La banca deberá aumentar en 50.000 millones sus provisiones en un solo año

De Guindos: la reforma "beneficiará" a los ciudadanos porque rebajará el precio de la vivienda

Economía da cuatro meses de plazo a las entidades para anunciar sus fusiones

economia

| 02.02.2012 - 19:03 h
REDACCIÓN

La banca deberá sanear su riesgo inmobiliario "de una sola vez" con el aumento en unos 50.000 millones de euros de sus provisiones y creando un colchón de capital, principalmente a costa de la cuenta de resultados de un único año, ha anunciado el ministro de Economía y Competitividad, Luis de Guindos. "La reforma pretende crear entidades viables y un saneamiento rápido", afirmó en rueda de prensa para avanzar las principales líneas del decreto ley que aprobará el Consejo de Ministro mañana.

El ministro de Economía y Competitividad, Luis de Guindos, ha asegurado que la reforma financiera que prevé aprobar este viernes el Ejecutivo "beneficiará" a los ciudadanos, al considerar que el saneamiento rebajará el precio de la vivienda una vez que se haya materializado el ajuste de precios de los activos inmobiliarios en los balances de las entidades.

Aquellas entidades que decidan participar en fusiones tendrán dos años para adaptarse al nuevo marco, siempre y cuando presenten antes del 30 de mayo un plan de viabilidad para aumentar su tamaño un 20 % e incluyan medidas de gobierno corporativo, así como un compromiso de concesión de crédito. Las entidades que anunciaron fusiones después del 1 de septiembre de 2011, como el Banco Popular con Pastor, o el Banco Sabadell al adquirir la CAM, podrán beneficiarse de esta prórroga.

En el caso de las entidades que ahora se animen a acometer fusiones y requieran un préstamo público, De Guindos ha explicado en rueda de prensa que pueden solicitarlo al Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB), con independencia de que en el pasado también hayan acudido a él. Para poder prestar, el FROB pasará de tener un capital de 9.000 a 15.000 millones de euros gracias a una aportación del Tesoro Público y tendrá la misma capacidad de endeudamiento que hasta ahora (90.000 millones), por lo que no afecta al déficit sino sólo a la deuda pública.

Tal y como se recoge en el real decreto que previsiblemente aprobará el Gobierno este viernes, el FROB aportará fondos a una entidad con la compra de bonos convertibles contingentes, títulos de renta fija que pasan a ser acciones bajo determinadas condiciones y que son conocidas en el argot financiero como "cocos".

El Gobierno está convencido de que su reforma financiera "dará lugar a un número suficiente de entidades, más sólidas, más saneadas y con un mejor gobierno corporativo", dijo De Guindos. Además, sostiene que la puesta en valor de los activos inmobiliarios de la banca contribuirá a mejorar el crédito y facilitará su salida al mercado.

PROVISIÓN ESPECÍFICA PARA ACTIVOS PROBLEMÁTICOS

Para los activos problemáticos se establece una provisión específica, con una dotación extraordinaria con cargo a resultados, por un importe próximo a 25.000 millones de euros. Además se dotarán 15.000 millones para crear un colchón de capital del 20 % del valor del suelo y del 15 % del de las promociones en curso, que irá con cargo a beneficios no distribuidos, ampliación de capital o la conversión de híbridos, entre los que se incluyen participaciones preferentes, bonos convertibles o deuda subordinada. De esa forma, entre las provisiones específicas y el colchón de capital, las entidades habrán saneado ya unos 40.000 millones adicionales, a los que se sumarán otros 10.000 millones de una nueva provisión genérica para cubrir posibles deterioros futuros.

De Guindos ha explicado que la nueva genérica, que será del 7 % y que podrá utilizar como base los fondos atesorados en la época buena, se hace en previsión de un posible deterioro de esa cartera inmobiliaria.

Tanto la nueva genérica, como las provisiones específicas y el colchón de capital se deberán hacer antes de que termine 2012.

De esa forma, tras la reforma, las provisiones específicas más el colchón de capital cubrirán un 80 % de los activos problemáticos en el caso del suelo (hasta ahora el 31 %); el 65 % en el caso de las promociones en curso (antes el 27 %) y el 35 % en edificios terminados y vivienda (antes el 25 %).