Grecia deberá esperar a noviembre para recibir más ayuda financiera

economia

| 04.10.2011 - 17:54 h
REDACCIÓN
Más sobre: GreciaSuscrbeteSuscríbete

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
80.4%
No
19.6%

Grecia deberá esperar posiblemente hasta noviembre para percibir otro tramo de ayuda financiera que necesita para mantenerse a flote, a la espera de que sus socios europeos decidan sobre un segundo paquete de rescate.

El ministro griego de Finanzas, Evangelos Venizelos, afirmó hoy que Grecia cuenta con fondos hasta mediados de noviembre para cubrir sus obligaciones, pero puede tener dificultades para cumplir con sus nuevos objetivos de reducción del déficit.

"Podemos tener problema para alcanzar el objetivo de cerrar el déficit en el 8,5 % de PIB este año. Está en nuestras manos, del Estado y de los ciudadanos alcanzar ese objetivo", dijo Venizelos en una rueda de prensa en Atenas tras una reunión del eurogrupo ayer en Luxemburgo.

Con este nuevo anuncio, Venizelos puso en entredicho un objetivo que el Gobierno se había fijado hace tan solo dos días, en el Consejo de Ministros extraordinario donde se aprobó el borrador de los presupuestos generales de 2012, en el que se revisó el déficit para este año del 7,6 % previsto inicialmente al citado 8,5 %.

Venizelos declaró que Grecia no tiene "ningún problema (de liquidez) hasta mediados de noviembre", después de que sus socios de la eurozona decidieran posponer la decisión de liberar el sexto tramo de ayuda de 8.000 millones de euros.

La bolsa de valores de Atenas se desplomó hoy y cerró a la baja un 6,28 % y con fuertes pérdidas en banca, de hasta el 10 %, colocándose el índice ASE al nivel de hace 18 años.

En el citado Consejo de Ministros, celebrado tras una semana de negociaciones con la troika (Fondo Monetario Internacional, Banco Central Europeo y Comisión Europea), el Gobierno anunció nuevas medidas de austeridad que deberán reportarle unos 7.110 millones de euros.

La troika debe elaborar un informe sobre los esfuerzos de Grecia y los progresos alcanzados para corregir sus cuentas, aunque las perspectivas son muy poco alentadoras, porque se teme que la deuda pública suba al 172 % del PIB en 2012, pese a las medidas de ahorro.

Grecia se vio obligada a apretar aun más el cinturón de sus ciudadanos, tras constatar que hay un nuevo agujero en el presupuesto estatal de 4.500 millones de euros para este año.

Venizelos descartó otras medidas adicionales de austeridad, pero puntualizó la importancia de aplicarlas.

A su vez, el vicepresidente del Gobierno, Teodoros Pangalos, reconocía en una entrevista al canal Skai que "se ha acabado la capacidad de los griegos de pagar más impuestos".

El desempleo subirá al 16,4 % en 2012, según el borrador de los Presupuestos Generales de 2012, debido a la contracción de la economía de previsiblemente un 5,5 % del PIB en este año y de un 2,5 %, el próximo.

Por otra parte, el sindicato de funcionarios públicos ADEDY ocupó hoy seis ministerios e impidió a los altos funcionarios acudir al trabajo.

Este grupo protestaba por la pérdida de un 40 % de su poder adquisitivo en los últimos dos años, fruto de recortes en las pagas extraordinarias, de reducciones salariales y de un impuesto extraordinario de solidaridad, entre otros ajustes.

Las protestas se dirigen además contra el previsto despido este año de cerca de 30.000 de los cerca de 900.000 funcionarios que había antes de comenzar las reformas.

Desde que se ha empezado a aplicar el programa de ajuste, se han desmantelado 170.000 empleos públicos, mediante jubilaciones anticipadas y otras medidas.

El Gobierno de Atenas ha acordado además con la troika que hasta 2015 se eliminarán otros 150.000 empleos públicos.

Como consecuencia de las protestas ante el ministerio de Finanzas, Venizelos no pudo hoy acceder a su despacho y tuvo que celebrar la rueda de prensa sobre el eurogrupo en otro recinto.

Para mañana, los sindicatos mayoritarios han anunciado una huelga general de 24 horas, que puede paralizar el tráfico aéreo, los ferrocarriles, el sector público y la actividad comercial.