De Guindos sitúa a España como la economía que más crecerá de la zona euro

economia

| 04.05.2015 - 12:52 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?

El ministro de Economía, Luis de Guindos, ha afirmado que la economía española es, de las grandes de la zona euro, "la que más crece y la que más va a crecer" el año próximo, prácticamente el doble.

En su intervención en el Fórum Europa Tribuna Mediterránea, en el que ha sido presentado por el presidente de la Generalitat, Alberto Fabra, el ministro ha asegurado que se ha producido un cambio de percepción notable sobre la economía española en la zona euro. "Éramos unos perdedores hace dos años y hoy estamos en una posición diferente", ha dicho.

Según De Guindos, se nos ve como una economía "con una sociedad que ha hecho un esfuerzo enorme, que se ha sobrepuesto a momentos de extrema dificultad" y eso "se valora". Esa mejora se podría manifestar en recuperar "posiciones" en las instituciones comunitarias, en referencia a la presidencia del Eurogrupo por parte de España, sobre la que ha dicho que existen posibilidades de lograrla y "tenemos apoyos" para ello.

Las perspectivas económicas de crecimiento, de creación de puestos de trabajo y de superávit en la balanza de pagos harán que España vuelva a estar "a la cabeza del crecimiento" en Europa y deje atrás "una situación que nos había golpeado con especial intensidad", según sus palabras.

Una vez realizadas las reformas "de primer nivel", ahora se debe continuar con la reducción del déficit presupuestario y emprender reformas "de segunda generación" en las que el principal riesgo, ha alertado, es la reversión de las reformas puestas en marcha porque la economía española "se desangraba" y ahora está creciendo por encima de la media.

Dentro de esas reformas "de segunda generación" que se aprobarán esta legislatura, ha citado la culminación del proceso de unión bancaria y la constitución de un fondo de reestructuración bancaria en el entorno europeo, la modificación de la regulación del sector de seguros y el cambio en la normativa de insolvencias para crear la posibilidad de la segunda oportunidad para pequeños y medianos empresarios y autónomos, así como la ley de auditorías. De Guindos ha asegurado que continuarán las reformas "hasta el último minuto de la legislatura".

"La evolución se percibe", ha insistido el ministro tras señalar que el Indicador de Confianza del Consumidor difundido hoy por el CIS refleja un aumento en abril que es "el más alto de la historia"."El consumo está creciendo, la recaudación por IVA está creciendo, los datos de empleo del último año son los que son, hay 505.000 personas más con empleo, y hay decisiones de consumo, de inversión y de exportación, y eso está ahí", ha indicado.

Las cuestiones de calidad del empleo son "otro debate", según el ministro, que ha señalado que la "hemorragia laboral" de hace tres años, ahora no existe.

El ministro ha manifestado que, después de muchos años de crisis, España ha dejado atrás la recesión hace dos años y ya, con el actual trimestre, son ocho de crecimientos positivos, pese a que no se ha recuperado todavía el nivel de renta de principios de 2007, algo que se logrará prácticamente a finales de 2016.

Ha insistido en que las reformas llevadas a cabo han corregido parte de los desequilibrios de "la crisis más dolorosa de nuestra historia" y se ha producido una "modificación sustancial" respecto a hace tres años, por ello el futuro de la economía española "se puede ver con una visión distinta" en la que puede crecer en los próximos cuatro años, crear empleo y mantener el superávit en la balanza de pagos.

Se ha referido al sector inmobiliario, que ha estabilizado el precio de la vivienda e incluso en algunos segmentos ha comenzado a aumentar, y ha dado "un giro" que tiene efectos positivos porque ya "no drena" al crecimiento del PIB. No obstante, ha dicho que en el futuro habrá que seguir "vigilando" para que no se reproduzcan "los errores del pasado" que afectaron al sector de la construcción.