De Guindos asegura que el plan de ayuda a España no sería un rescate "a la portuguesa"

Tacha de especulación su candidatura al Eurogrupo, aunque está a disposición del presidente

De Guindos (De Guindos)

economia

| 26.12.2012 - Actualizado: 11:11 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

El ministro de Economía y Competitividad, Luis de Guindos, ha asegurado este miércoles que el Gobierno, a día de hoy, ha decidido no pedir la asistencia financiera que activaría la intervención del Banco Central Europeo (BCE), lo que no cierra la puerta a que en el futuro pudiera hacerlo, aunque ha subrayado que esta situación no implicaría "un rescate a la portuguesa".

"El interés del Gobierno es el de la economía española", señaló el ministro en una entrevista concedida a ABC Punto Radio, donde precisó que "a día de hoy se ha decidido no pedir la asistencia financiera que implica la actuación del BCE", aunque dejó abierta la posibilidad de hacerlo en el futuro "de acuerdo con lo que sea más adecuado para España".

En este sentido, Guindos subrayó que, en cualquier caso, de producirse este solicitud de asistencia, "no sería un rescate a la portuguesa ni a la irlandesa", sino que se trataría de una intervención del BCE en los mercados de deuda para reducir los costes de financiación de España, recordando que "España ya fue rescatada en 2011", cuando el BCE compró deuda española entre agosto y diciembre del año pasado.

No obstante, el ministro defendió que "España no necesita un rescate, sino que se eliminen las incertidumbres sobre el euro", destacando la mejoría registrada en los mercados a raíz de los recientes acuerdos sobre Grecia, sobre la intervención del BCE y sobre el establecimiento de un supervisor único europeo de la banca en 2014.

EL AJUSTE DE ESPAÑA ENTRE LOS MAYORES REALIZADOS EN LA OCDE

Por otro lado, el ministro ha aprovechado para destacar que, independientemente, del objetivo de déficit establecido para España, lo principal es que los socios europeos hayan declarado que el país ha tomado todas las medidas necesarias tanto para este año como para el siguiente. "Los objetivos veremos en última instancia cuáles son los que se determinan", apuntó Guindos, quien subrayó que "lo importante es que los socios europeos han dicho que se han tomado las medidas necesarias tanto este año como para el siguiente".

A este respecto, el ministro de Economía español hizo hincapié en que España va a realizar "uno de los mayores ajustes entre los países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico".

De este modo, Guindos señaló que esta "sustancial" reducción del déficit, a pesar de que la deuda pública vaya a incrementarse, hace que los que prestan el dinero a España tengan confianza.

TACHA DE ESPECULACIÓN SU CANDIDATURA AL EUROGRUPO

Además, el ministro de Economía y Competitividad, Luis de Guindos, considera "una mera especulación" las recientes informaciones que apuntan a la posibilidad de que se convierta en el sucesor del luxemburgués Jean Claude Juncker al frente del Eurogrupo. "Cualquier planteamiento que se haga en estos momentos es una mera especulación. Yo haré lo que me pida el presidente del Gobierno", aseguró el ministro en una entrevista concedida a ABC Punto Radio.

El primer ministro luxemburgués, Jean Claude Juncker, quien preside el Eurogrupo desde su creación en 2005, confirmó a sus socios en la última cumbre europea su intención de abandonar el cargo a principios de 2013, lo que ha desatado las especulaciones sobre su sucesor, después de que la candidatura del alemán Wolfgang Schaeuble, inicialmente favorito, haya perdido fuerza ante la proximidad de las elecciones legislativas en Alemania y la incertidumbre sobre su futuro político. De hecho, la prensa holandesa y los propios medios germanos apuestan por que el ministro holandés de Finanzas, Jeroen Dijsselbloem, es el principal favorito para suceder a Juncker ante el interés de Alemania en que la presidencia del Eurogrupo recaiga en el representante de algún país de la eurozona con la máxima nota de solvencia ('AAA').