Bruselas cancela la multa a España por incumplir el déficit

Acuerda dar 2 años más a España, hasta 2018, para rebajar el déficit por debajo del 3%

La Comisión le pide un ajuste estructural de 10.000 millones en 2 años

Santamaría: "Bruselas ha valorado las reformas y el esfuerzo con el déficit"

economia

| 27.07.2016 - 12:50 h
REDACCIÓN

La Comisión Europea ha propuesto cancelar la multa a España por un máximo del 0,2% del Producto Interior Bruto, es decir, más de 2.000 millones de euros, por incumplir el objetivo de déficit en 2015, tal y ha acordado dar dos años más, hasta 2018, para que el país rebaje el déficit por debajo del 3% a cambio de un ajuste estructural de alrededor de 10.000 millones de euros en 2017 y 2018.

De esta manera, España se libra de momento, de una multa, aunque son los ministros de Economía y Finanzas de la Unión Europea (UE) los que tienen ahora la última palabra. La recomendación de una multa "cero" del Ejecutivo comunitario quedará adoptada por el Consejo salvo que éste decida, por mayoría cualificada en un plazo de 10 días, rechazarla. Los ministros también pueden enmendar la decisión. La Comisión Europea tenía la obligación recomendar a los socios de España una multa, que podía haber ascendido a un máximo del 0,2% del PIB, pero igualmente ser "cero", es decir ser cancelada.

El ministro español de Economía y Competitividad en funciones, Luis de Guindos, siempre ha defendido que el "sentido común" decía que no habría multa y que había recibido el apoyo de sus homólogos alemán francés e italiano para evitarla.

Tampoco el comisario europeo de Asuntos Económicos y Financieros, Pierre Moscovici, y el vicepresidente para el Euro y el Diálogo Social, Valdis Dombrovskis, han abogado por la cancelación o por una multa "simbólica".

El déficit público de España alcanzó en 2014 el 5,9% del PIB y en 2015 el 5,1%, si se incluye en ambos casos la ayuda financiera a la banca, frente al 5,8% y del 4,2%, respectivamente exigido, y así se alejó definitivamente de poder bajarlo al 2,8% en 2016.

"LO IMPORTANTE ES EL FUTURO"

El vicepresidente del Euro y el Diálogo Social, Valdis Dombrovskis, ha justificado la propuesta de cancelar las multas por incumplir el déficit a España y Portugal, que se hubiera elevado en su caso a 200 millones de euros, porque ambos países "han consolidado sustancialmente sus finanzas públicas en los últimos seis y siete años y han llevado a cabo reformas estructurales ambiciosas" que "funcionan" pero ambos países se enfrentan a "desafíos sociales profundos", entre ellos el elevado paro, especialmente juvenil. "Demasiadas personas se enfrentan a dificultades sociales y no sienten la recuperación suficientemente", ha admitido el letón.

Además, ha recordado que ambos países se han comprometido en cumplir sus compromisos del déficit en sus recientes dictámenes motivados remitidos a Bruselas para tratar de que evitar la multa. "España y Portugal han reiterado su compromiso en hacerlo en sus peticiones recientes. Ahora esperamos medidas concretas y su aplicación efectiva en línea con las obligaciones del Pacto de Estabilidad y Crecimiento", ha recalcado Dombrovskis, quien ha subrayado además que ambos países tendrán "un incentivo adicional" para cumplir la nueva senda fiscal fijada para evitar perder fondos estructurales y de inversión, algo que el Ejecutivo propondrá "más adelante" de forma "rigurosa" tras consultarlo con el Parlamento Europeo.

El comisario de Asuntos Económicos y Financieros, Pierre Moscovici, ha defendido por su parte que la cancelación de la multa era "la mejor opción" y porque "la sanción en sentido político y jurídico se ha materializado". "Sanciones, incluso simbólicas, no hubieran permitido corregir el pasado y no habrían sido comprendidas por pueblos que han hecho enorme sacrificios estos últimos años", ha justificado. "Y no hemos juzgado que el enfoque punitivo hubiera sido el mejor en un momento en el que los pueblos dudan de Europa", ha incidido.

Moscovici ha recordado que "ahora compete al Consejo pronunciarse en diez días para confirmar esta propuesta de anulación de la multa o para modificarla" pero se ha mostrado convencido de que "había consenso político para no sancionar a España y Portugal" tras discusiones con "numerosos ministros de Finanzas", por lo que ha confiado que el Ecofin la respalde.

El comisario galo ha insistido en que "lo importante es el futuro" pero ha dejado claro que si el proyecto de presupuesto para 2017, que deberá presentar antes del 15 de octubre, "no es conforme" a los compromisos asumidos el levantamiento de la suspensión de fondos estructurales no tendrá lugar y además España se enfrentará a una multa "automática" del 0,5% del PIB si no cumple con la nueva senda fiscal marcada.

