La Agencia Tributaria catalana no puede asumir competencias estatales

Gestha estima que necesitaria más de 4.000 nuevos efectivos para gestionarlas

economia

| 05.09.2017 - 13:55 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

El sindicato de Técnicos del Ministerio de Hacienda (Gestha) estima que la Agencia Tributaria de Cataluña necesitaría ampliar su plantilla en más de 4.000 nuevos efectivos para asumir las competencias de los tributos estatales si se consumara la independencia de la región.

El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, y el vicepresidente económico, Oriol Junqueras, presentaron este lunes el despliegue territorial y competencial de la agencia, y señalaron que la Generalitat ya estaría preparada para gestionar los tributos.

En un comunicado, Gestha señaló que se requeriría un plan de empleo o de una oferta de empleo público que sumara 4.234 nuevos miembros a la plantilla de la Agencia Tributaria catalana para gestionar los tributos estatales con el mismo número de empleados que en la actualidad.

Por otra parte, el sindicato afirmó que con el despliegue de 32 oficinas de la Agencia Tributaria catalana, la Generalitat apuesta "claramente" por la descentralización.

Con este despliegue, el Gobierno de Cataluña dice estar preparado para gestionar los tributos de forma independiente a partir del próximo 1 de octubre. No obstante, los Técnicos de Hacienda destacaron que "está lejos de ser una realidad, pues el Gobierno de España presentará un recurso de inconstitucionalidad contra cualquier norma que altere el marco vigente y el Tribunal Constitucional suspenderá la misma".

En este contexto, los Técnicos recordaron que, hasta la fecha, la agencia catalana cumple con la normativa fiscal y competencial vigente en España.

Así, expusieron desde que Gestha que la Agencia Tributaria de Cataluña se modificó de acuerdo con los principios del Código Tributario de Cataluña, que se aprobó el pasado mes de julio, dentro de las posibilidades que permite la Ley General Tributaria y la normativa que regula el actual sistema de financiación de las comunidades autónomas de régimen común.