Bruselas quiere conocer los recortes de 2012 antes de suavizar el objetivo de déficit

El Gobierno aprobará este viernes el techo de gasto y el déficit para 2012

El Eurogrupo dice que habrá solución para España ante su desvío del déficit

De Guindos afirma que España hará un "esfuerzo redoblado" por la desviación del déficit

economia

| 28.02.2012 - Actualizado: 18:59 h
REDACCIÓN

El vicepresidente de la Comisión y responsable de Asuntos Económicos, Olli Rehn, ha rechazado este martes suavizar el objetivo de reducción de déficit para España este año (que supone bajar del 8,51% al 4,4% del PIB) antes de conocer los motivos del desvío fiscal en 2011 y las nuevas medidas de ajuste incluidas en el borrador de presupuestos de 2012.

"En primer lugar, necesitamos plena información sobre el desvío fiscal de 2011 y los motivos de este desvío", ha dicho Rehn en unas jornadas sobre el Gobierno económico de la UE en la Eurocámara. Respondía así a una pregunta de la líder del PP catalán, Alicia Sánchez-Camacho, sobre si Bruselas flexibilizará el objetivo para España tras constatarse que la cifra final de déficit del año pasado es 2,51 puntos superior a lo prometido a la UE. "En segundo lugar, necesitamos plena información sobre el borrador de presupuesto y las medidas concretas previstas de consolidación fiscal para este año 2012", ha explicado el responsable de Asuntos Económicos.

"Cuando tengamos esa información, y confío que sea en las próximas semanas, durante el mes de marzo, podremos entonces examinar si España está tomando medidas eficaces para garantizar la sostenibilidad estructural de sus finanzas públicas", ha indicado Rehn. "Sólo podemos volver a este tema cuando tengamos plena información sobre el desvío fiscal del año pasado y los planes presupuestarios de este año", ha resaltado el vicepresidente del Ejecutivo comunitario.

Rehn ha admitido que la revisión de los objetivos fiscales es "una de las cuestiones clave en la política económica y presupuestaria europea del momento y por supuesto para España y su política económica, sostenibilidad fiscal y crecimiento económico". "El Pacto de Estabilidad no es estúpido, se centra en la sostenibilidad estructural de las finanzas públicas y este será nuestro foco cuando hagamos el análisis", ha insistido Rehn. Y ha recordado que los ministros de Economía de la UE, incluido el español Luis de Guindos, reafirmaron la semana pasada que "todos los Estados miembros deben continuar respetando sus compromisos de acuerdo con las reglas del Pacto de Estabilidad".

Por su parte, el comisario de Empleo, László Andor, ha destacado que "la economía sumergida" es una cuestión "preocupante" en España y ha reclamado medidas para "trasladar más de las actividades informales a la economía trasparente y que paga impuestos".

PRESIÓN DE MADRID A BRUSELAS

"La presión desde Madrid para tener un objetivo diferente o quizá un año más es muy fuerte, pero nosotros no estamos ahí para nada", han explicado fuentes del Ejecutivo comunitario. Ni el vicepresidente Rehn ni el presidente, José Manuel Durao Barroso, quieren dar ninguna señal de que relajan la presión. "La credibilidad que estamos ganando en los mercados se debe a que cumplimos las reglas, y hasta ahora no se ha hecho ninguna excepción con ningún país", subrayan las fuentes. También el presidente del Banco Central Europeo, Mario Draghi, dijo la semana pasada que relajar los objetivos provocaría una reacción negativa inmediata de los mercados y un aumento de la prima de riesgo.

El Ejecutivo comunitario sólo se plantea iniciar el debate cuando conozca los "elementos del proyecto de presupuesto": si habrá subidas de impuestos, qué gastos públicos se recortarán, si se incrementará la presión sobre las comunidades autónomas, si se revisarán elementos de la prestación por desempleo o de la sanidad.

El "momento clave" para iniciar las negociaciones, según las fuentes consultadas, podría ser la reunión de ministros de Economía de la eurozona del 12 de marzo si el Gobierno ha mandado toda la información exigida. La Comisión admite que una reducción del déficit del 8,51% al 4,4% en un año "es enorme" y que "ningún Estado miembro lo ha hecho nunca". Pero insiste en que "hay cosas que no son negociables" y pone como ejemplo la obligación de quedar por debajo del 3% en 2013, que sólo podría modificarse por un acuerdo unánime del Eurogrupo. "Hay una serie de Estados miembros que no están para nada de acuerdo con una flexibilidad tal", señalan las fuentes, en referencia a países como Alemania, Finlandia o Países Bajos.

EL GOBIERNO APROBARA EL VIERNES EL TECHO DE GASTO Y EL DÉFICIT PARA 2012

El ministro de Economía y Competitividad, Luis de Guindos, ha señalado que España realizará un "esfuerzo redoblado" como consecuencia de la desviación del déficit, ya que la "prioridad" del Ejecutivo es el proceso de consolidación presupuestaria. "Somos absolutamente conscientes de que la política fiscal de España no sólo es importante para España, sino también para el conjunto de la Unión Europea", ha destacado, remarcando el compromiso del Gobierno de cumplir el proceso de consolidación presupuestaria en este año.

Del mismo modo, ha remarcado que este viernes el Ejecutivo aprobará el techo de gasto para el conjunto de las administraciones públicas y el cuadro macroeconómico que servirá de base para elaborar los presupuestos 2012, que se aprobarán el próximo 30 de marzo.

Por su parte, el secretario de Estado de Administraciones Públicas, Antonio Beteta, aseguraba en RNE que, una vez enviado el avance de la liquidación en 2011, Bruselas indicará en los próximos días al Ejecutivo español el nuevo objetivo de déficit, que quedará recogido en el techo de gasto que se aprueba el viernes. "La lógica de las cosas hará que las instituciones comunitarias y el Gobierno alcancen un acuerdo (sobre el déficit), que se plasmará en los presupuestos de este ejercicio. Se supone que Bruselas, conocidos los datos del avance de liquidación, hará la correspondiente indicación en estos días, que quedará recogida en el techo de gasto de este viernes (...) Dentro de cuatro días se sabrá la cifra", ha apuntado.

Beteta ha recordado que el objetivo de déficit del 4,4% del PIB para este año se pedía pensando en que la economía española iba a crecer. Sin embargo, la nueva previsión hecha por Bruselas apunta a una contracción del PIB español del 1%."No es el mismo resultado el que se puede tener cuando hay una previsión de crecimiento de la economía que cuando hay decrecimiento negativo, porque en el primer caso se esperaría una evolución positiva en los ingresos y en el segundo caso, no", ha insistido.

Después de aprobarlo este viernes, el Gobierno llevará el techo de gasto al Consejo de Política Fiscal y Financiera (CPFF) que, según Beteta, será convocado para principios de la próxima semana. Luego irá al Consejo Nacional de Administración Local y a las Cortes Generales.

Preguntado por si el Gobierno se plantea subir más impuestos para captar ingresos adicionales, Beteta ha recordado que se subió el IRPF porque no hubo más remedio y que fue una decisión "dura" para el Ejecutivo. El otro impuesto que podría elevarse es el IVA, pero según el secretario de Estado, hacerlo "sería un lastre claro al desarrollo económico".