Moscovici ha justificado dar dos años a España más en lugar de uno porque es "una trayectoria más realista y más segura" para evitar el riesgo de "nuevas sanciones, esta vez automáticas" si no hubiera cumplido el déficit en 2017. "Hemos preferido la prudencia", ha recalcado, insistiendo en que el actual Gobierno está en funciones y en que si se hubiera dado solo un año España habría tenido que hacer "un ajuste normal enorme en un año de entre el 1,3% y el 2% del PIB" y "un esfuerzo estructural muy elevado de aquí a finales de año y todavía más elevado en 2017", algo que hubiera tenido "bastante coste en el crecimiento".

El Ejecutivo comunitario exige que España sitúe el déficit en el 4,6% en 2016 desde el 5,16% con el que cerró en 2015, al 3,1% en 2017 y al 2,2% en 2018, de acuerdo con la nueva senda fiscal propuesta, tal y como avanzaron a Europa Press fuentes diplomáticas. Respecto al ajuste estructural, el Ejecutivo comunitario exige a España un ajuste del 0,5% en 2017 y un 0,5% en 2018, es decir, un ajuste estructural de unos 10.000 millones de euros. Dombrovskis ha confirmado que "no hay petición de más medidas en relación al 2016" insistiendo en que Bruselas ha dado "un camino realista" que ambos países deben poder cumplir.

SANTAMARÍA: "BRUSELAS HA VALORADO LAS REFORMAS Y EL ESFUERZO CON EL DÉFICIT"

La vicepresidenta del Gobierno en funciones, Soraya Sáenz de Santamaría, ha dicho que la decisión de la Comisión Europea (CE) de cancelar la multa a España por incumplir el déficit pone en valor las reformas llevadas a cabo por este país y su esfuerzo en controlarlo en momentos "complicados".

"Pone en valor las reformas llevadas a cabo en España y el esfuerzo por controlar el déficit en algunos momentos sumamente complicados porque estábamos en recesión", ha señalado. A su juicio, el hecho de cancelar la multa hace que la Comisión ponga en valor la trayectoria económica de España, y las reformas que se han hecho para volver al crecimiento y la creación de empleo.

"Nos permite además efectuar una política económica que se base en ese cumplimiento de los objetivos de déficit", ha añadido. La vicepresidenta ha insistido en que España y los ciudadanos han hecho "muchísimos esfuerzos" en momentos "de gran dificultad" pero que con ello se ha conseguido dar cumplimiento al objetivo de consolidación fiscal pero también de crecimiento y creación de empleo que "está dando sus frutos". "En ello seguiremos trabajando", ha subrayado.

GUINDOS: LA NUEVA SENDA DEL DÉFICIT ES REALIZABLE

El ministro de Economía en funciones, Luis de Guindos, ha opinado hoy que con el ritmo de crecimiento esperado, la política económica adecuada y los cambios en Sociedades la nueva senda de déficit es "realizable", aunque partidos, sindicatos y expertos han expresado su temor a nuevos recortes.

De Guindos ha tranquilizado a los que han temido de inmediato nuevos recortes, al afirmar que los objetivos son "perfectamente realizables" sin ajustes adicionales al ya anunciado para aumentar los pagos a cuenta en el Impuesto de Sociedades.

A su juicio, la senda de Bruselas "es adecuada, se ajusta a las necesidades de España y clarifica la elaboración de los próximos presupuestos".

Según sus cálculos, pasar del 4,6 % del PIB en 2016 al 3,1 % en 2017 y quedar así "al borde de salir del procedimiento de déficit excesivo" se puede conseguir con un crecimiento como el previsto del 2,5 % en 2017, que aportará 7.000 o 8.000 millones "simplemente por el ciclo económico", y que se añaden a los 7.000 millones de Sociedades.

En cuanto a la multa, que habría podido llegar a los 2.000 millones de euros, ha recordado que él "siempre" se había mostrado convencido de que no iba a ejecutarse esta amenaza."Poner una sanción a la sociedad española, que ha hecho un esfuerzo brutal, era una equivocación", ha opinado, al igual que tampoco ve que se vayan a congelar los fondos estructurales a la vuelta del verano.

En el ámbito político, el PSOE ha advertido de que no aceptará recortes sociales en los Presupuestos de 2017 y ha avisado de que la cancelación de la multa a España por exceso de déficit en 2015 "no saldrá gratis", ya que "los hombres de negro vuelven".

Podemos ha considerado que la propuesta de cancelar la multa es una "buena noticia", aunque ha alertado de que este "premio" a Mariano Rajoy "no es gratis" y puede desembocar en una nueva senda de recortes y ajustes estructurales.

Ciudadanos ha aplaudido la cancelación de la multa, pero ha opinado que lo importante es la "senda del déficit" y cómo se encaja en el proyecto de presupuestos que debe llegar al Congreso a finales de septiembre.

Por su parte, CCOO ha pedido "declararse insumiso" ante las políticas de austeridad de Bruselas y ha dicho que España no puede asumir más recortes, sino que necesita "tiempo y flexibilidad". También UGT ha señalado que, a pesar de la cancelación de la multa a España por el incumplimiento del déficit, "la incompetencia del Gobierno condena a nuestro país a dos años más de austeridad y ajustes que, una vez más, pagarán los ciudadanos".