El Tesoro vuelve a superar su objetivo y coloca 5.915 millones en bonos a tipos más bajos

El interés de los bonos a tres años se sitúa en el nivel más bajo de la serie histórica

economia

| 16.01.2014 - 12:11 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
80%
No
20%

El Tesoro ha cerrado con éxito la segunda subasta del año al colocar 5.915 millones de euros en bonos, mucho más de lo previsto, ofreciendo a los inversores intereses más bajos que en la anterior ocasión, aunque la demanda ha bajado en comparación con emisiones anteriores.

En concreto, el organismo ha vendido 2.662 millones en bonos a 3 años, aunque las peticiones de los inversores han bajado pese a superar en 2,2 la cantidad colocada (3,6 veces en la anterior ocasión). El tipo medio ofrecido por este papel también ha bajado al pasar del 2,182% registrado en diciembre al 1,595% actual. De hecho, el interés se ha situado en el nivel más bajo de la serie histórica del Tesoro, que arranca en 1993.

Por otro lado, el Tesoro ha vendido 1.442 millones en obligaciones a 15 años con un cupón del 5,15%. En este caso, la demanda también ha bajado, puesto que las peticiones han superado en 2 veces lo emitido (2,7 veces la vez anterior), mientras que el tipo medio se ha mantenido en el mismo nivel que en la última subasta, al pasar del 4,192% de la semana pasada al 4,199% actual.

Finalmente, el organismo adscrito al Ministerio de Economía ha colocado 1.811 millones en obligaciones con un cupón del 5,90% y vida hasta el 30 de julio de 2026. En este caso, la demanda también se ha moderado pese a superar en 1,4 veces lo vendido (2,4 veces en la anterior ocasión), mientras que el tipo medio ha pasado del 4,469% registrado en noviembre al 3,977% actual.

En cualquier caso, el Tesoro ha conseguido cerrar con éxito la segunda emisión del año, como ya ocurrió con la primera, en un momento en el que la prima de riesgo se mantiene por debajo de los 200 puntos básicos, con una rentabilidad próxima al 3,7%.