Ganaderos reparten 3.000 kilos de pollo en Madrid en protesta por los bajos precios

economia

| 10.07.2014 - 18:54 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

La Unión de Pequeños de Agricultores (UPA) ha repartido gratuitamente este jueves en la Plaza de Callao en Madrid 1.500 pollos (3.000 kilos) entre la ciudadanía en protesta por los abusos de la gran distribución hacia los agricultores y ganaderos a la hora de fijar precios por debajo del coste de producción. En declaraciones a los medios, el secretario general de UPA, Lorenzo Ramos, ha señalado que desde hace un año aproximadamente vienen observando como grandes cadenas de distribución ofertan pollo como reclamo para atraer clientes a los supermercados y que así llenen la cesta con otros productos.

Esto, que puede suponer una ventaja para el consumidor en momentos de crisis, según UPA ha llevado el precio del pollo a niveles muy bajos que hacen que las granjas españolas ya no sean viables y acaben desapareciendo.

Según ha matizado, el coste de producción de un kilo de pollo es de 2,40 euros, mientras que las grandes cadenas ofertan desde junio de 2013 el kilo a 2,18 y 2,17, lo que supone vender por debajo de lo que cuesta producirlo.

"Esto es una práctica que está prohibida en nuestro país, la venta a pérdidas está prohibida en España; hay una Ley de la Cadena Comercial pero no está corrigiendo esto, esto no puede continuar así porque ellos en su política comercial lo que hacen es que aprietan hacia abajo y pagamos los productores", ha sentenciado.

Por este motivo, desde UPA han anunciado que presentarán la semana próxima una denuncia ante la Agencia de Información y Control Alimentarios (AICA) contra "seis grandes superficies" con la intención de acabar con la situación que viven los productores. "Están acabando con un sector que da trabajo a mucha gente, cuando tengamos que depender de lo que viene de fuera nos daremos cuenta de lo que cuesta", ha indicado.

Al respecto, ha añadido que grandes superficies extranjeras, como alguna de capital francés, colocan el pollo a bajo precio en España mientras que en Francia lo suben un euro más; a lo que ha añadido que ocurre lo mismo con productos tales como la leche, la carne de conejo o el aceite de oliva.

Según ha explicado, con el reparto gratuito de pollos de hoy en Callao quieren que los consumidores sepan que comprando pollo por debajo de 2,40Ç el kilogramo "nos estamos cargando nuestra producción". Así, ha subrayado que las granjas españolas se han adaptado a la normativa europea por lo que la calidad está garantizada, mientras que "lo que viene de fuera no cumple las normas de bienestar animal".

Por último, ha recordado que en los últimos cinco años se han cerrado más de 700 granjas avícolas, y que con cada explotación que se cierra se pierden alrededor de dos empleos directos y cuatro o cinco indirectos.