La Bolsa española baja el 0,9% por la recogida de beneficios, tras la subasta del BCE

economia

| 21.12.2011 - 09:32 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

La Bolsa española bajó este miércoles el 0,9 por ciento afectada por la recogida de beneficios y las ventas que han acontecido en la renta variable y la deuda después de la subasta de dinero a tres años que ha celebrado el Banco Central Europeo (BCE). El principal indicador de la Bolsa española, el IBEX 35, perdió 76 puntos, el 0,9 por ciento, hasta 8.378,40. La caída anual crece hasta el 15,02 por ciento.

En Europa, con el euro en 1,302 dólares, Milán cayó el 0,97 por ciento; Fráncfort, el 0,95 por ciento; París, el 0,82 por ciento; el índice Euro Stoxx 50, el 0,8 por ciento, y Londres, el 0,55 por ciento.

La bolsa española empezaba el día con ganancias moderadas que le permitían superar el nivel de 8.500 puntos y que se sustentaban gracias al avance de las plazas europeas. Moody's había decidido mantener la máxima calificación crediticia del Reino Unido.

El mantenimiento de los tipos de interés en Japón casi en el 0 por ciento había contribuido al comienzo de sesión, así como la situación del mercado de deuda, en el que el rendimiento de la deuda española a largo plazo bajaba hasta el 4,95 por ciento.

El mercado ignoraba la caída del 0,2 por ciento del PIB italiano en el tercer trimestre y aguardaba a la celebración de la subasta de deuda a tres años por el BCE por encima de la cota de 8.500 puntos.

El resultado de esta puja, en la que el organismo emisor colocó cerca de medio billón de euros, mucho más dinero del previsto, desencadenó un alza repentina de la bolsa de un punto porcentual que le elevó hasta 8.600 puntos, con una subida cercana al 2 por ciento. El euro avanzaba hasta 1,32 euros.

Desde este momento, el mercado redujo sus ganancias al sobrevenir ventas en el mercado de deuda y por otras circunstancias, como los rumores de una inminente rebaja de la nota de la deuda de Francia o la publicación de varios estudios sobre la evolución al alza del déficit español este año.

Las ganancias desaparecieron a media sesión y las pérdidas se fueron incrementando al tiempo que los futuros estadounidenses bajaban, con lo que la bolsa descendía hasta 8.300 puntos. El rendimiento de la deuda crecía al 5,2 por ciento.

Aunque Wall Street registraba pérdidas moderadas en la apertura y crecían el 4 por ciento de las ventas de viviendas de segunda mano en los Estados Unidos en noviembre, la bolsa no conseguía escapar de las pérdidas al cierre de la sesión, que concluía pendiente del nuevo gobierno español.

SOLO SE SALVA REPSOL

Excepto Repsol, que subió el 0,51 por ciento, el resto de los grandes valores bajó, con el Banco Santander a la cabeza al ceder el 1,43 por ciento, seguido de Telefónica, con un descenso del 1,33 por ciento, en tanto que Iberdrola bajó el 1,02 por ciento, y BBVA, el 0,31 por ciento.

Después de la subida de la víspera por la venta de su paquete en Repsol, la mayor caída del IBEX y de la bolsa correspondió a Sacyr, el 6,19 por ciento, seguida de Mapfre, que cedió el 3,87 por ciento después de anunciar que el próximo año tendrá nuevo presidente, en tanto que Indra cedió el 2,94 por ciento.

FCC comandó las ganancias del IBEX con un avance del 1,37 por ciento, en tanto que Técnicas Reunidas subió el 1,05 por ciento, y Grifols y Acciona, el 0,8 por ciento cada uno.

En el mercado continuo, después de Sacyr destacó la subida del 13,56 por ciento del Banco de Valencia, en tanto que Dinamia lideró las pérdidas al bajar el 4,36 por ciento.

La rentabilidad de la deuda española a largo plazo crecía 20 centésimas y se situaba en el 5,23 por ciento, mientras que el rendimiento de los bonos alemanes bajaba del 1,95 al 1,93 por ciento.

El efectivo negociado se situó en 2.861 millones de euros, de los que cerca de 1.300 fueron intermediados por inversores institucionales.