Ares desmiente con rotundidad que el País Vasco esté en riesgo de quiebra, como dice el PNV

Urkullu dice haber recibido una llamada "desesperada" de Gobierno vasco porque las arcas están vacías

nacional

| 03.02.2012 - 13:49 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
80.4%
No
19.6%

El consejero del Interior del Gobierno vasco, Rodolfo Ares, ha desmentido hoy "rotundamente" que Euskadi esté en riesgo inminente de quiebra, tal y como ha asegurado el presidente del PNV, Íñigo Urkullu, a quien ha acusado de intentar desprestigiar al Ejecutivo de Patxi López y a Euskadi. "Euskadi no está en quiebra", ha zanjado Ares en declaraciones a los medios durante el 38 congreso federal del PSOE, que se celebra en Sevilla, y ha negado que el Gobierno vasco haya hecho ninguna llamada angustiosa al PNV en ese sentido, como ha dicho Urkullu.

Ha acusado en esta línea a Urkullu de "manipular" la situación y ha sostenido que la coyuntura financiera del País Vasco "desde luego no es la que él describe". Ares ha admitido que el País Vasco está pasando dificultades, como todos los gobiernos autonómicos, pero ha dejado claro que "todo el mundo conoce la situación de Euskadi", mejor que tras comunidades autónomas.

Según ha explicado, el Gobierno de López hace más de dos años y medio que lleva planteando al PNV y a otros partidos como el PP medidas para afrontar reformas sobre la fiscalidad o la lucha contra el fraude y poder tener más recursos, y "nadie puede decir cosas que no son ciertas".Además, ha recalcado que todas las conversaciones que han tenido con los diversos partidos "se han planteado con toda transparencia y con toda claridad".

Pero nada tiene que ver esa posición política conocida -ha subrayado- con un intento del PNV y de su presidente para "desprestigiar al Gobierno y desprestigiar la solvencia de Euskadi" a través de "la manipulación"."Urkullu está siempre más preocupado en atacar y combatir al Gobierno vasco aunque sea a través de la manipulación que en arrimar el hombro para salir de la crisis y que todas las instituciones trabajen juntas para afrontar la grave situación", ha apostillado.

En este sentido, se ha comprometido a seguir trabajando para buscar acuerdos "con todos aquellos que quieran arrimar el hombro", después de insistir en que la situación del País Vasco es complicada, como la de todas las autonomías, pero "es una comunidad solvente y, desde luego, no está en quiebra". "Para nada, desde luego lo desmiento rotundamente", ha reiterado Ares. Urkullu ha asegurado hoy que su partido "tiene constancia" de que la situación económica del Gobierno vasco reviste una "extrema gravedad" por el "déficit desbocado" y la "falta de recursos" existentes, y ha afirmado que ve riesgo de "quiebra inminente".

URKULLU DICE HABER RECIBIDO INFORMACIÓN DISTINTA

Horas antes, el presidente del PNV, Iñigo Urkullu, aseguraba que su partido "tiene constancia" de que la situación económica del Gobierno vasco reviste una "extrema gravedad" por el "déficit desbocado" y la "falta de recursos" existentes y ha afirmado que ve riesgo de "quiebra inminente".En una rueda de prensa celebrada en Bilbao, Urkullu ha explicado que el conocimiento del "desfase económico" que "amenaza con colapsar la acción inmediata" del Gobierno vasco está avalada en "datos propios" y por la llamada "desesperada" de un consejero de "peso" de Patxi López -cuyo nombre no ha desvelado- que "reclamaba ayuda al PNV para encontrar soluciones o nuevas vías de inyectar recursos extraordinarios a las vacías arcas gubernamentales".

El presidente del PNV ha exigido al Gobierno del lehendakari López "transparencia y realismo" ante la próxima reunión del Consejo Vasco de Finanzas y ha pedido que presente allí el "estado real de sus cuentas" y el "afloramiento de su déficit acumulado" para poder hacer frente a esta "delicadísima situación financiera".Preguntado a cuánto podría ascender el "agujero" en las arcas del Gobierno vasco, Urkullu ha asegurado que podría alcanzar los mil millones de euros. "La estimación que tenemos del déficit público en el Consejo Vasco de Finanzas de octubre pasado era de unos 706,5 millones de euros, con la percepción de que un 50 % más de esa cifra se haya incrementado", ha explicado Urkullu, quien ha recordado que el Ejecutivo ha llegado al límite de deuda posible.

Ante esta situación de "emergencia", el dirigente nacionalista se ha mostrado dispuesto a "arrimar el hombro", pero partiendo de un ejercicio "sincero y descarnado" de transparencia en las cuentas. Ha exigido también al Gobierno vasco que dé a conocer el "escenario de amortizaciones previstas", así como que haga públicos a la "mayor brevedad" los datos disponibles del grado de ejecución presupuestaria del ejercicio de 2011, los compromisos plurianuales aprobados y su calendario de afección.

Además, ha requerido al Ejecutivo de López el "cese" de manifestaciones que "a modo de cortina de humo" pretenden hacer un ejercicio de "escapismo premeditado"."No casan las peticiones angustiosas de colaboración hechas en privado con posiciones públicas displicentes, contradictorias e irresponsables", ha censurado Urkullu, quien ha criticado la actitud de "menosprecio" mostrada por el Gobierno Vasco ante el "ánimo sincero de colaboración" de su partido.

Ha reiterado que el PNV está dispuesto a "sacrificarse políticamente" ante esta "grave" situación, aunque ha dicho que no participará en "operaciones tácticas que pretendan aliviar temporalmente necesidades contables sin calado ni profundidad".

Urkullu ha hecho un "llamamiento especial" al PP, socio preferente del PSE en el Gobierno Vasco, para que "comparta" el "desvelo por la grave crisis deficitaria detectada" y "conjuntamente" puede hacerse frente a esta situación "crítica"."La solvencia de las instituciones del país está para el PNV por encima de cualquier interés político particular", ha resaltado Urkullu, quien ha pedido un ejercicio de "gobierno" a López y ha reiterado que un posible adelanto electoral en Euskadi está en manos del lehendakari y del PP.