Funcas propone un contrato único con una indemnización de 10 días

Cree que el final de la recesión está cerca, aunque la recuperación será lenta

Navegando en internet (Telemadrid)

economia

| 22.07.2013 - Actualizado: 22:42 h
REDACCIÓN
Más sobre: FuncasSuscrbeteSuscríbete

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

La Fundación de Cajas de Ahorros (Funcas) cree que uno de los pasos que habría que dar para incrementar el empleo sería cambiar los actuales contratos temporales por un solo contrato único indefinido con una indemnización por año trabajado de diez días que iría aumentando "suavemente" hasta alcanzar los 23 días.

Así lo señala el vocal del Consejo Consultivo la fundación Guillermo de la Dehesa Romero en el artículo 'La economía española a medio plazo' que incluye la última revista 'Cuadernos de Información Económica', donde advierte de que aumentar el empleo no será fácil, aunque las últimas reformas laborales conseguirán hacerlo más rápido que en otras recesiones.

De hecho, cree que, a corto plazo, se podría estabilizar el crecimiento neto de la tasa de paro con un umbral de crecimiento del PIB del 0,30% y, a largo plazo, podría bastar un umbral del 1,35% de crecimiento para crear empleo neto.

Aún así y para incrementar el empleo, apuesta por el contrato único y por reducir los dos años de duración de la prestación por desempleo y, al mismo tiempo, aumentar la tasa de reemplazo del salario o porcentaje del último salario en la prestación, en lugar de mantener los dos años y reducir del 60% al 50% la tasa de reemplazo, como se ha hecho hasta ahora.

De la misma forma, resalta la importancia de lanzar políticas activas de empleo, publicar las cifras de empleo y afiliación de forma desestacionalizada para evitar malentendidos y fomentar la formación dual a través de agencias privadas con tarifas razonables, que es la forma más rápida de reducir el número de los 3 millones de parados de larga duración.

En cualquier caso y tras repasar el contexto nacional e internacional, De la Dehesa asegura que a finales de 2013 la recesión podría empezar a tocar fondo, lo que permitiría al PIB cerrar en positivo en 2014. En 2018, el crecimiento sería del 1,6%, por lo que la economía sería capaz de crear empleo.

En 2019, según el vocal de Funcas, España podría registrar un superávit fiscal primario (descontando el coste anual de refinanciar la deuda), mientras que en 2020 el paro registrado podría caer un 40% tras haberse creado 2,2 millones de empleos netos desde 2014. Así, en 2025 se recuperaría la tasa de desempleo desestacionalizada actual de la eurozona (12,2%).

LA DEUDA PUBLICA NO CUMPLIRA MAASTRICH HASTA 2030

En 2024, la deuda privada caería al 110% del PIB, la mitad que en 2009, y en 2030, la deuda pública caería al 60% cumpliendo el Tratado de Maastrich. Según De la Dehehsa, será "difícil" reducir la deuda pública, que alcanzará el 96,8% en 2014 en términos de Maastrich.

En este mismo sentido se manifiestan Angel Laborda y María Jesús Fernández, de la dirección de coyuntura y estadística de Funcas, en otro artículo de la publicación titulado 'Se aproxima el final de la recesión, pero la recuperación será lenta'. En concreto, reiteran que la economía está "tocando fondo" y que comenzará a presentar tasas positivas a partir del último trimestre del año.

Aún así, recuerdan que los fundamentos de la demanda nacional siguen siendo "muy débiles" y algunos de los desequilibrios acumulados en la etapa de expansión aún no se han terminado de corregir. En este contexto, avisan de que la única fuente de crecimiento serán las exportaciones, que tienen una capacidad "limitada" para impulsar la economía, por lo que la recuperación será "lenta".

Según los autores, la economía y el empleo han tendido a la estabilización en el segundo trimestre, pero será en el cuarto cuando el PIB volverá a positivo, algo más tarde de lo que sostiene el Ministerio de Economía. Para el conjunto del año, Funcas estima una caída del 1,5% y en 2014 espera que el PIB crezca un 0,7%.

En este contexto, Laborda y Fernández creen que el número de puestos de trabajo equivalentes a tiempo completo seguirá reduciéndose durante este año, ya que sólo "bien avanzado" 2014 la economía habrá alcanzado un ritmo de crecimiento compatible con "una mínima creación de empleo neto". Así, el empleo caerá un 3,7% este año y un 0,9% en 2014, lo que elevará la tasa de paro al 26,5% este año y permitirá reducirla al 25,8% el año que viene por el descenso de la población activa.

FACTOR DE SOSTENIBILIDAD, REFORMA DEFINITIVA.

Por otro lado, José A. Herce, de Analistas Financieros Internacionales, describe en otro estudio la reforma de las pensiones en España y asegura que el factor de sostenibilidad tiene el potencial de lograr la sostenibilidad a largo plazo del sistema de pensiones en sí, pero advierte de que en caso de aprobarse, sería necesario una reorganización de los sistemas de pensiones preexistentes para asegurar un equilibrio público/privado óptimo.

Por ello, Herce valora de forma positiva la propuesta del grupo de expertos sobre el factor de sostenibilidad, tanto en lo que respecta al Factor de Equidad Intergeneracional (FEI), que traslada la variación de la esperanza de vida a la pensión futura, como al Factor de Revalorización Anual (FRA), que ajusta todas las pensiones en función de los ingresos del sistema, el número de las mismas, la brecha entre el valor de las pensiones y el balance de gastos e ingresos del sistema.

Para Herce, de todos estos factores que integran el FRA cabe esperar un "constante deterioro" en los años sucesivos, por lo que la "expectativa más razonable" es que las pensiones desciendan no tanto respecto a su nivel actual, sino a las que se hubiesen obtenido mediante la aplicación estricta de las fórmulas actuales sin la introducción del factor de sostenibilidad.

En su opinión, la única forma de evitar una caída significativa de las pensiones y limitar el juego de los elementos del factor de sostenibilidad radicaría en aumentar las cotizaciones a la Seguridad Social o retrasar todavía más la edad de jubilación.