Bruselas pide a España más ajustes en el presupuesto de 2014

Montoro responde a la CE que España ya prevé importantes reformas en 2014

economia

| 15.11.2013 - 13:03 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
80%
No
20%

La Comisión Europea ha dictaminado este viernes que el presupuesto de España para 2014 no garantiza el cumplimiento del objetivo de rebajar el déficit hasta el 5,8% del PIB fijado por la UE y por ello ha pedido al Gobierno de Mariano Rajoy que apruebe recortes adicionales.

"Para 2014, el borrador de presupuesto (de España) corre el riesgo de no respetar el Pacto de Estabilidad y Crecimiento, ya que el objetivo de déficit global podría incumplirse y tampoco se prevé que se logre la mejora estructural recomendada", ha avisado el Ejecutivo comunitario en un comunicado.

"La Comisión invita por tanto a las autoridades españolas a que adopten las medidas necesarias en el curso del procedimiento presupuestario nacional para garantizar que el presupuesto de 2014 cumpla plenamente" el Pacto de Estabilidad, señala el comunicado.

Según las previsiones de otoño de Bruselas, España registrará en 2014 un déficit presupuestario del 5,9%, ligeramente por encima del objetivo.

Ello se debe a que la previsión de crecimiento del Ejecutivo comunitario es ligeramente inferior a la que calcula el Gobierno -0,5% frente a 0,7% del PIB- y también la de creación de empleo, lo que se traducirá en "un crecimiento de los ingresos más débil".

"Además, hay riesgos de aplicación (de las medidas), en particular por lo que se refiere a las medidas de ingresos de las regiones y al efecto de las medidas para combatir el fraude fiscal y a la seguridad social", avisa Bruselas.

Para 2013, el Ejecutivo comunitario considera que el Gobierno español sí ha tomado "medidas eficaces" para garantizar el cumplimiento del objetivo de déficit del 6,5% del PIB. No obstante, avisa de que hay "riesgos significativos" debido a la caída de ingresos y a posibles desvíos de las comunidades autónomas.

Por lo que se refiere a 2015 y 2016, Bruselas denuncia que el Gobierno "todavía no ha especificado medidas suficientes para ajustar el déficit en línea con los objetivos" fijados por la UE, que son el 4,2% y el 2,8%, respectivamente.

"Es más, en 2015, la posible expiración de medidas temporales adoptadas en años anteriores (en referencia a la subida del IRPF) aumentará la brecha" respecto al objetivo. Bruselas calcula que ese año el déficit volverá a aumentar al 6,6% del PIB.

RETRASO EN LAS REFORMAS

Por lo que se refiere a las reformas estructurales con impacto presupuestario, Bruselas dictamina que España ha realizado "algunos progresos" en respuesta a las recomendaciones de la UE, especialmente por lo que se refiere a la reforma de las pensiones, y ha confirmado que respetará el calendario acordado.

"Los cambios previstos en la reforma de las pensiones son significativas. La regulación propuesta del factor de sostenibilidad y la nueva fórmula de indexación de las pensiones -junto con la reforma de la jubilación anticipada adoptada en marzo, son pasos importantes para mejorar la sostenibilidad de las finanzas públicas y contener el creciente gasto en pensiones", dice la Comisión.

No obstante, el Ejecutivo avisa de retrasos en algunas de las recomendaciones, en especial la referida a la revisión de la calidad del gasto público y la reforma fiscal. El Gobierno no ha concretado ningún plan para realizar esta revisión y por lo que se refiere a la reforma fiscal, se ha limitado a crear un grupo de expertos que no dará su opinión hasta febrero de 2014, según critica la Comisión.

Bruselas también censura que España no ha dado pasos para endurecer la aplicación de la ley de estabilidad presupuestaria a las comunidades autónomas, en particular para sancionar a las incumplidoras.

Por lo que se refiere a la reforma laboral, la Comisión subraya que ha servido para aumentar la flexibilidad interna de las empresas y la moderación salarial, lo que ha servido según Bruselas para limitar la pérdida de empleo. "No obstante, queda por ver si la reforma logrará una rápida recuperación en la creación de empleo y menos dualidad en el mercado laboral cuando vuelva un crecimiento sólido", apunta.

