IAG abandona los 'números rojos' y gana 96 millones hasta junio

Tras la reestructuración de Iberia

( )

economia

| 01.08.2014 - 13:46 h
REDACCIÓN
Más sobre: IberiaSuscrbeteSuscríbete

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

El holding IAG, que agrupa a Iberia, British Airways (BA) y Vueling, registró un beneficio neto de 96 millones de euros en el primer semestre de este año, frente a los números rojos de 503 millones de euros que se anotó en el mismo periodo del ejercicio anterior.

La compañía ha logrado estos resultados tras la reestructuración de Iberia que continúa teniendo un impacto positivo, según ha subrayado el consejero delegado de IAG, Willie Walsh.

La cifra de negocio semestral alcanzó los 9.289 millones de euros, lo que representa una mejora del 6,7% con respecto a los seis primeros meses de 2013, cuando ingresó 8.707 millones de euros.En este contexto, Walsh destacó el "impacto positivo" que continúa teniendo la reestructuración de Iberia, en la que se incluye el acuerdo alcanzado entre la aerolínea y sindicatos sobre un nuevo Expediente de Regulación de Empleo (ERE) de carácter voluntario, que podría afectar a un máximo de 1.427 personas, un 7,8% de su plantilla.

Según ha explicado, esta medida "creará nuevas oportunidades para que Iberia mejore aún más su rentabilidad durante los próximos dos o tres años". Así, en el primer semestre, Iberia registró un beneficio de las operaciones de 16 millones de euros, comparado con unas pérdidas de las operaciones de 35 millones de euros el año pasado.

Por su parte, el beneficio de las operaciones de British Airways hasta junio fue de 332 millones de euros, frente a los 247 millones de euros del mismo periodo del año anterior, mientras que Vueling registró un beneficio de 30 millones de euros, frente a los 27 millones de euros del año pasado.

En los primeros seis meses del año, el grupo se anotó un beneficio de las operaciones de 230 millones de euros, frente a una cifra negativa de 345 millones en el primer semestre de 2013.

En el segundo trimestre, todas las aerolíneas registraron el mejor resultado operacional desde el inicio de la crisis."Este resultado demuestra que seguimos progresando de forma sólida", aseguró Walsh, que destacó el "estricto" enfoque en la gestión de la capacidad.

En este sentido, el grupo ha anunciado que realizará recortes de la oferta "donde sea necesario", con un descenso previsto de alrededor de 3 puntos porcentuales para la temporada de invierno. No obstante, "los avances en Iberia" permitirán la incoporacion de ocho nuevos aviones Airbus, que reemplazarán la actual flota de largo radio.

PREVE MEJORAR EN 500 MILLONES SUS OPERACIONES EN 2014

Con todo, los ingresos por pasaje aumentaron un 9,1% con un aumento de la capacidad del 11,3% y una caída del ingreso unitario por pasaje del 0,9%, mientras que la facturación del negocio de carga cayó un 5,5%. La partida de otros ingresos descendió un 6,6% debido a la eliminación de los ingresos de 'handling' y mantenimiento de Iberia relacionados con Vueling.

En cuanto a los costes, se incrementaron un 3,6%, hasta los 9.059 millones de euros durante el primer semestre. El grupo redujo un 9,1% los costes unitarios por combustible -un descenso del 6,4% a tipo constante-.

Los costes de personal se recortaron un 8,9%, con una reducción media del 2,4% de empleados en plantilla, y un incremento del 14% de la productividad, como consecuencia de la incorporación de Vueling, el plan de ajuste de Iberia y el crecimiento de la capacidad en BA.

A 30 de junio, la deuda neta ajustada del grupo se redujo un 7,9%, situándose en los 5.249 millones de euros, mientras que su apalancamiento financiero ajustado se redujo hasta el 46%.

La compañía espera que el beneficio de las operaciones mejore al menos 500 millones de euros en 2014 respecto a la base de 770 millones de euros de beneficio operativo de 2013, aunque estima que sus ingresos unitarios se mantendrán "relativamente planos", con un incremento de márgenes gracias a la reducción de costes unitarios.