De Guindos: España presentará su solicitud de ayuda para la banca en los "próximos días"

El Eurogrupo esperaba hoy la solicitud formal de ayuda a la banca española

economia

| 21.06.2012 - 07:34 h
REDACCIÓN

El Gobierno español presentará en los "próximos días" su solicitud formal del préstamo de hasta 100.000 millones de euros para recapitalizar la banca, y no hoy, cuando se conocerá el resultado de las auditorías independientes. El ministro español de Economía y de Competitividad, Luis de Guindos, ha afirmado además que se trata de una "mera formalidad" y que "no es un tema importante en absoluto". El Eurogrupo esperaba hoy la solicitud formal de ayuda a la banca española, tras conocerse el informe las consultoras.

"Lo que es importante es la ejecución de lo que han sido los test de estrés por parte de los dos evaluadores independientes y ver cuáles van a ser los distintos pasos que vamos a ir tomando a futuro para llevar a cabo la inyección de capital que requiere una parte del sistema bancario español", ha asegurado el ministro De Guindos a los periodistas a su llegada a la reunión del Eurogrupo.

De Guindos ha advertido de que esa negociación para cerrar los términos de la asistencia financiera "no es simple" y ha confiado en que "antes de finales de julio" se disponga de "una aproximación muy cierta y muy detallada de cómo se va a realizar todo el proceso".

Entre los aspectos pendientes de aclarar figura la decisión sobre qué fondo de rescate europeo se utilizará, si el temporal Fondo Europeo de Estabilidad Financiera (FEEF) o el permanente, bautizado Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE), cuya entrada en vigor está prevista para el próximo mes.

De Guindos ha señalado que el MEDE es "el ideal desde el punto de vista de lo que es la inyección de capital a los bancos que, en última instancia, es lo que está haciendo España".

El ministro, en todo caso, ha recordado que todo puede depender del "proceso de ratificación" de ese instrumento, que aún no se ha completado en el número de países requerido.

En la reunión de hoy del Eurogrupo, el ministro tiene intención de "explicar cuál es la situación del sistema bancario español", comunicando a sus homólogos los resultados de las auditorías independientes que se harán públicos en Madrid.

Según De Guindos, se trata del "ejercicio de mayor transparencia, de mayor claridad, de mayor luz que se ha puesto nunca sobre un sistema bancario de la zona euro". "Creo que va a ser extremadamente importante desde el punto de vista de lo que es eliminar las dudas, eliminar las incertidumbres que existen", ha asegurado el ministro, que ha subrayado que los datos serán "extremadamente ilustrativos de cual es la situación real".

"A partir de ahí, iremos viendo lo que es el diseño de todo el proceso de ejecución de la asistencia financiera que ya hemos empezado a trabajar con la Comisión (Europea), con el Banco Central Europeo y con el Fondo Monetario Internacional", ha añadido.

EL EUROGRUPO DEBATE LAS CONDICIONES DE LA AYUDA BANCARIA

Los ministros de Economía de la zona euro discutirán hoy las condiciones de la ayuda bancaria de hasta 100.000 millones de euros que preparan para España. Los requisitos se aplicarán no sólo a las entidades que reciban ayudas, que podrían llegar a ser liquidadas, sino al conjunto del sistema financiero con exigencias más estrictas en materia de regulación y supervisión.

El Eurogrupo esperaba que el ministro de Economía, Luis de Guindos, presentara la solicitud formal de ayuda este mismo jueves, una vez que se conozcan los resultados de las auditorías independientes realizadas por las firmas Oliver Wyman y Roland Berger.

La petición de España desencadenará un procedimiento cuya primera fase es el envío de una misión de la Comisión -coordinada con el Banco Central Europeo, la Autoridad Bancaria y el Fondo Monetario Internacional- que realizará una nueva evaluación de las necesidades de la banca y preparará el memorando con las condiciones. Estas deben ser pactadas por el Eurogrupo con España antes de que se desbloquee la ayuda. Además de los requisitos del crédito, los países de la eurozona tienen que examinar las condiciones en materia de tipos de interés, que podrían estar entre el 3% y el 4%, y plazos de devolución, cuestiones que según la Comisión todavía no se han abordado.

El Eurogrupo discutirá también este jueves si el rescate se financiará con el vigente Fondo Europeo de Estabilidad Financiera (FEEF) o con el Mecanismo de Estabilidad Financiera (MEDE), el fondo permanente que debe empezar a funcionar en julio. La mayoría de Estados miembros, entre ellos Alemania o Países Bajos, defiende la segunda opción.

Pero el MEDE tiene estatus de acreedor preferente, lo que significa que sería el primero en cobrar en caso de reestructuración de la deuda española, relegando a los inversores privados. Ello preocupa a los analistas, que temen que esta subordinación acentúe la huida de la deuda española. El vicepresidente de la Comisión y responsable de Asuntos Económicos, Olli Rehn, ha dado a entender que la ayuda podría venir primero del FEEF y que el MEDE tomaría el relevo cuando empiece a funcionar. Los países de la eurozona han descartado que el fondo de rescate preste directamente a la banca española alegando que las normas actuales sólo permiten vehicular los créditos a través de los Estados. Tanto España como la Comisión defendían esta recapitalización directa para que el rescate no compute como deuda pública.

“CONTAMINACIÓN ENTRE LA DEUDA FINANCIERA Y LA DEUDA PÚBLICA"

El presidente del Ejecutivo comunitario, José Manuel Durao Barroso, ha dicho que el Eurogrupo debe buscar un sistema para evitar "la contaminación entre la deuda financiera y la deuda pública". A su juicio, ese es el motivo de que el rescate haya sido mal recibido por los mercados. Sin embargo, el Eurogrupo considera que el problema es la falta de claridad sobre los balances de la banca española y sostiene que una vez se conozca la realidad se calmarán las tensiones.

Los países de la eurozona todavía no cuentan con un borrador de condiciones del rescate, según fuentes europeas, pero insisten en que la condicionalidad será "estricta". Las entidades que reciban ayudas deberán presentar un plan de reestructuración que reduzca su tamaño para compensar las distorsiones de competencia. Y los bancos problemáticos que no sean sistémicos podrían ser liquidados.

El rescate no incluye nuevas condiciones de política económica. Sin embargo, si España incumple las recomendaciones que le hace la UE en el marco del procedimiento por déficit excesivo, entre ellas retrasar la edad de jubilación o suprimir la deducción por vivienda, el Eurogrupo podría decidir en cualquier momento interrumpir la ayuda.

REVISION DEL PROGRAMA DE AJUSTE GRIEGO

Además del rescate bancario a España, los ministros de Economía de la eurozona lanzarán las negociaciones con el recién formado Gobierno de coalición griego para adaptar el plan de ajuste que se exige a Atenas a cambio del segundo rescate. Los cambios son imprescindibles porque debido a la celebración de elecciones ha habido "retrasos significativos" en la puesta en marcha de las reformas comprometidas. "Se puede cambiar, si no sería estúpido, siempre es necesario adaptarlo", ha explicado un alto funcionario del Eurogrupo. Estas adaptaciones, ha proseguido, ya se han hecho anteriormente con el programa griego y también con los de Portugal o Irlanda.

Sin embargo, la renegociación no significa que el Eurogrupo vaya a aceptar dar más tiempo a Grecia para corregir su déficit, tal y como pide el nuevo Gobierno. Las fuentes consultadas prevén que varios Estados miembros se opongan a esta idea, tal y como ya ha anunciado la canciller alemana, Angela Merkel.