España líder europeo en absentismo laboral

Las faltas indebidamente justificadas cuestan a las empresas españolas 9.100 millones de euros anuales

Las justificadas tienen un coste laboral de 2.000 millones

El miedo a perderlo supone que muchos se lo piensen dos veces antes de ausentarse de su puesto

nacional

| 25.10.2010 - 22:37 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
80.4%
No
19.6%

El absentismo al trabajo alegando motivos de salud no debidamente justificados cuesta a las empresas españolas 9.100 millones de euros anuales, mientras que las faltas justificadas tienen un coste laboral de 2.000 millones, según los estudios realizados por IESE y las consultoras "a-persona" y AON.

En el análisis realizado por la escuela de negocios y a-persona, en el que participaron más de cuarenta altos directivos de empresas privadas españolas, se señala que por ausencias justificadas cada empleado "pierde" unas 60 horas al año.

En el estudio realizado por AON se destaca que España se sitúa en el primer lugar del absentismo laboral entre los 10 países europeos analizados, en los que se entrevistó a 7.500 empleados.

Según el estudio de IESE, el absentismo laboral es uno de los grandes problemas de la "baja productividad" del mercado de trabajo español, y por tanto, uno de los obstáculos a superar a la hora de plantear mejorar su competitividad.

El socio director de a-persona, José Ignacio Echegaray, explicó en la presentación del estudio que el problema del absentismo forma parte de la cultura española y es parte de una mentalidad que debe transformarse.

La gerente del centro IESE-IRCO, Ángela Gallifa, señaló que las empresas deben invertir más en la formación de sus empleados para que incrementen sus capacidades y estén motivados y así "cambie su mentalidad".

Esta política para incentivar a los empleados, debe enmarcarse en acciones para que los mandos intermedios tengan un papel más importante en la estructura de la compañía y para que la comunicación entre los altos directivos y los empleados mejore.

Así, los problemas que tienen los empleados llegarán más fácilmente a la parte de la compañía con capacidad para resolverlos, lo que ayudará a que el absentismo baje, agregaron.