El acuerdo con Irán baja los precios del crudo

(archivo)

economia

| 14.07.2015 - 19:57 h
REDACCIÓN

El anuncio del acuerdo nuclear con Irán y la perspectiva de que se levanten las sanciones que pesan sobre ese país han despertado el apetito de las grandes petroleras y se han manifestado en un mercado saturado de crudo como una nueva, pero moderada, presión a la baja sobre los precios. El precio del crudo Brent reaccionó de forma inmediata a la noticia del acuerdo con un retroceso de más de un dólar, pero luego recuperó parte de lo perdido y por la tarde se negociaba en el mercado de Londres a 57,61 dólares por barril.

Los analistas consultados por Efe coinciden en que la perspectiva de que Teherán abra sus grifos, una vez que se le vuelva a permitir exportar petróleo sin restricciones, no ha sorprendido en unos mercados que llevaban meses observando las arduas y prolongadas negociaciones entre Irán y seis potencias mundiales.

Estiman, por eso, que su impacto en los "petroprecios" no será gran cosa a corto plazo y consideran que Teherán tendrá aún serias dificultades para recuperar el nivel de bombeo que tenía antes del embargo petrolero en su contra decidido en 2012.

Según la agencia de calificación de riesgos Fitch, el volumen de exportaciones de crudo iraní ronda actualmente los 1,1 millones de barriles diarios (mbd), menos de la mitad de lo que vendía antes de sufrir el embargo petrolero impuesto en 2012.

"Esperaríamos ver ciertos incrementos en la producción en el curso de 2016, pero no alcanzarían la mitad de los 1,4 mbd perdidos", señala Fitch en un comunicado.

Es a largo plazo para cuando se esperan los grandes cambios: las petroleras occidentales están deseosas de invertir en Irán, país que cuenta con las cuartas mayores reservas probadas de crudo en el mundo y aspira a recuperar el puesto de segundo productor de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP).

Habrá que ver cómo se desarrollan las cosas, ya que las sanciones que lastran la economía iraní no comenzarán a desaparecer antes de fin de año, para cuando los inspectores internacionales habrán confirmado que Teherán está cumpliendo sus compromisos de limitar sus actividades atómicas.