si no hubieramos presentado más que cuatro bancos, como han hecho otros, habrían aprobado todos"

Dos entidades griegas y una austriaca también suspenden

Fernández Ordóñez: la prima de riesgo sólo bajará cuando Europa abandone los populismos

economia

| 15.07.2011 - 09:26 h
REDACCIÓN

Ocho de los 90 bancos europeos sometidos a las pruebas de solvencia han suspendido el test, según informó hoy la Autoridad Bancaria Europea. España acumula cinco de los ocho suspensos: la Caja de Ahorros del Mediterraneo (CAM), CatalunyaCaixa, Unnim, Caja3 y el Banco Pastor, aunque ninguno de ellos requiere financiación adicional, segun ha destacado el Gobernador del Banco de España, Miguel Angel Fernández Ordóñez, en conferencia de prensa.

El gobernador del Banco de España, Miguel Ángel Fernández Ordóñez, dijo que ninguna entidad española tiene que incrementar su capital como consecuencia de los resultados de las pruebas europeas de solvencia. "Los resultados son los esperados", señaló en rueda de prensa Fernández Ordóñez tras la publicación de los resultados de las pruebas de solvencia a la banca europea.

"Si no hubieramos presentado más que cuatro bancos, como han hecho otros países, habrían aprobado todos", justificaba el Gobernador del Banco de España, que defendió que es preferible la transparecencia. "La transparencia es el mejor arma para retirar todas las dudas".

La Autoridad Bancaria Europea (EBA por sus siglas en inglés) dio hoy a conocer que 8 entidades financieras de un total de 90 suspendieron los resultados de las pruebas de solvencia a la banca europea, con las que mide la capacidad de las entidades de hacer frente a escenarios adversos, incluida la crisis de la deuda soberana.

Entre las 25 entidades españolas evaluadas, CAM, Banco Pastor, Caja3, Unnim y CatalunyaCaixa suspenden las pruebas de solvencia, aunque ninguna necesitará aportaciones de capital adicional, según los datos de la Autoridad Europea Bancaria (EBA).

Otras dos entidades griegas -EFG Eurobank Engasias y Agricultural Bank of Greece- y un banco austriaco -el Österreichische Volksbanken AG (ÖVAG)- tampoco alcanzaron el nivel requerido.

En el supuesto de un escenario económico adverso, esos bancos no lograrían superar el límite del 5% de la ratio que mide la proporción de recursos propios de mayor calidad según los criterios utilizados en las pruebas. Lo que más ha penalizado a estas entidades ha sido no computar como capital las emisiones de preferentes, así como las provisiones.

Por su parte, BBVA ha logrado una nota del 9,2%, si bien se elevaría hasta el 10,2% con los efectos de las provisiones.

Banco Santander ha cerrado con una nota del 8,4%, que se amplía hasta el 8,9% con esas medidas.

Una de las incógnitas, por su inminente salida a bolsa, era la calificción de Banco Financiero y de Ahorros BFA-Bankia. La entidad ha obtenido una nota final del 5,4%. No obstante, si se añaden las dotaciones realizadas para la cobertura de pérdidas, que suman más de 4.200 millones de euros, BFA-Bankia obtendría un 6,5%.

ORDÓÑEZ: LA EBA NO TUVO EN CUENTA CRITERIOS DE HOMOGENEIZACIÓN ENTRE PAISES

A pesar de este "suspenso", el Banco de España explicó que no serán necesarios incrementos de capital porque todas las entidades cuentan con instrumentos de absorción de pérdidas que no han sido consideradas por la EBA, como las provisiones atesoradas en épocas de bonanza o los bonos obligatoriamente convertibles, entre otros.

"Las provisiones genéricas en España son el elemento más importante para afrontar cualquier tipo de pérdida, como se ha visto en los últimos años", destacó Fernández Ordóñez. No obstante, añadió, la EBA no las ha tenido en cuenta por "criterios de homogeneización entre países", una decisión "que no considero correcta pero que comprendo porque ha sido un proceso enormemente difícil".

"Lo que nos importa más es que al final las provisiones están ahí (...) En cuanto se pase el momento inicial de ver quién ha suspendido, entrarán los analistas y verán de verdad cómo están las entidades", afirmó.

El gobernador señaló que la normativa de recapitalización de entidades aprobada a principios de año ha permitido el saneamiento de los balances, la integración de entidades y la mejora de la gobernanza de las entidades.

En este sentido, señaló que la viabilidad de las entidades depende también de otros elementos, como la posición de liquidez y la capacidad de captar financiación en los mercados, los sistemas de control interno, la rentabilidad, la eficiencia y el modelo de negocio. "Los 'stress test' son un complemento de la estrategia española de reestructuración de su sistema bancario", añadió.