Además, el Gobierno español todavía no ha concretado ninguna medida para modernizar los servicios públicos de empleo.

En cuanto a la reforma energética, Bruselas cree que es "completa" y "podría eliminar el déficit de tarifa y la carga asociada para las finanzas públicas". Pero lamenta que algunos parámetros relevantes, como la remuneración para las renovables, aún no se han concluido.

Este viernes es la primera vez que la Comisión publica opiniones sobre los presupuestos nacionales de todos los países de la eurozona, en el marco del nuevo sistema legal europeo de vigilancia reforzada que se ha puesto en marcha para prevenir nuevas crisis de deuda.

Gracias a estas normas, el Ejecutivo comunitario tiene nuevos poderes para pedir oficialmente a los Estados miembros cambios en sus presupuestos nacionales si considera que se alejan de los objetivos acordados. Pero en esta ocasión no ha hecho uso de esa prerrogativa ni siquiera en el caso de España, pese a los ajustes adicionales exigidos.

Entre los grandes Estados miembros de la eurozona, Bruselas aprueba los presupuestos de Alemania y Francia para 2014 y pide también a Italia que adopte más medidas para cumplir el déficit.

MONTORO RESPONDE

El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, ha considerado hoy "normales" las advertencias de la Comisión Europea sobre la necesidad de que España siga acometiendo reformas, y ha recordado que ya hay previstas algunas "muy importantes" para 2014, como la fiscal o la financiación autonómica.

En la rueda de prensa tras el Consejo de Ministros, Montoro ha recordado que Bruselas en sus previsiones para el año próximo estima que España podría desviarse una décima frente al objetivo de déficit pactado (5,8 % del PIB), pero "ya trabajaremos para que esto no sea así, en un escenario muy diferente de crecimiento".

Además ha negado que la Comisión está indicando que el Gobierno deba tomar ninguna medida concreta, sino que a su juicio "están pidiendo que las reformas que se van a acometer den garantía del objetivo de déficit".

"Las advertencias de la CE son las normales: España no debe relajarse y no podemos sino coincidir, no cabe relax", ha dicho Montoro, que ha destacado que esa es precisamente la voluntad del Gobierno.

Entre las nuevas medidas "de calado" que "entrarán en acción" el año próximo ha enumerado la reforma tributaria, que derivará hacia una nueva financiación autonómica y local, así como la reforma de las administraciones públicas, o la que dará certeza de plazo a los pagos.

"Medidas les aseguramos que hay unas cuantas", ya que "tenemos mucha materia por desarrollar", ha continuado el ministro, que también ha recordado que esta semana se aprobó definitivamente en el Congreso la autoridad fiscal independiente, que entra en funcionamiento el año próximo.

Ha señalado asimismo que se está cumpliendo con el calendario de reformas estructurales remitido a Bruselas "con gran exactitud": "nadie puede discutir que estamos cumpliendo el plazo", ha reseñado.

Montoro ha admitido que "faltan importantes reformas", pero ha subrayado que "hemos avanzado una enormidad respecto a cuando presentamos el programa" el pasado mes de abril.

Ha descartado que tras el aviso de Bruselas de que existen riesgos de que España incumpla el objetivo de déficit del 5,8 % del PIB en 2014 se vaya a aprovechar el trámite de aprobación parlamentaria de los presupuestos de 2014 en el Senado para introducir enmiendas correctoras especiales.

Ha recordado además que el escenario económico que se prevé para 2014 es "moderado y cauto", con un crecimiento del PIB del 0,7 %, menor que el de la mayoría de los analistas.

Sobre los ingresos del Estado, ha detallado que "los veremos modificados por la reforma tributaria", y mejorados gracias a los 40.000 millones de euros en bases imponibles que afloraron en la regulación tributaria especial.

Montoro ha querido además poner el foco en que Bruselas da "certificado y categoría definitiva" al objetivo de déficit de 2013, situado en el 6,5 % del PIB para el conjunto de las administraciones, lo que le parece "fundamental" en un año que ha sido "duro" y "difícil".