El Banco de España cree que el PIB crecerá un 1,2% este año y un 1,7% en 2015

Igualmente, pronostica que el próximo año el paro bajará a una tasa del 23,8%

Luis Linde

economia

| 26.03.2014 - 10:27 h
REDACCIÓN

Enlaces Relacionados:

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

El Banco de España prevé que la economía española crezca un 1,2% en 2014, gracias a la primera tasa positiva de la demanda interna (0,3%) desde que comenzó la crisis, una tendencia que se acelerará en 2015, cuando el PIB avanzará un 1,7%.

A sí, se espera que en este ejercicio y el próximo se consolide la tendencia observada en el segundo trimestre de 2013 hacia un mayor peso de la demanda nacional a expensas de la demanda exterior.

El Boletín Económico de la entidad supervisora correspondiente al mes de marzo se muestra más optimista que el Gobierno, que espera un avance del PIB del 0,7% en 2014 y del 1,2% en 2015, aunque estas cifras serán previsiblemente corregidas al alza a finales de este mes hasta 1 y 1,5%.

Tras la incipiente recuperación de la actividad que se ha observado desde la segunda mitad de 2013 el Banco de España espera que el avance de la economía española prosiga a lo largo de este ejercicio.

La mejora del entorno macroeconómico se asienta en varios factores, añade el Banco, entre los que destaca la disminución de la incertidumbre, la mejora de la evolución del empleo y el alivio gradual de las condiciones financieras.

En concreto para 2014 se espera un avance de la demanda interna del 0,3%, por primera vez desde 2007, en tanto que la demanda exterior neta ascendería a 0,8%. Una tendencia que continuaría en 2015 con una aceleración de la demanda nacional hasta una tasa del 1% y una disminución adicional de una décima de la contribución del saldo neto exterior.

Además se prevé que el consumo crezca en 2014 y 2015 tras los descensos de los tres ejercicios precedentes gracias al moderado aumento de la renta disponible, la mejora del empleo y un menor ajuste fiscal. Continuará la caída de la inversión residencial, pero con retrocesos cada vez menores (5% en 2014 y caída, pero cercana a la estabilización, en 2015).

En cuanto a los riesgos previstos, se habla de la posibilidad de que los mercados exteriores evolucionen de manera más desfavorable que la proyectada. En el ámbito interno alertan de un menor crecimiento si el proceso de consolidación fiscal se intensifica en 2015 con el objetivo de cumplir los objetivos presupuestarios.