Alierta afirma que el consumo en España "va a mejor y cada mes será más fuerte"

Asegura que la compañía tiene "origen" español, pero es "latinoamericana y europea"

Cesar Alierta, presidente de Telefónica

economia

| 28.02.2014 - 09:45 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

El presidente de Telefónica, César Alierta, afirmó este jueves que el comportamiento del consumo en España "va a mejor" y aseguró que "cada mes que pase va a ser más fuerte". En rueda de prensa, el dirigente de la compañía defendió que el año 2014 va a ser "claramente de crecimiento" para la economía española y que 2015 también lo será.

En este punto recordó que éstas son las previsiones realizadas por el Consejo Empresarial para la Competitividad que él mismo preside y que, según defendió, "sabe más sobre España" que instituciones internacionales como el FMI o la OCDE.

No obstante, preguntado sobre si, una vez que la mayor parte de los ingresos proceden de Latinoamérica, sigue considerando que la empresa es española, Alierta respondió que "Telefónica se siente latinoamericana y europea".

"Estamos encantados de que la sede esté en España, ese es el origen, pero es una compañía profundamente latinoamericana y europea", subrayó.

DIGITALIZACIÓN

Por otro lado, sostuvo que tanto España como Europa afrontan una nueva era en la que será necesario que haya un mercado único que permita que la región "vuelva a situarse otra vez a la cabeza del mundo digital".Es por esta razón por la que la compañía ha abordado su "mayor transformación en años", que Alierta considera "fundamental" para lograr el objetivo de convertirse "en una telco totalmente digital a finales de 2014".

Según Alierta, se está produciendo una "revolución digital" que avanza a un "ritmo vertiginoso", por lo que la empresa tiene que transformarse para "ser una compañía con la mayor tecnología" y que ofrezca a sus clientes "todo lo que deseen".

En su opinión, esta "revolución" supondrá un clara mejora del bienestar y la productividad de los ciudadanos, y tendrá un foco importante en el llamado Internet de las cosas , es decir, la conexión de todo tipo de aparatos a la Red.

Así, indicó que este tipo de conexiones actualmente ascienden a 10.000 millones en todo el mundo y eso que "aún faltan por conectar el 99% de las máquinas".

En este sentido, el consejero delegado de la compañía, José María Álvarez-Pallete, insistió en que estos cambios permitirán al grupo ser "más rápido" y "más ágil", a la vez que supondrá un acercamiento a los clientes.

También subrayó que Telefónica va a "acelerar" las inversiones en redes de nueva generación, con un incremento del 65% en el caso de la fibra, del 27% en telefonía móvil LTE (4G) y 3G, del 35% en transporte y del 84% en televisión.

Esta aceleración del despliegue de estas redes permitirá a la compañía cerrar 2014 con una cobertura de fibra en España del 40% de los hogares, que sumados a los de las áreas urbanas de Sao Paulo en Brasil, supondrá alcanzar los 10 millones de hogares; y del 50% en 4G móvil.

DEUDA

Por su parte, el director de finanzas de la compañía, Ángel Vilá, apuntó que la compañía espera, a pesar de este incremento en las inversiones, reducir durante 2014 la deuda hasta situarla en el entorno de los 43.000 millones de euros.

Esta reducción de la deuda se logrará mediante la generación de flujo de caja orgánico, que "va a seguir siendo muy robusto"; con una gestión inorgánica de los activos que, "más que desinversiones", pondrá el foco "en los países clave"; y una "flexibilización" de la retribución al accionista con un dividendo de 0,75 euros en dos tramos, siendo el primero de ellos de 35 céntimos en noviembre con carácter voluntario, es decir, que los accionistas podrán decidir si lo reciben en efectivo o en forma de acciones.

En este sentido, Alierta apuntó que el objetivo de esta medida es que los accionistas decidan ya que algunos, "por motivos fiscales", pueden preferir tener acciones a efectivo.