LA BANCA ESPAÑOLA NECESITARIA 1.564 MILLONES DE EUROS PARA ALCANZAR EL 5%

La alicantina CAM, que tiene a su disposición una inyección de fondos públicos de 2.800 millones, es la entidad que obtiene la nota de solvencia más baja, un 3 %, que le haría necesitar 947 millones. Sin embargo, cubre ese déficit gracias a las provisiones con las que cuenta el grupo, a las que puede sumar en cualquier momento las plusvalías que obtenga con la venta de sus participaciones empresariales.

A continuación, con la marca más baja se sitúa el Banco Pastor, que acabaría 2012 con una solvencia del 3,3 % y unas necesidades de capital de 317 millones. No obstante, tampoco requiere captar esa cantidad, gracias a sus provisiones y la emisión de bonos convertibles en acciones.

Caja3, la unión creada sin ayudas públicas por Caja Inmaculada, el Círculo de Burgos y Caja Badajoz, también se queda por debajo del listón del 5 %, exactamente en el 4 %, y cubre holgadamente los 140 millones que necesitaría con sus provisiones anticíclicas, que le permiten llegar a un "core capital Tier 1" del 6,6 %.

En el caso de Unnim, la fusión de Caixa Sabadell, Terrassa, Manlleu, que recibió un préstamo del Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) de 380 millones y tiene a su disposición 568 millones más, es el cuarto grupo que suspende.

Su capital de máxima calidad se quedaría en el 4,5 % a finales de 2012 y eso supondría que tiene que captar 85 millones que, al igual que Caja3, obtiene sobradamente con sus provisiones genéricas. Gracias a ellas, su solvencia se eleva al 6,2 %.

La última entidad que suspende es CatalunyaCaixa, sólo por dos décimas gracias a los 1.250 millones del Estado que recibió para acometer su fusión y los 1.718 millones a los que puede acceder.

La entidad catalana, que es la que más fondos públicos ha tenido a su disposición (2.968 millones), también se libraría de captar capital extra gracias a las plusvalías obtenidas por la venta de su participación en Repsol y su colchón de provisiones, que le permiten llegar a una solvencia del 6,3 %.

En el lado contrario, las otras veinte entidades españolas analizadas aprueban sin problemas la prueba de resistencia. Banca March, la caja guipuzcoana Kutxa, Unicaja y BBVA son los cuatro grupos que obtienen la mejor nota.

PRUEBAS DE ESCENARIOS ADVERSOS

En esta tercera ronda de pruebas que lleva a cabo la Autoridad Bancaria Europea (ABE) se han examinado 90 entidades de 21 países europeos -que representan un 65 por ciento de los activos financieros de la zona-, de las cuales casi un 27 por ciento son españolas: 7 bancos, 10 fusiones o alianzas de cajas y 8 cajas independientes.

En medio del recrudecimiento de la crisis de la deuda soberana, el objetivo de los llamados test de estrés, ideados para inyectar confianza tras el descalabro del sistema financiero en el 2008, es evaluar la capacidad de bancos y cajas para afrontar situaciones desfavorables que reflejen el aumento de las primas de riesgo vinculadas al deterioro de los mercados de bonos del tesoro.

Suspenden las entidades con un ratio menor al 5 % de "core capital" (capital básico), proporción entre recursos propios de mayor calidad y activos ponderados por riesgo con los que se quedaría una entidad al final de 2012 en caso de escenario adverso.

En esta ocasión, las exigencias de capital para superar las pruebas de solvencia son mayores que el año pasado, porque no se incluyen obligaciones convertibles ni participaciones preferentes con fecha de vencimiento después del 2012.

Lo que no se computará para estas pruebas, a diferencia del año pasado y para perjuicio de las instituciones españolas, son las provisiones genéricas o reservas de capital acumuladas por las entidades durante la época de bonanza.

El escenario adverso planteado por la EBA para los 27 países de la Unión Europea (UE) es de una caída del Producto Interior Bruto (PIB) del 0,4 % en 2011 y crecimiento cero en 2012, con una tasa de paro del 10 % para este año y del 10,5 % para el próximo.

En el caso de España, las pruebas simulan una caída de la economía del 1 % en 2011 y del 1,1 % en 2012, frente a las previsiones de avance del PIB del 0,7 y el 1,7 %, respectivamente, y un aumento del paro del 21,3 % este año y del 22,4 % el siguiente (21,3 y 22,4%).

El resultado de las pruebas, que en ningún momento consideraron la quiebra financiera de ningún Estado -dado que las autoridades europeas han intervenido para frenar el riesgo-, indicarán también la exposición de cada banco a la crisis de la deuda soberana y su capacidad para hacerla frente.

Tras España, el país con más bancos incluidos es Alemania, con doce; Grecia, con seis; Italia, con cinco; y Dinamarca, Francia, Holanda, Portugal, Suecia y el Reino Unido, con cuatro. Irlanda, que el año pasado tenía dos, tiene ahora tres, igual que Austria. Con dos entidades figuran Bélgica, Chipre y Eslovenia, mientras que Finlandia, Hungría, Luxemburgo, Noruega, Polonia y Malta tienen tan solo una.