El Eurogrupo intentará despejar algunas dudas para aprobar el rescate griego

Eurogrupo (Archivo)

economia

| 13.08.2015 - 18:56 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

Los ministros de Economía y Finanzas de la eurozona tendrán que despejar mañana algunas dudas sobre el tercer rescate financiero a Grecia, por lo que permanece sobre la mesa la posibilidad de un nuevo crédito puente al país si no se logra cerrar el acuerdo.

"Hay todavía algunas cuestiones y dudas, pero considero que va a haber un acuerdo mañana", dijeron a Efe fuentes europeas.

La Comisión Europea (CE) envió hoy al Eurogrupo (ministros de Economía y Finanzas de la zona del euro) los documentos técnicos y jurídicos para un tercer programa de asistencia financiera a Grecia, de hasta 86.000 millones de euros y con una duración de tres años.

Este programa se llevará a cabo bajo el fondo de rescate permanente de la eurozona, el Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE), y tanto Grecia como las instituciones confían -a la espera de la votación esta noche en el Parlamento griego- en que el Eurogrupo le dé su visto bueno.

Pero Alemania ha insistido en los últimos días en que un programa de tres años para Grecia tiene que tener una base sólida y no debe ser acordado de manera precipitada.

Berlín recalca que necesita tiempo para hacer un análisis completo y ha pedido aclaraciones respecto al papel futuro del Fondo Monetario Internacional (FMI), la sostenibilidad de la deuda, la credibilidad de ciertas reformas y las privatizaciones.

El Parlamento alemán tendrá que someter el acuerdo a ratificación de sus diputados, previsiblemente el próximo martes o miércoles, pero también otros parlamentos nacionales deberán dar luz verde, como es el caso de Finlandia y Estonia, entre otros.

La intención de Atenas y del grupo de acreedores compuesto por la CE, el FMI, el Banco Central Europeo (BCE) y el MEDE, es conseguir un acuerdo político este viernes para que Grecia pueda recibir un primer desembolso del nuevo programa antes del 20 de agosto.

En esa fecha el Gobierno de Alexis Tsipras debe devolver 3.400 millones de euros al BCE.

Otras fuentes subrayaron hoy que mañana el Eurogrupo tiene ante sí una decisión "política" para despejar todas las dudas que aún pesan sobre el tercer rescate heleno.

Por si no hubiera un acuerdo a tiempo, los países han pedido a la CE que envíe al Consejo y al Eurogrupo no solo los documentos jurídicos y técnicos del acuerdo para el tercer rescate, sino también otros de "contingencia" para el eventual uso de un crédito puente que permitiera a Grecia cubrir sus necesidades financieras.

Se trataría de la segunda financiación puente este año a Grecia, tras los 7.160 millones de euros que recibió en julio pasado, que le permitieron cumplir con sus obligaciones financieras con el BCE y hacer frente a los pagos atrasados con el FMI.

Fueron los "número dos" de los ministros de Economía y Finanzas de la Unión Europea (UE), que mantuvieron el miércoles una conferencia telefónica en el Comité Económico y Financiero, quienes hicieron esta petición a la CE, reveló hoy la portavoz comunitaria Annika Breidthardt.

Un nuevo crédito puente, que Tsipras quiere evitar, saldría de nuevo del Mecanismo Europeo de Estabilización Financiera, controlado por la CE y financiado por el presupuesto comunitario, es decir, por los 28 Estados miembros de la Unión y no solo los que comparten el euro como moneda.

Pero Tsipras prefiere que el primer pago se produzca ya bajo el nuevo programa de rescate y calcula un desembolso inicial entre 20.000 y 25.000 millones de euros, para devolver al BCE en seis días los 3.400 millones, en septiembre otros 1.600 que adeuda al FMI, así como el primer crédito puente que le concedió la UE en julio.

Además, el primer desembolso incluiría 10.000 millones de euros de inyección inmediata para recapitalizar la banca, todavía bajo el corsé de los controles de capital aplicados por Tsipras.