Draghi, preocupado por la fortaleza del euro, avisa: "habrá que actuar"

El BCE mantiene los tipos de interés en el 0,25%

El BCE se siente "cómodo" para actuar en junio contra la baja inflación

El presidente del Banco Central Europeo (BCE), Mario Draghi

economia

| 08.05.2014 - 17:31 h
REDACCIÓN

El presidente del Banco Central Europeo (BCE), Mario Draghi, mostró su preocupación por la fortaleza del euro frente a otras divisas, debido a su efecto en la inflación y el crecimiento económico, y advirtió de que habrá que actuar. El Banco Central Europeo mantuvo los tipos de interés en la zona del euro en el mínimo histórico del 0,25%, pese a que la inflación se sitúa en niveles muy bajos.

"El tipo de cambio es una causa de gran preocupación para el objetivo de la estabilidad de los precios y por lo tanto habrá que afrontar esta preocupación", afirmó Draghi en la rueda de prensa posterior al consejo de gobierno del organismo.

El presidente del BCE recordó que controlar el tipo de cambio no forma parte de los objetivos marcados a la institución, por lo que indicó que no existe un punto concreto de encarecimiento del euro frente a otras divisas a partir del que tenga la obligación de actuar.

"No tenemos un umbral sobre el cambio del euro a partir del cual actuar. Es por su efecto sobre la inflación" por lo que Draghi defendió la necesidad de tomar medidas para corregir la situación, indicó.

La cuestión se abordó en la reunión del consejo de gobierno del organismo, celebrada de manera excepcional en Bruselas, donde se constató la "gran preocupación" de los países que comparten la moneda única ante el efecto que el elevado tipo de cambio tiene sobre los precios y el crecimiento.

Draghi apuntó directamente a la fortaleza del euro, que actualmente se cambia alrededor de los 1,39 dólares, como una de las causas del periodo de baja inflación que atraviesa la eurozona y como un posible riesgo para la recuperación económica, junto con los conflictos geopolíticos y una posible reducción de la demanda global.

Señaló que los precios de los alimentos y de la energía son las causas más importantes de la baja inflación, pero señaló que es necesario ver si hay que prestar atención a "otros factores" como el tipo de cambio, la debilidad de la demanda interna y la del empleo.

Agregó que los países del G20 también han mostrado públicamente que las "cuestiones sobre los tipos de interés son de preocupación común" por lo que indicó que habrá que "reflexionar" al respecto.

"En nuestro caso, está claro que tiene un impacto directo en nuestro objetivo sobre la estabilidad de los precios, especialmente sobre el bajo nivel de inflación", insistió.