El FMI mejora sus previsiones para España pero alerta de su riesgo de deflación

Según sus previsiones España crecerá un 0,9% en 2014 y un 1% en 2015

FMI: lo más importante ahora mismo en España es continuar con las reformas

El informe destaca que España es uno de los países con mayor riesgo de deflación

Confirma el fin de la recesión en la Eurozona

economia

| 08.04.2014 - 14:07 h
REDACCIÓN

La recuperación económica se consolida en España con un crecimiento esperado del 0,9% para 2014 y un 1% en 2015, en el marco de la salida de la recesión de la zona euro impulsada por las exportaciones y la demanda interna, indicó el Fondo Monetario Internacional (FMI).

Los nuevos datos del Fondo, recogidos en su informe "Perspectivas Económicas Globales", suponen una revisión al alza de los cálculos sobre España difundidos por el organismo en enero, cuando cifró en el 0, % el crecimiento para este año y en el 0,8% el de 2015.

Asimismo, suponen una mejora en relación con las expectativas del Gobierno español, que para 2014 prevé oficialmente una expansión del Producto Interior Bruto (PIB) del 0,7%, pero son ligeramente más bajas que las previstas por el Ejecutivo para 2015, en las que apunta a un 1,2% de crecimiento.

LAS CAUSAS DEL REPUNTE

Como causas de este repunte, el Fondo cita en su informe el crecimiento de las exportaciones y una "incipiente revitalización" de la demanda interna, con especial incidencia en España, Francia y Alemania.

La institución dirigida por Christine Lagarde también observa una paulatina reducción del desempleo en España, pero de manera muy lenta, ya que prevé que tras una tasa del 26,03% de la población activa al cierre de 2013, se pase a al 25,5% en 2014 y al 24,9% en 2015.

Los positivos números de España, cuya economía viene de dos años consecutivos de contracción, son parte de la "estabilización económica" de la zona euro en general.

"Lo más importante en este momento es tener la fuerza y continuar con las reformas", dijo en declaraciones a los periodistas españoles Thomas Helbling, jefe de la división de Estudios Económicos Mundiales del FMI.

"España ha logrado salir de la recesión. Se ha embarcado ya en reformas sustanciales del sector financiero y consolidación fiscal", afirmó Helbling. "No hay que olvidar que España sufrió, probablemente, la peor caída del sector inmobiliario en Europa. Lleva tiempo salir de eso", añadió.

El informe publicado hoy destaca, además, que España es uno de los países con mayor riesgo de deflación del mundo.

LA SALIDA DE LA RECESIÓN DE LA ZONA EURO

El FMI eleva también sus previsiones generales de crecimiento en la zona euro hasta el 1,2% en 2014 y el 1,5% en 2015, una décima más en ambos casos, lo que corrobora también su salida de la recesión.

"Estas cifras reflejan un menor ritmo de ajuste fiscal. expectativas de mejoría de las condiciones de crédito y una demanda externa más fuerte", asegura el informe presentado por Olivier Blanchard, economista jefe de la institución. España lidera la revisión al alza de las proyecciones económicas en la zona euro, donde también mejora las de las dos grandes economías regionales, Alemania y Francia, aunque en menor medida.

Para Alemania, el FMI prevé un crecimiento de 1,7% este año (dos décimas más que lo pronosticado en enero) y un 1,6% en 2015 (una décima más que en enero). El principal motor económico del euro ha registrado "un repunte en la demanda interna", a través del "aumento del consumo" y una "revitalización" de la inversión y la vivienda, explicó el Fondo.

Francia, por su parte, se espera que crezca un 1% en 2014 (una décima más que en enero) y un 1,5% en 2015 (la misma cifra que en las previsiones de hace cuatro meses). El Fondo no obstante, recuerda que el "legado de la aguda crisis" de los últimos años todavía perdura al citar "el alto desempleo, la debilidad de las cuentas de las empresas y públicas, el crédito en contracción y la alta carga de deuda".

Y, tal y como ha venido advirtiendo en los últimos meses, subraya los crecientes riesgos de la baja inflación en la zona euro, por debajo del objetivo del Banco Central Europeo (BCE) del 2%, y advierte de que la reforma del sistema financiero aún no se ha completado, y de la fragmentación bancaria.

Como receta, reitera que el BCE aún tiene margen de maniobra para adoptar más medidas de estímulo monetario y señala, entre ellas, la posibilidad de usar "herramientas no convencionales", en referencia a los programas de compra de bonos aplicados por la Reserva Federal en EE.UU. para estimular la recuperación económica.