El BCE baja los tipos de interés hasta un nuevo mínimo histórico del 0,75%

Draghi admite que "la circulación del crédito es débil en la zona del euro"

Aprecia riesgos para el crecimiento pero confía en una recuperación a finales de año

economia

| 05.07.2012 - 09:38 h
REDACCIÓN

El Banco Central Europeo (BCE) ha bajado hoy los tipos de interés en un cuarto de punto, hasta el 0,75%, el nivel mínimo hasta ahora, para impulsar el crecimiento económico de la zona del euro. El BCE informó en Fráncfort de que también redujo la facilidad marginal de crédito, por la que presta dinero a los bancos durante un día, hasta el 1,5%, y la facilidad de depósito, por la que remunera el dinero, hasta el 0 %, con efectos al próximo 11 del julio.

Algunos analistas contemplaban la posibilidad de que el BCE decidiera reducir menos la tasa de interés por la que remunera el dinero ya que si se sitúa al 0 %, es decir que los bancos no reciben nada por depositar su dinero en el BCE, se pueden producir efectos negativos en el mercado monetario. El euro bajó con fuerza tras conocerse la decisión del BCE y se cambiaba a 1,2456 dólares, frente a los 1,2520 dólares a los que se pagaba antes de que la entidad anunciara el recorte.

Los últimos indicadores económicos señalan que la zona del euro va a entrar en recesión y que no existen presiones inflacionistas. Tres institutos económicos europeos prevén que la economía de la zona del euro se habrá contraído un 0,2 % en el segundo trimestre y se contraerá un 0,1 % en el tercer trimestre, lo que significa que entrará en recesión.

El instituto alemán de investigación económica Ifo, el de estadística francés Insee y el italiano Isae consideran en sus últimos pronósticos económicos que la economía de los países que comparten el euro se recuperará lentamente en el cuarto trimestre un 0,1 %.

OTROS BANCOS CENTRALES

Ante la debilidad del crecimiento económico, el consejo de gobierno del BCE ha decido seguir los pasos de otras entidades monetarias que desde hace tiempo redujeron sus tipos de interés rectores hasta un nivel cercano al cero por ciento. En Estados Unidos los tipos de interés se sitúan entre el cero y el 0,25 %, en Japón en el 0,1 % y en el Reino Unido en el 0,5 %.

El Banco de Inglaterra también decidió hoy mantener los tipos de interés y aumentar el volumen del programa de compra de deuda soberana en 50.000 millones de libras esterlinas, hasta 375.000 millones de libras esterlinas (unos 62.000 millones de euros hasta 465.000 millones de euros).

Asimismo, el Banco Popular de China ha bajado la tasa de interés de los créditos a un año en 31 puntos básicos y la tasa de interés de los depósitos a un año en 25 puntos básicos. El BCE comenzó a bajar los tipos de interés en octubre de 2008 tras la quiebra de Lehman Brothers y continuó con los recortes paulatinamente hasta dejarlos en el 1 % en mayo de 2009.

La entidad monetaria europea subió su tasa de interés rectora en abril y julio de 2011 en un cuarto de punto porcentual, respectivamente, para volver a bajarla de nuevo en noviembre y diciembre en la misma proporción.

DRAGHI ADMITE QUE "LA CIRCULACIÓN DEL CRÉDITO ES DÉBIL EN LA ZONA DEL EURO"

El presidente del Banco Central Europeo (BCE), Mario Draghi, admitió que "la circulación del crédito es débil en la zona del euro", aunque hay grandes diferencias entre los países de la moneda europea. Draghi dijo que esto se debe a que los bancos presentan "una aversión al riesgo, una falta de capital o una falta de financiación".

El presidente de la entidad recordó que el BCE ha respondido a la falta de financiación facilitando a los bancos toda la liquidez que necesitan y con las dos operaciones de refinanciación con un vencimiento a tres años. Draghi dijo que "se han reducido más las presiones inflacionistas en el horizonte relevante para la política monetaria". Explicó que "algunos de los riesgos a la baja para el crecimiento económico identificados anteriormente se han materializado".

"Los indicadores del segundo trimestre apuntan a un renovado debilitamiento del crecimiento de la economía y a una elevada incertidumbre, aunque mirando más allá del corto plazo esperamos que la economía de la zona euro se recupere gradualmente", indicó Draghi.

No obstante, el presidente del BCE subrayó que la situación actual no es ni mucho menos peor que la experimentada en 2008, a pesar de quen los riesgos para las perspectivas económicas "apuntan a la baja", destacando factores como la crisis de deuda en algunos mercados soberanos y el proceso de ajuste de los balances en el sector financiero.

Asimismo, el banquero italiano ha destacado que las expectativas de inflación se mantienen "firmemente ancladas", apuntando que los precios podrían situarse por debajo del umbral del 2% a principios de 2013 "o incluso antes".

El presidente del BCE rehusó pronunciarse sobre la posibilidad de que la entidad monetaria acometa una nueva operación de inyección de liquidez con vencimiento a largo plazo, por ejemplo uno o tres años.

El consejo de gobierno dio la bienvenida a "las conclusiones adoptadas por el consejo europeo el pasado 29 de junio para hacer frente a las tensiones en los mercados financieros, restaurar la confianza y animar el crecimiento". "Damos la bienvenida a las iniciativas de la cumbre de la zona de euro hacia un mecanismo de supervisión único, y la posibilidad -con condiciones apropiadas- de recapitalizar los bancos directamente", apostilló Draghi.

El BCE también valoró "el uso de los instrumentos existentes en los fondos de rescate temporal y permanente (FEEF y MEDE respectivamente) de una manera más flexible y eficiente para estabilizar los mercados", dijo Draghi.

El presidente del BCE hizo hincapié en la importancia de que cuando la entidad monetaria asuma "la función de la supervisión bancaria unitaria en la zona del euro, se separe de la función de la política monetaria". "El BCE debería seguir siendo independiente", afirmó Draghi en la rueda de prensa tras la reunión mensual del consejo de gobierno de la entidad . Draghi explicó que "el BCE trabajará conjuntamente con los bancos centrales nacionales".