El PIB siguió cayendo a un "ritmo significativo" en el tercer trimestre

El Banco de España dice que el deterioro del déficit se irá corrigiendo lo que queda de año

Luis Linde

economia

| 26.09.2012 - 09:40 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

El Banco de España ha avanzado hoy que los datos disponibles del tercer trimestre sugieren que el PIB "siguió cayendo a un ritmo significativo" hasta septiembre -tras cerrar junio en una recesión del 1,3 % interanual- en un entorno en el que la tensión financiera permaneció en cotas "muy elevadas".En el Boletín Económico de septiembre, publicado hoy, el organismo supervisor indica no obstante que la información del trimestre es aún incompleta y apenas incluye indicadores cuantitativos que permitan anticipar el impacto de la elevación del IVA introducida el 1 de septiembre.

La previsión del Gobierno es que el ejercicio cierre con una caída de la economía del 1,5 %, aunque otros organismos como la OCDE la elevan al 1,6 %, y el FMI sitúa la recesión en el 1,7 %.Por lo que respecta al deterioro del déficit del Estado con respecto al año previo (4,77 % del PIB según datos de ayer mismo, por encima del 4,5 % previsto para todo el ejercicio) a juicio del organismo se irá "corrigiendo parcialmente" en lo que resta de 2012 en la medida en que se vaya regularizando el flujo de transferencias entre administraciones públicas.

Destacan que en los primeros trimestres del año el déficit se ha visto alterado por los pagos adelantados del Estado y en particular recuerdan que los anticipos de pagos recibidos han contribuido a que el conjunto de las CCAA haya registrado un déficit del 0,77 % del PIB en el primer semestre del año, frente al objetivo de déficit del 1,5 % acordado por el Consejo de Política Fiscal y Financiera para el conjunto de 2012.

Sobre la política fiscal, la entidad gobernada por Luis María Linde indica que los desarrollos más recientes siguen estando marcados por la necesidad de cumplir con los objetivos de déficit de las administraciones públicas pactados con Bruselas el pasado julio (6,3 % y el 4,5 % del PIB en 2012 y 2013, respectivamente).

Con relación al consumo privado destaca el deterioro de la confianza de los hogares, tanto en el mes de julio como especialmente en agosto, en tanto que la confianza del comercio minorista también empeoró en esos meses, aunque de forma menos acusada.

"RELATIVA ESTABILIDAD" EN LA TASA DE CRECIMIENTO DEL PARO

El organismo supervisor recuerda que en términos interanuales, el ritmo de avance del paro ha alcanzado el 17,8 % en el segundo trimestre hasta situar la tasa de desempleo en el 24,63 %.Y señala que los datos del desempleo registrado en los servicios públicos de empleo de julio y agosto "anticiparían" esa relativa estabilidad de la tasa de desempleo.

De acuerdo con los datos de la Encuesta de Población Activa (EPA) del segundo trimestre, el Banco de España destaca que el descenso en los contratos indefinidos ha sido "algo más intenso" que el de los temporales en el segundo trimestre, pauta que, según afirma, se mantendrá en el tercero.

En este sentido, indica que, con los datos conocidos hasta agosto, los contratos indefinidos han disminuido el 6,5 % en tasa interanual, lo que sitúa su peso en el 6 % del total de la contratación, un porcentaje similar al de un año antes. Respecto al empleo, destaca que por primera vez desde finales de 2009 se ha producido una disminución (del 1 %) en la ocupación entre los trabajadores mayores de 45 años en el segundo trimestre, aunque, como lleva ocurriendo desde el inicio de la crisis, la mayor caída interanual ( del 13,9 %) ha sido entre los menores de 30 años.

Respecto al impacto de la crisis en la composición del empleo y su impacto sobre la calidad del factor trabajo, afirma que los cambios que se han producido desde el inicio de la crisis debido principalmente al fuerte proceso de destrucción de empleo explican "el acusado repunte de la productividad aparente del trabajo".