Carlos Slim nombra primer ejecutivo de Realia al mexicano Gerardo Kuri

Las torres Kio de Madrid

economia

| 10.10.2015 - Actualizado: 00:21 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

Realia, inmobiliaria controlada por Carlos Slim, ha nombrado nuevo consejero delegado al mexicano Gerardo Kuri, consejero de la compañía en representación del empresario mexicano, que asume las funciones de primer ejecutivo de forma inmediata, según informó la empresa.

Kuri es también consejero y miembro de la comisión ejecutiva de FCC, grupo constructor participado por Slim, y de Cementos Portland, filial cementera de la compañía donde además ocupa el puesto de consejero delegado desde el pasado mes de febrero.

El nuevo primer ejecutivo de Realia es asimismo director general de Inmuebles Carso, la división inmobiliaria del conglomerado empresarial de Slim, desde el año 2010.

Realia nombra consejero delegado después de que este pasado martes designara nuevo presidente no ejecutivo a Julio Rodríguez Torres, un consejero también afín a Slim.

Rodríguez Torres y Gerardo Kuri relevarán en los puestos de presidente y primer ejecutivo de Realia a Ignacio Bayón e Iñigo Aldaz. El primero de ellos se acogerá a la jubilación y el segundo presentó su dimisión al cargo.

La inmobiliaria reestructura su consejo y su cúpula después de que el pasado mes de junio Slim se hiciera con el control de la compañía al ganar la 'guerra' de OPAs que durante la primera mitad del año libró con Hispania, participada por George Soros.

Tras este proceso de OPAs, el empresario mexicano se garantizó el control de la compañía, dado que a la participación del 25,1% con que se hizo en la empresa se suma la del 36,8% que ostenta FCC, grupo constructor del que es primer accionista.

Realia, que acumula una revalorización en Bolsa del 53% en lo que va de año, cuenta un patrimonio de 419.000 metros cuadrados de edificios, valorado en unos 1.400 millones de euros, en el que sobresale una de las Torres Kio de Madrid. Su residual negocio de vivienda y suelo comprende una cartera de 1,87 millones de metros cuadrados de suelos y un stock de 650 pisos.