El FMI examina a la banca española con una quincena de encuentros

economia

| 16.09.2013 - 22:07 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

La misión del Fondo Monetario Internacional (FMI) que ha iniciado su cuarta visita a España ha comenzado ya los encuentros con más de una quincena de entidades financieras, que desde esta mañana se reúnen en la sede del Banco de España para analizar el proceso de reforma del sector.

Los primeros convocados durante la jornada de hoy para contar sus impresiones del sector eran Bankia, Unicaja y Liberbank, según han confirmado a EFE fuentes financieras.

Las mismas fuentes han explicado que durante estas reuniones, los técnicos del FMI, además de preguntar por la situación de las propias entidades, se han interesado por el impacto que tiene en la cuenta de resultados la refinanciación de los créditos, y si el crédito fluye a la economía real.

Por el contrario, el organismo "se ha mostrado mucho más tranquilo con la situación económica de España", según han añadido.

Este martes, si no hay cambios, será el turno de NCG, Cajamar, Bankinter y el Banco Popular, en tanto que el miércoles les toca a Caja3 e Ibercaja, y Ceiss.

Según la agenda prevista, el jueves los técnicos del FMI se reunirán con representantes de CatalunyaCaixa, Sabadell, Kutxabanc y Santander, y ya el viernes, con Caixabank, BBVA y, por último, BMN, que presentará ante el organismo su plan de reestructuración con el que reducirá sus gastos de explotación un 55%, hasta los 375 millones de euros en 2014.

Además, BMN ha reducido el número de empleados en un 52 %, hasta los 4.189, de los que unos 2.000 han sido traspasados al Banco Sabadell, tras venderle su negocio en Cataluña y Aragón por 336,6 millones de euros.

Los técnicos llegados desde Washington celebrarán también encuentros con las autoridades españolas.

La conclusiones preliminares de este cuarto informe del FMI se publicarán el 30 de septiembre y el documento final se dará a conocer a comienzos de noviembre.

A continuación, el próximo lunes 23 de septiembre, representantes de la Comisión Europea (BCE) y del Banco Central Europeo (BCE) se sumarán a los del FMI para dar inicio a su cuarta visita para la evaluación del programa de rescate a la banca.

Se trata de la penúltima misión de la troika antes de que concluya en diciembre el programa de hasta 100.000 millones de euros concedido en julio de 2012 a España para sanear su sistema bancario, y del que solamente se han utilizado algo menos de 40.000.

No obstante, la ayuda financiera pública que el Estado ha destinado a las entidades financieras españolas desde que comenzó el proceso de reestructuración del sistema financiero, en mayo de 2009, asciende a 61.366 millones de euros, según datos del Banco de España.

Estos más de 61.000 millones de euros comprenden distintos tipos de instrumentos que computan como capital que se ha prestado a las entidades, aunque no están incluidos los avales del Estado a las emisiones de entidades de crédito ni los apoyos privados a los procesos de recapitalización o reestructuración.

Varias son las cuestiones pendientes en el proceso de reestructuración del sector, entre ellos el decreto andaluz contra los desahucios, las llamadas "cláusulas suelo" de las hipotecas, la evolución de la calidad de los activos y los balances o el volumen de activos por impuestos diferidos.

Sobre el sector planea también la posible prórroga de la línea de crédito puesta a disposición de España, por un importe máximo de 100.000 millones de euros, algo que en principio no entra en los planes del Ministerio de Economía.

Al término de la reunión de ministros de Finanzas de la Unión Europea del pasado viernes, el vicepresidente de la Comisión Europea (CE) y responsable de Asuntos Económicos, Olli Rehn, afirmó que aún es "demasiado pronto para decir" cuál será la fórmula que se aplique a España.

Ese día, el titular español de Economía, Luis de Guindos, negó haber recibido presiones de sus socios europeos para prolongar el programa de asistencia financiera, y señaló que en noviembre se tomará formalmente la decisión sobre el programa de asistencia financiera.