España crecerá un 0,9 % en 2011, con un 20,3% de desempleo

España necesitará al menos 15 años para regresar a los niveles de desempleo previos a la crisis

La OCDE recorta al 1,6% la previsión de crecimiento para 2012

Gurría subraya que España debe reducir el paro de forma sostenible

economia

| 25.05.2011 - 11:45 h
REDACCIÓN

La OCDE mantuvo en el 0,9 % la previsión de crecimiento económico para España en 2011, en su informe semestral de Perspectivas Económicas publicado hoy, pero empeoró las de desempleo, que situó en un 20,3 % de media, frente al 19,1 % de noviembre. La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) además limitó las expectativas de crecimiento para 2012 al 1,6 %, dos décimas menos de lo que calculó en noviembre. El organismo internacional advierte que España necesitará al menos 15 años para regresar a los niveles de desempleo previos a la crisis.

Según la OCDE, aunque el nivel medio de desempleo empiece a bajar en 2012, lo hará de forma muy moderada y se quedará de media en el 19,3 %, y no en el 17,4 % que había calculado en su informe precedente.

Los nuevos pronósticos de la OCDE respecto a la evolución del mercado laboral español se muestran mucho más sombríos que en la anterior publicación de perspectivas de noviembre de 2010. De hecho, las previsiones más a largo plazo de la OCDE estiman que la tasa de paro de España se situará en el 14,5% en el cuarto trimestre de 2015 y sólo se situará en un nivel similar al anterior a la crisis en 2026, cuando la tasa de desempleo se situará en el 8,9%, frente al 8,6% registrado al cierre de 2007.

La OCDE aconseja a España que reduzca el coste del despido para los trabajadores fijos -en la línea con lo que volvió a hacer esta misma semana el Banco de España- y que se decantó por un contrato único. Igualmente insiste en la necesidad de una reforma de la negociación colectiva de los salarios, que está siendo abordada por patronal y sindicatos.

En el análisis de la OCDE sobre la economía española, las consecuencias del estallido de la burbuja siguen ocupando mucho espacio porque, y aunque la corrección en este sector está "bien avanzada", la actividad va a continuar deprimida por la gran cantidad de viviendas sin vender. En ese contexto, la recuperación económica se va a producir "gradualmente" y eso implicará que la disminución del desempleo, que en España es con diferencia el más elevado de los 34 países miembros de la OCDE, se produzca "lentamente".

Además del paro, otro problema que explica la ralentización del consumo este año -con una progresión prevista del 0,4 % tras el 1,2 % en 2010- es la escalada del precio del petróleo, que en abril elevó la inflación interanual al 3,5 % y ha erosionado la renta real disponible.

Ese repunte del índice de precios al consumo debería, no obstante, moderarse y la inflación media en 2011 quedar en el 2,9 % (2 % en 2010) e incluso reducirse al 0,9 % en 2012.

CUMPLIRA EL OBJETIVO DE DEFICIT EN 2012

La OCDE da por hecho que el déficit público se podrá reducir del 9,2 % del PIB en 2010 al objetivo del 4,4 % en 2012, pero señala que tienen que precisarse algunos de los recortes del gasto para el año próximo y pone el acento en que el Gobierno ha asegurado que reducirá lo que sea necesario su nivel de inversiones para cumplir con ese déficit.

También constata que los intereses de la deuda siguen comparativamente elevados por la crisis en la zona euro y que se han tomado diversas medidas para reducir la percepción de riesgo por parte de los inversores, como obligar a los bancos a dar detalles sobre su exposición al sector inmobiliario y aumentar los requerimientos en capital a las entidades financieras.

Los autores del estudio advierten de que el diferencial de la deuda española (con el alemán, que se toma como referencia) puede permanecer alto, en particular si hubiera una reestructuración de deuda en la zona euro, y añaden que si esa situación fuese duradera empeoraría las condiciones de financiación de las empresas.

También admiten que las cosas para España podrían ir mejor de lo que ellos dicen si se produjera un tirón de las exportaciones que diera un empuje a la inversión.

GURRÍA: ESPAÑA DEBE REDUCIR EL PARO DE FORMA SOSTENIBLE

El secretario general de la OCDE, Ángel Gurría, subrayó hoy que España debe fijarse como prioridad de su política económica la reducción del paro "de forma sostenible", con políticas dirigidas de forma particular a los jóvenes. "Se trata de bajar el paro de forma sostenible" y eso vendrá del crecimiento económico pero también de reformas políticas para recuperar empleos y dirigidas en especial a "los jóvenes", señaló Gurría a la prensa tras la presentación del informe de Perspectivas Económicas de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE).

La organización mantuvo sin cambios su previsión de que la economía española crecerá este año un 0,9 %, por debajo del 1,3 % que espera el Gobierno, pero empeoró los augurios sobre la evolución de la tasa de paro. En concreto, espera que el desempleo llegue este año al 20,3 % de media, frente al 19,1 % que había calculado en noviembre.

Las razones son que "los datos del empleo no han sido buenos" en los últimos meses y que la recuperación económica no va a ser suficiente para absorber el crecimiento de la población activa que se está dando por motivos demográficos, explicó el "número dos" del servicio económico de la organización, Jorgen Elmeskov.

Elmeskov reconoció que al menos se han llevado a cabo reformas estructurales en España, incluidas las del mercado de trabajo.

En términos globales, Gurría puso el acento en que "la crisis no ha quedado atrás" sino que "sólo cambia de piel" y aunque en los últimos meses haya elementos de positivos, también hay ciertos riesgos, y en especial la crisis de la deuda en varios países europeos, pero también en otros como Estados Unidos.