El juez aprobará esta semana el plan de liquidación de Afinsa

economia

| 09.05.2011 - 11:53 h
REDACCIÓN
Más sobre: AfinsaSuscrbeteSuscríbete

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

El titular del Juzgado de lo Mercantil número 6 de Madrid, Francisco Javier Vaquer, aprobará esta semana el plan de liquidación de Afinsa, que, en el supuesto más favorable para los 190.666 clientes, contempla iniciar a finales de año la devolución del 5 por ciento de las cantidades invertidas.

Según informa el Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM), el juez mercantil dará esta semana el pistoletazo de salida para la venta inmediata de parte de los activos de la empresa de bienes tangibles, que fue intervenida hace cinco años junto a Fórum Filatélico.

No obstante, la venta de los bienes y el consiguiente pago a los clientes podría quedar paralizado si el auto se recurre ante la Audiencia Provincial de Madrid, como previsiblemente harán los antiguos gestores de Afinsa si no se acatan las recientes sentencias del Tribunal Supremo que atribuyen un carácter mercantil a los contratos.

Ese carácter mercantil obliga a separar la filatelia de los activos de Afinsa para poder entregarla a los clientes, lo que plantea serias dificultades, según la administración concursal, que es la encargada de la liquidación.

Los administradores concursales, que han defendido el carácter financiero de Afinsa, insisten además en que el juez mercantil no tiene que aceptar la tesis de la Sala de lo Contencioso-Administrativo del Tribunal Supremo, ya que esa interpretación sobre los contratos se hizo para negar la responsabilidad patrimonial del Estado por la intervención de ambas compañías.

El plan de liquidación establece con carácter prioritario la venta de los inmuebles (especialmente el Palacio del Nuncio, en Aranjuez, y la sede de la empresa, en Madrid), con el objetivo de engrosar la tesorería y liquidez existente, que ahora ronda los 116 millones de euros.

La enajenación de esos activos permitiría realizar un primer pago del 5 por ciento de las cantidades invertidas, que se devolverían posteriormente en tramos del 5 por ciento conforme se avance en el proceso de liquidación.

No obstante, los clientes sólo pueden tener la expectativa de recuperar como máximo el 30 por ciento de lo que invirtieron, ya que Afinsa cuenta con activos valorados en 812,64 millones, frente a unas deudas de 2.443,75 millones, según el informe definitivo de situación patrimonial.

El déficit patrimonial se ha reducido frente al previsto inicialmente gracias a que la Agencia Tributaria debe a Afinsa 195,24 millones de euros.

El plan de liquidación está sometido a algunas incertidumbres, sobre todo en lo relativo a los inmuebles, que están agrupados sobre todo en la sociedad Oikia Real Estate y que tenían un valor de 105 millones de euros a finales de 2007.

En este sentido, los administradores concursales avisan de que "será la propia respuesta del mercado inmobiliario la que venga a confirmar el valor de los inmuebles cuando se acuerde proceder a su subasta", que espera que se materialice en un plazo de seis meses.

En sus respuestas a las alegaciones de los clientes sobre el plan de liquidación, los administradores concursales consideran "razonable" que se suspenda temporalmente la venta de la participación en Spectrum Group, la antigua filial cotizada de Afinsa en Estados Unidos, que tiene un valor contable de 14,6 millones de euros.

Los administradores concursales creen que, una vez se aclare el proceso penal por estafa que se sigue en el Juzgado Central de Instrucción número 1 de la Audiencia Nacional, "lo razonable será que el valor de cotización de las acciones de Spectrum se vaya acercando a su valor teórico según balance e incluso pueda superarlo habida cuenta de los resultados económicos" logrados en los últimos tres años.

Los activos más difíciles de liquidar serán los 150 millones de sellos, valorados en 249 millones de euros, ya que sólo el 30 por ciento tiene relevancia para los coleccionistas.

Los administradores concursales contemplan la posibilidad de suspender temporalmente la venta hasta que se resuelvan los procedimientos penales, algo que deberá decidir el juez mercantil en el auto que se hará público esta semana.