Bruselas da un año más a España para reducir su déficit a cambio de más ajustes

Recomienda a España que suba el IVA y acelere el retraso de la edad de jubilación

Reclama "medidas decisivas" para controlar "el gasto excesivo de las regiones autónomas

Ve insuficiente la reforma laboral y pide suprimir la clausula de revisión salarial

Montoro dice que atenderá las recomendacionesy buscará más ingresos por impuestos indirectos

economia

| 30.05.2012 - Actualizado: 21:28 h
REDACCIÓN

La Comisión Europea propuso este miércoles dar un año más a España, hasta 2014, para que reduzca su déficit público al 3% del PIB a condición de que controle el gasto excesivo de las Comunidades Autónomas y presente un presupuesto "convincente" para 2013 y 2014 con medidas de consolidación fiscal a medio plazo. En paaralelo,la Comisión Europea ha aconsejado a España que rebaje las cotizaciones sociales, compensando la pérdida de ingresos con un aumento del IVA, y que acelere el retraso de la edad de jubilación hasta los 67 años para garantizar la sostenibilidad de las cuentas públicas a largo plazo.

"Estamos dispuestos a considerar la propuesta de una extensión del plazo para corregir el déficit excesivo por un año, hasta 2014", afirmaba en rueda de prensa el comisario europeo de Asuntos Económicos y Monetarios, Olli Rehn.

Rehn valoró las reformas estructurales de España en el mercado laboral o en las pensiones y recordó que el país ha emprendido un proceso de reestructuración y recapitalización del sector bancario, especialmente las cajas de ahorro. Solicitó, no obstante, que Madrid adopte "medidas decisivas" para controlar "el gasto excesivo de las regiones autónomas y los costes relacionados con la recapitalización del sector bancario", así como que realice un esfuerzo anual de consolidación superior al 1,5 % del PIB durante el período de 2010 a 2013.

La propuesta aún debe recibir el respaldo de los ministros europeos de Economía y Finanzas y de los jefes de Estado y de Gobierno de la UE, que se reúnen en Bruselas los próximos 28 y 29 de junio.

BRUSELAS RECLAMA UN AJUSTE ESTRUCTURAL EN TODAS LAS ADMINISTRACIONES

La Comisión Europea considera, en cualquier caso, que "cumplir con los objetivos de déficit a todos los niveles de las administraciones es indispensable", por eso requiere un ajuste estructural tanto en el gasto como en los ingresos, con medidas como la reorientación de la carga fiscal sobre el empleo hacia el consumo y el medio ambiente, así como la ampliación de la base de impuesto como el IVA y la racionalización de los subsidios.

"España tiene margen de maniobra para mejorar la eficacia del sistema fiscal desplazando los ingresos hacia los impuestos que crean menos distorsiones, como los que gravan el consumo (en particular el IVA)", señala el informe elaborado por el Ejecutivo comunitario.

El aumento del IVA, sugiere Bruselas, podría lograrse suprimiendo gran parte de los tipos reducidos (8%) y superreducidos (4%) que se aplican a algunos productos. Los ingresos por IVA de España ascendieron al 5,5% del PIB en 2010, el porcentaje más bajo de toda la UE.

En concreto sobre el IVA, alerta de que la tasa media española (el 18 %) es demasiado baja y que la existencia de exenciones y evasión fiscal provocaron que España sólo recaudase a través de este impuesto el 42% de lo teóricamente posible. Los ingresos por impuestos al tabaco y al alcohol son también relativamente bajos y hay espacio para aumentar las tasas a los combustibles para el transporte, según Bruselas.

La Comisión destaca, por otro lado, que el sistema financiero español sigue demasiado expuesto a los activos inmobiliarios y considera que las recientes reformas aún deben hacer frente a otras exposiciones de riesgo como los préstamos a las pymes y las hipotecas para vivienda.

Critica asimismo la subida temporal del IRPF aprobada en diciembre por el Gobierno español, pues "va en la dirección contraria" a sus recomendaciones, y se ha pronunciado en contra de las deducciones por vivienda. "Reducir las ventajas fiscales tales como el tratamiento favorable para la vivienda residencial -como la deducción del pago de intereses de las hipotecas- ampliaría las bases imponibles y por ende ayudarían también a mejorar la eficiencia del sistema fiscal", señala la Comisión.

REFORMA Y MERCADO LABORAL

En relación al desempleo, la Comisión Europea advirtió hoy de que algunas medidas incluidas en la reforma laboral aprobada por el Gobierno español podrían causar un aumento del paro a corto plazo y empeorar la segmentación del mercado laboral.

En concreto, expresó sus dudas sobre los nuevos contratos para las pymes y los de prácticas, y también consideró que el sistema de negociación salarial es demasiado rígido y que la negociación colectiva incluye un plazo demasiado largo.

Bruselas instó asimismo a reducir los alarmantes niveles de paro juvenil y pidió que se facilite la transición entre formación y mercado laboral, se adopten incentivos especiales para la contratación de jóvenes y se reduzca el abandono escolar.

