Dimite el economista jefe del BCE, contrario a la compra de bonos de España e Italia

Jürgen Stark

economia

| 09.09.2011 - Actualizado: 18:22 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

El economista jefe del Banco Central Europeo (BCE), el alemán Jürgen Stark, ha presentado su dimisión aduciendo razones personales, aunque era conocida su oposición a la compra de deuda pública de los países del euro que lleva a cabo la entidad monetaria. El BCE informó en un comunicado de que Stark anunció hoy al presidente de la entidad, Jean-Claude Trichet, de que va abandonar su cargo antes de que concluya su mandato el 31 de mayo de 2014 "debido a razones personales".

Stark, que es miembro del comité ejecutivo y del consejo de gobierno del BCE, permanecerá en el puesto hasta que se encuentre un sucesor, lo que según el procedimiento será a finales de este año.

EL EURO CAE

El euro reaccionó con una caída tras conocerse la dimisión de Stark, que ha sido miembro del comité ejecutivo y del consejo de gobierno del BCE desde el 1 de junio de 2006. Hacia las 14.15 GMT, la moneda única se cambiaba a 1,3727 dólares.La banda de fluctuación en que se movió el euro en las últimas horas ha sido amplia y ha oscilado entre 1,3698 y 1,3937 dólares.

Trichet agradeció a Stark su contribución a la unidad europea tras conocer su decisión de dejar su cargo. El presidente del BCE defendió el jueves y en un tono de enfado inusual la gestión de la entidad monetaria europea en la actual crisis financiera ante las críticas en Alemania a la compra de deuda pública.

El BCE ha tenido que intervenir en el mercado secundario de deuda soberana para apoyar a España e Italia, cuyas primas de riesgo superaron los 400 puntos básicos respecto al Bund (bono alemán a diez años), que sirve de referencia. La entidad monetaria inició en mayo de 2010 un programa de compra de deuda pública para apoyar a Grecia, tras ser penalizada por los mercados y atravesar fuertes dificultades de financiación. Posteriormente, el BCE también compró deuda de Irlanda y Portugal.