Bruselas insta a crear en España un "contrato único abierto" contra el paro

Llama a priorizar el gasto en educación y en la lucha contra el paro, porque son una "inversión"

España debe dar prioridad en su presupuesto a medidas contra el desempleo juvenil

El coste económico del desempleo juvenil para un Estado se calcula en más del 1,2% del PIB anual

economia

| 13.05.2013 - 14:10 h
REDACCIÓN

El comisario europeo de Empleo, Asuntos Sociales e Inclusión, László Ándor, ha propuesto que España contemple la implantación de un "contrato único abierto" para frenar el elevado desempleo, sobre todo, juvenil y para acabar definitivamente con la segmentación del mercado laboral.

Durante la inauguración del seminario "Garantía Juvenil. Generando oportunidades y empleo para la juventud" organizado por el Consejo de la Juventud de España (CJE), Andor ha incidido en las dificultades que existen en los mercados laborales donde hay un empleo excesivamente protegido, el de los contratos indefinidos, frente al de los temporales.

Andor ha aseverado que la introducción de un contrato único y abierto "a lo mejor es una posibilidad que puede existir para España" y ha recordado que también es una de las recomendaciones de la Comisión Europea, junto a la de reducir las cotizaciones empresariales.

Además, ha destacado que España debe dar prioridad en su presupuesto nacional a medidas contra el desempleo juvenil y considerarlas como una inversión y no como un gasto, ya que suponen un "retorno positivo".

PROGRAMA DE GARANTÍA JUVENIL

El comisario ha explicado el programa de garantía juvenil que promueve la Comisión Europea y que consiste en proveer de una oferta de trabajo o de formación a jóvenes parados antes de que se cumplan cuatro meses desde su inscripción en los servicios públicos de empleo, y ha reiterado que debe ser una "alta prioridad" para los gobiernos.

"La garantía juvenil es una inversión para preservar la economía y el bienestar y mejorará la tasa de empleo y la competitividad", ha dicho, al mismo tiempo que ha valorado la Estrategia de Emprendimiento y Empleo Joven 2013-2016 que el Gobierno español ha puesto en marcha.

No obstante, ha advertido de que estas propuestas "no se pueden quedar en el tintero y deben convertirse en una realidad", ya que la situación económica es muy seria.

Ha explicado que las medidas propuestas por la Comisión Europea para facilitar formación, asesoramiento o un trabajo a jóvenes desempleados en un plazo de cuatro meses están actualmente en fase de implementación y serán financiadas en una parte por los fondos estructurales europeos y en otra por los gobiernos nacionales.

"Un plan que incluya una intervención rápida y activa para que ninguna persona joven quede desamparada", ha indicado al asegurar que Bruselas espera que los países con mucho desempleo puedan optar a este programa cuyo dinero estará disponible a partir del 2014.

Andor ha advertido de que "cada día y cada mes, cuenta en la vida de los jóvenes parados, también en su salud" por lo que ha urgido a actuar porque el coste económico del desempleo juvenil para un Estado se calcula en más del 1,2 % del PIB anual.

"No nos lo podemos permitir y en el caso de España el coste supone 16.000 millones de euros al año", ha alertado.

CONTINUAR LAS REFORMAS

El plan de garantía juvenil existe en algunos países europeos como Finlandia, Austria y Suecia y según Andor han tenido muy buenos resultados, aunque habría que complementarlo con otras medidas como las del impulso a la movilidad transfronteriza de los jóvenes.

Sobre la reforma laboral aplicada en España, el comisario europeo ha señalado que habrá que dar nuevos pasos en el futuro y estudiar las recomendaciones de la Comision Europea, como la introducción de un contrato único abierto.

Ha dicho que ante el actual momento de elevado paro en España la Comisión Europea no ve urgente una mayor flexibilización del mercado de trabajo "a no ser que sea la introducción de este tipo de contrato abierto".

Asimismo, ha abogado por continuar con las reformas de las administraciones de forma equilibrada, sobre todo, cuando pueden provocar reducciones de puestos de trabajo. Por ello, ha reseñado que habría que adoptarlas con otras medidas que incentiven la demanda de empleo por parte de los empresarios.