La Comisión Europea también pide que se acelere la aplicación del aumento de la edad de jubilación hasta los 67 años (que entrará en vigor en 2013 de forma progresiva hasta el 2027).

COMUNIDADES AUTÓNOMAS

La Comisión Europea ha dicho que la ley de estabilidad presupuestaria presentada por el Gobierno es un "paso positivo" pero insuficiente para controlar el gasto de las comunidades autónomas, a las que atribuye la responsabilidad de los desvíos en materia de déficit público de España en 2011. "La ley es un paso positivo, ya que obliga no sólo al parlamento nacional, pero también a los parlamentos regionales, a respetar la estabilidad presupuestaria", explica el Ejecutivo comunitario en su evaluación de las reformas españolas.

"No obstante, la ley prevé un periodo de transición muy largo, hasta 2020. Es más, las partes preventiva, correctiva y coercitiva del nuevo marco presupuestario incluyen plazos relativamente largos y podrían ser insuficientes para garantizar una corrección a tiempo de desviaciones presupuestarias", resalta el Ejecutivo comunitario.

Bruselas también critica que la ley no prevé la creación de una oficina presupuestaria "independiente".

Bruselas avisa además de que "se requiere un fuerte compromiso del nuevo Gobierno para proseguir con los esfuerzos de privatización planificados, que en la actualidad se han dejado en suspenso".

"La creciente falta de coordinación y de reglas divergentes o que se solapan a cargo de los niveles inferiores de la administración pública en los últimos años están socavando los esfuerzos del Gobierno para reducir la burocracia y obstaculizando la innovación empresarial y la productividad", señala Bruselas.

"También están fragmentando el mercado único español al obligar a las empresas a cumplir criterios diferentes para operar en diferentes comunidades autónomas", critica el Ejecutivo comunitario. Esta fragmentación se observa en otras áreas, como la de las políticas activas de empleo. "Hay poca coordinación entre los servicios públicos de empleo nacional y regionales, particularmente por lo que se refiere a compartir información sobre el mercado de trabajo y publicar ofertas de empleo en todo el país", dice la Comisión.

"Los diferentes niveles de la administración pública deben trabajar juntos más estrechamente para superar este problema", reclama Bruselas. Y admite que la ley de garantía de la unidad de mercado anunciada por el Gobierno es un "paso positivo", aunque pide "no subestimar la complejidad de la tarea".

El Gobierno español ya ha anunciado que atenderá a las recomendaciones de Bruselas y buscará más ingresos a través de los impuestos indirectos, si bien el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, pidió que no se preste tanta atención a la subida del IVA puesto que hay otras posibilidades.

RECAPITALIZACIÓN DE LA BANCA: UNA DE CAL Y OTRA DE ARENA

Además, la Comisión Europea ha sugerido que sea el fondo de rescate de 500.000 millones de euros quien pueda inyectar directamente dinero en los bancos europeos con problemas sin que el Estado miembro afectado tenga que someterse a un plan de ajuste. "Para acabar con el vínculo entre los bancos y la deuda pública, podría considerarse la recapitalización directa por parte del mecanismo europeo de estabilidad", señala el documento de recomendaciones presentado por Bruselas para mejorar el funcionamiento de la eurozona.

El Ejecutivo sugiere así crear a largo plazo una "unión bancaria" que incluiría también una mayor coordinación en materia de supervisión y un sistema único de garantía de depósitos. En este sentido, el presidente de la Comisión, José Manuel Durao Barroso, ha pedido a los líderes europeos que acuerden el calendario para la creación de esta "unión bancaria" en la cumbre que celebrará los días 28 y 29 de junio.

Estas ideas, así como la perspectiva de emitir eurobonos a largo plazo, significarían "una señal muy importante sobre la solidez e irreversibilidad del euro", ha sostenido Barroso.

Sin embargo, posteriormente el vicepresidente de la Comisión y responsable de Asuntos Económicos, Olli Rehn, rebajaba las expectativas y señalaba que la recapitalización directa de la banca por parte del fondo de rescate de la UE "no es una opción disponible" para España porque la normativa vigente no lo permite.

Rehn ha eludido además especular sobre el impacto en el déficit de la recapitalización de Bankia porque, según ha dicho, el Gobierno español todavía no ha decidido cómo la financiará. "El Gobierno español todavía no ha tomado una decisión final sobre cómo financiará la operación de rescate de Bankia, así que no especularé sobre ello", ha insistido Rehn, que sin embargo remachaba: "por lo que se refiere al Mecanismo Europeo de Estabilidad, las inyecciones directas a los bancos no están previstas en el Tratado. Por tanto, la recapitalización directa no es una opción disponible", ha agregado.

"El efecto sobre el déficit dependerá de si la inyección se considera o no un gasto del Gobierno. Será un gasto del Gobierno y tendrá impacto sobre el déficit si el Gobierno no actúa como un inversor privado buscando una tasa de retorno similar a la de mercado sino que cubre de facto las pérdidas del banco", ha explicado el vicepresidente de la Comisión.