Dudas sobre la reponsabilidad en caso de accidente de coches autónomos

Se plantean cómo podrí­a una máquina elegir entre atropellar a un peatón o salvarlo accidentando a los ocupantes del coche

economia

| 18.09.2017 - 17:14 h

REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
80.4%
No
19.6%

Si ustedes estuvieran a punto de atropellar a una familia, ¿se estrellarían antes contra una pared a costa de perder la vida? Un coche sin conductor sí lo haría. Mientras nosotros tomamos decisiones por instinto, estos nuevos coches autodirigidos analizan probabilidades en milésimas de segundo. ¿Quién lo hace mejor?

La tecnología está haciendo posible lo que hasta hace muy poco parecía un sueño: coches que se conducen solos. Y con ellos, se plantean cuestiones como quién será responsable en caso de accidente.

Este nuevo tipo de vehículos autónomos plantean toda una serie de cuestiones, no sólo tecnológicas, sino también éticas. Por ejemplo, quién será responsable en caso de accidente o cómo podrí­a una máquina elegir entre atropellar a un peatón, o salvarlo, accidentando a los ocupantes del coche.

DEBATE ÉTICO

La tecnología lo ha hecho posible: Un complejo sistema de radares, láser y sensores, unidos a la localización por satélite, permiten que el coche pueda circular por sí­ mismo. Todaví­a están en fase experimental, pero plantean toda una serie de interrogantes. Por ejemplo, quién serí­a responsable en caso de accidente, o cómo podría elegir una máquina ante el dilema de atropellar a un peatón o salvaguardar la vida de las personas que lleva dentro del vehí­culo.

Los expertos, como Felipe Jiménez, director de Sistemas Inteligentes de INSIA calculan que no será hasta la década de los 20 cuando empecemos a ver coches totalmente autónomos, capaces de decidir por sí solos, tomando decisiones complejas ante escenarios cambiantes y muchas veces sobre la marcha.

Todo un desafí­o para los ingenieros que ahora trabajan para dotar a estas máquinas de una inteligencia artificial satisfactoria.